FotoReportaje - Galería de fotos

Desde las cintas de papel hasta los Data Sticks: La evolución de los dispositivos de almacenamiento removibles

A lo largo de los años, las personas han intentado transferir la información de una computadora a otra a través de muchas formas. A continuación un vistazo a algunos de los mejores dispositivos, junto con otros que el tiempo ha olvidado.

  • La evolución del almacenamiento removible

    Los usuarios de las primeras computadoras de la historia programaron aquellas grandes bestias electrónicas a través de grandes cables conectados a conjuntos de sockets. Con tan pocas computadoras existentes (ninguna de las cuales era compatible con las otras), los pioneros digitales tenían muy poca necesidad de usar software portable: los programas se quedaban en su lugar. Sin embargo, pronto las compañías como IBM comenzaron a vender muchas computadoras idénticas, y los usuarios buscaron una forma de programar los dispositivos de una manera más eficiente, de trasladar los programas de una computadora a otra, y de recargar los programas con un mínimo de dificultades. Así comienza la historia del almacenamiento removible de las computadoras, que de muchas formas es la historia de la distribución del software. En las siguientes páginas, visitaremos docenas de formas en las que los ingenieros han resuelto el problema en los pasados 60 años.

    Benj Edwards, PC World (US)

  • Cinta de papel perforada

    La mayoría de las primeras computadoras usaban carretes de cintas de papel, las cuales almacenaban la información a través de perforaciones hechas en ellas. Algunas de las primeras máquinas, como la Colossus Mark 1 (1944), operaban enteramente sobre datos alimentados por la cinta en tiempo real. Las computadoras posteriores, como la Manchester Mark 1 (1949), leían la programación proveniente de cintas y la almacenaban en un primitivo tipo de memoria electrónica para su ejecución posterior.
    Muchas computadoras durante las siguientes tres décadas continuaron usando cintas de papel -tanto para el input como para el output-, y el medio experimentó un breve renacimiento a mediados de los años 70 entre los hackers de computadoras personales que se vieron atraídos por su bajo costo.

    Fotos: Ed Bilodeau / Chris Pheiffer

  • La tarjeta perforada

    Se puede rastrear el origen de las tarjetas perforadas en los telares del siglo XIX, en donde se expresaban instrucciones que definían y controlaban las operaciones de tejido de la máquina. En 1890, Herman Hollerith aplicó la idea de la tarjeta perforada para tabular los datos del Censo de Estados Unidos. Fundó una compañía (que creció para convertirse en IBM) que usaba tarjetas en máquinas tabuladoras.
    Cuando IBM comenzó a construir computadoras de propósito general en los años 50, usó las tarjetas para el almacenamiento de datos y el input de los mismos, y pronto muchas otras compañías manufactureras adoptaron los formatos de tarjeta perforada de varios tipos. Muchos usaron tarjetas de 80 columnas, que almacenaban un carácter por columna. Para el 2002, IBM aún realizaba investigaciones sobre la tecnología de las tarjetas perforadas, en la forma de un sistema capaz de almacenar 25 millones de páginas de datos en una superficie del tamaño de una estampilla de correo.

    Foto: Benj Edwards

  • Datos en cinta

    La UNIVAC I (1951) inició una nueva tendencia en el almacenamiento de datos: la cinta magnética. IBM pronto comenzó a usar carretes de cinta magnética (similar a la cinta de audio de ese entonces) para el almacenamiento de datos de las computadoras, y el resto de la industria la siguió. La cinta de computadora, generalmente guardada en carretes abiertos, usualmente consistía en delgadas tiras de plástico cubiertas con una sustancia sensible al magnetismo en las que las computadoras escribían y leían por medio de cabezales electrónicos incorporados en un drive especial de cinta.
    Numerosos modelos de computadoras de producción (especialmente los mainframes y las minicomputadoras) usaron las cintas de carrete abierto como medio de almacenamiento masivo hasta los años 70 y 80, cuando los diseñadores cambiaron a los cartuchos de cintas.

    Foto: IBM

  • Los primeros discos removibles

    IBM introdujo el primer hard drive con discos removibles -la IBM 1311 (mostrada aquí en la imagen superior derecha)- en 1963. Ésta usaba paquetes de discos intercambiables, cada uno de los cuales se componía de seis discos de 14 pulgadas de diámetro. Cada paquete de discos almacenaba alrededor de 2MB de datos. Muchos hard drives de los años 70, tales como el DEC RK05 (un modelo similar aparece en la imagen a la izquierda), tenían paquetes de discos acomodados, que las compañías de minicomputadoras generalmente usaban para la distribución de software.

    Foto: Lawrence Livermore National Laboratory Technical Information Department/IBM

  • Cartuchos de cinta

    En los años 60, los fabricantes de computadoras comenzaron a colocar carretes de cintas magnéticas miniatura dentro de cartuchos de plástico. Estos cartuchos eran más durables, portables y convenientes que los carretes abiertos de cintas magnéticas, y su popularidad como medio de backup para los cada vez mayores discos duros se incrementó en los años 70 y 80. Al igual que los primeros sistemas de carretes abiertos, la capacidad de los sistemas de cartuchos de cinta tenía la ventaja de la flexibilidad. Cuando las necesidades de almacenamiento crecían, los fabricantes de cintas simplemente crearon cartuchos que tenían más cinta. Más cinta significaba más espacio.
    Hoy, los cartuchos de cinta como el LTO Ultrium (abajo a la izquierda) de 800GB siguen en uso para el backup de servidores de gran tamaño, aunque su popularidad ha disminuido en la pasada década, debido a que las transferencias de hard drive a hard drive han ganado aceptación.

    Foto: IBM/Digital/3M

  • Impreso en papel

    En los años 70, el relativamente bajo costo de las computadoras personales atrajo a los fanáticos de estos aparatos a esta nueva categoría de máquinas, pero muchas de las formas de almacenamiento electrónico de datos eran demasiado costosas para estos usuarios. Una de las primeras PC, la MITS Altair (una de nuestra favoritas como la PC más coleccionable de todos los tiempos), se entregaba sin medio de almacenamiento; por tanto, los usuarios tenían que ingresar los programas mediante switches en el panel frontal de la computadora (un programa que se muestra arriba a la izquierda). En los primeros días de las PC, los usuarios generalmente escribían programas a mano y luego los activaban. Luego, las revistas nacionales imprimieron y distribuyeron listas de programas (derecha) para que los usuarios los tipearan en las poco costosas computadoras caseras de los años 80.

    Foto: MITS/Compute/Garrett Birkel

  • El diskette flexible

    IBM presentó el primer floppy drive comercial en 1971. Funcionaba con discos flexibles de ocho pulgadas cubiertos con un material magnético y permanentemente revestidos por una funda plástica. Los usuarios rápidamente reconocieron que, para cargar datos en las computadoras, los discos flexibles eran más rápidos, económicos y eficientes en espacio que las pilas de tarjetas perforadas. En 1976, uno de los inventores del disco flexible, Alan Shugart, creo un floppy drive de 5,25 pulgadas para las computadoras personales. Ese tamaño de disco se convirtió en un estándar de la industria hasta finales de los años 80, cuando el formato floppy de 3,5 pulgadas de Sony (inventado en 1981) logró el dominio del mercado.
    Para el 2002, sin embargo, las personas comenzaron a preguntarse, "¿Qué ha hecho últimamente por usted su floppy drive?"

    Foto: Benj Edwards

  • El cassette compacto

    Philips desarrolló el cassette compacto (dos pequeños carretes de cinta magnética en una cubierta plástica) como formato para las grabaciones de audio en los años 60. HP utilizó brevemente ese formato en su HP 9830 (1972), pero el cassette compacto no fue popular para los datos digitales hasta unos pocos años después, cuando los fanáticos de las computadoras, deseosos por un almacenamiento económico, prácticamente tomaron a la fuerza el formato. El medio siguió siendo popular en las computadoras económicas de finales de los años 70 e inicios de los 80, debido a que tanto el medio como el drive eran muy económicos (muchas computadoras podían cargar y grabar datos desde un reproductor de cassettes de audio estándar).

    Foto: Benj Edwards/Commodore

  • El cartucho ROM

    Un cartucho ROM es una tarjeta de circuitos que contiene un chip read-only memory (ROM, memoria de solo lectura) y un conector encajonados en una cubierta rígida. Estos cartuchos pueden ser usados para juegos o programas.
    Fairchild inventó el cartucho de software ROM para usarlo en el sistema de juegos Fairchild Channel F en 1976. Pronto, las computadoras caseras, como la Atari 800 (1979) y la TI-99/4 (1979), habían adoptado el cartucho ROM usándolo para la carga y distribución de software. Lotus incluso hizo una versión de cartucho del Lotus 1-2-3 para la IBM PCjr (1984). Los cartuchos ROM eran rápidos y sencillos de usar, pero también eran relativamente costosos -una falla que selló su fin.

    Foto: Benj Edwards/IBM/Steven Stengel

  • Los grandes experimentos floppy

    Muchas compañías intentaron formatos flexibles alternativos en los años 80. Uno de esos floppy (al centro arriba) no eran flexible después de todo: el cartucho ZX Microdrive (que en algunas ocasiones se le llamó “stringy floppy”) contenía un loop sin fin de cinta magnética, similar a un cassette de ocho canales. Otros experimentos fueron el FileWare de Apple (a la derecha), que se incluía con la Apple Lisa (un dispositivo que Network World recientemente consideró como uno de los peores productos de Apple); el Compact Floppy de tres pulgadas (abajo a la izquierda); y el extraño floppy LT-1 de dos pulgadas (arriba a la izquierda), usado solo en la laptop Zenith Minisport de 1989. Otros esfuerzos aparecieron en productos de nicho, pero ninguno dominó como los formatos de 5,25 y 3,5 pulgadas.

    Foto: Benj Edwards/Jamie Percival

  • El disco óptico

    El disco compacto, que se originó como un medio de almacenamiento de audio digital, emergió de un proyecto conjunto de Sony y Philips, y llegó al mercado en 1982. El formato almacena datos digitales en la forma de hoyos moldeados sobre un disco plástico cuya parte posterior refleja la luz. Un láser lee los hoyos. No pasó mucho tiempo antes de que el formato fuera adaptado para crear CD-ROM para computadoras, produciendo el primer drive para CD-ROM comercial en 1985. Durante los pasados 25 años ha pasado por muchos desarrollos, dando como resultado discos de mayor capacidad como los DVD, HD-DVD, y Blu-ray. A finales de los años 90, cuando los medios ópticos se hicieron más económicos, esta forma de almacenamiento reemplazó a los floppies en el manejo de la mayor parte de las transferencias de datos del día a día.

    Foto: Benj Edwards/Sony

  • Almacenamiento magnético-óptico

    Al igual que los CD, los discos magnético-ópticos (MO) se encuentran diseñados para ser leídos con un láser. Pero a diferencia de los CD y los CD-R, la mayoría de los discos MO permiten a los usuarios escribir y borrar datos en un disco muchas veces. Esto se logra por medio de un proceso magnético especial que funciona en conjunto con un láser para almacenar los datos. El primer drive magnético-óptico conocido ampliamente se despachó con la NeXT Computer (1988, abajo a la derecha) y utilizaba 256MB de medio re-escribible. El formato MO más conocido es el Sony MiniDisc (arriba al medio, 1992), un medio de audio que también tiene un primo para computadoras menos popular que se conoce como el MD-DATA (arriba a la izquierda). Varios drives y discos MO siguen siendo producidos, pero su relativamente escasa capacidad y un costo relativamente alto, los hacen un producto de nicho.

    Foto: Sony/NeXT/Verbatim

  • Iomega y el Zip Drive

    Iomega ingresó al negocio del almacenamiento removible en los años 80 con el Bernoulli Box, que podía almacenar 10MB o 20MB de datos en grandes cartuchos de discos magnéticos. Revisiones posteriores de esta tecnología dieron origen al Zip drive (1994), que podía almacenar 100MB de datos en un poco costoso disco de 3,5 pulgadas. A las personas les gustó el formato porque era poco costoso y tenía gran capacidad, y los Zip disfrutaron de buenas ventas en los años que restaban de los 90. Pero los CD-R podían almacenar incluso más datos (650MB) y cuando el precio de los discos CD-R cayó a algunos céntimos por unidad, las ventas de los Zip se desplomaron. Iomega intentó mantenerse con drives mejorados con capacidades de 250MB y luego 750MB, pero el CD-R ya había ganado la batalla. El Zip fue parte de la historia.

    Foto: Iomega

  • El disco flóptico

    Insight Peripherals presentó el primer drive “flóptico” en 1992. Almacenaba 21MB de datos en un disco flexible magnético especial de 3,5 pulgadas (arriba a la izquierda). A diferencia de algunas formas alternativas de almacenamiento, este prometedor formato era compatible con los tradicionales floppies de 3,5 pulgadas. La clave de la gran capacidad del drive flóptico era su sistema híbrido “floppy-optical” de escritura más precisa, que daba como resultado más pistas (y más almacenamiento) por disco. A finales de los años 90, dos nuevos formatos flópticos compatibles con versiones anteriores -el Imation LS-120 SuperDisk (120MB, abajo a la derecha) y el Sony HiFD (150MB, arriba a la derecha)- debutaron y compitieron con el drive Iomega Zip. Al final, sin embargo, todos ellos perdieron ante el CD-R.

    Foto: Yesterday's Technology/Benj Edwards/Sony/Imation

  • Desorden removible

    Luego del asombroso éxito del Zip Drive a mediados de los años 90, un grupo de competidores y seguidores emergieron, con la esperanza de robarle un poco de torta al Zip. El competidor más prominente de Iomega fue SyQuest, que balcanizó y diluyó su propio mercado con numerosos drives como el SyJet, el SparQ, el EZFlyer, y el EZ135. Otro prometedor (aunque oscuro) competidor fue Castlewood Orb, que almacenaba 2,2GB en un disco similar a un Zip.
    Finalmente, la propia Iomega intentó suplementar el Zip con otras categorías de medios removibles, desde discos duros removibles de alta capacidad (el Jaz Drive de 1GB y 2GB) al pequeñísimo drive Clik de 40MB. Ninguno de ellos captó tanto la atención como el Zip.

    Foto: SyQuest/Castlewood/Iomega

  • Flash no decepcionó

    Toshiba inventó la memoria flash NAND a inicios de los años 80, pero la tecnología no fue prominente y sus precios no cayeron sino hasta cuando se produjo el auge de las cámaras digitales y los PDA a finales de los años 90. Consecuentemente, ahora se encuentra disponible en muchas formas, desde grandes tarjetas propietarias (diseñadas para su uso en las PC de mano iniciales) hasta tamaños PC Card y CompactFlash, SmartMedia, Secure Digital, Memory Stick, xD Picture Card, y más.
    El almacenamiento Flash es popular porque es completamente de estado sólido, sin partes movibles. Las tarjetas flash requieren de poca energía para operar, y su espacio de almacenamiento se ha incrementado exponencialmente a lo largo de los años, mientras que el medio en sí mismo sigue siendo relativamente poco costoso. Las primeras tarjetas CF almacenaban 2MB de datos; en la actualidad pueden almacenar 128GB.

    Foto: Sandisk/FujiFilm/Transcend/Sony/SimpleTech/Kingston

  • ¿Almacenamiento removible para su roedor?

    Esta foto de prensa de IBM/Hitachi muestra no solo un pequeño hámster sino también un pequeño drive de disco duro del tamaño de una tarjeta Compact Flash llamado el Microdrive. Presentado en el 2003, este milagro de la miniaturización proporciona gran capacidad de almacenamiento y desempeño a bajo costo -antes de que medios flash con cada vez mayor capacidad eclipsen estas ventajas.
    El Apple iPod (2001) y otros reproductores de medios usaron dispositivos de discos similares, pero los fabricantes de los dispositivos (y las mascotas de la casa) se frustraron con la fragilidad inherente del Microdrive, sus altos requerimientos de energía, e ilimitada capacidad de almacenamiento. El formato ya está coqueteando con la obsolescencia.

    Foto: Hitachi

  • La conexión USB

    Dese 1998 o algo así, los usuarios de PC han estado viviendo en la era del USB. La conveniencia de las operaciones de “conectar y usar” del USB hace más sencilla la vida del usuario en el campo de las computadoras, y esa ventaja de extiende también hacia el almacenamiento removible. Los hard drives pequeños, portátiles, y potenciados por USB (abajo a la izquierda) son comunes en la actualidad; ellos almacenan muchos datos y se hacen más baratos cada año. Incluso más popular hoy en día es el campeón de los medios removibles: el USB thumb drive (presentado en el 2000). Al unir las rápidamente crecientes capacidades de almacenamiento de los medios flash con un convenientemente pequeño tamaño, el USB es el formato a vencer, y pueda que sea el último medio removible que necesitemos.

    Foto: Trek/M-Systems/Kingston/Buffalo

  • La mente de colmena

    En los pasados 15 años, las redes de área local e Internet han estado reemplazando a los medios removibles para el usuario de computadora promedio. Con casi todas las computadoras hoy conectadas a la red mundial, los usuarios rara vez necesitan copiar datos en medios externos y moverlos físicamente hacia otra computadora. En cambio, una red de cables y señales electrónicas se encargan de la transferencia. Un rápido mensaje de correo electrónico puede llevar un archivo por todo el mundo. Más significativo aún, los estándares inalámbricos como Bluetooth y Wi-Fi están reemplazando la necesidad de cualquier enlace físico. Los medios removibles ya se han hecho obsoletos para muchas actividades del día a día de las computadoras, reemplazados por bits que se desplazan sin descanso por el éter.

    Foto: The Opte Project/Linksys

Llegamos a ustedes gracias a:

FOTO REPORTAJES

Más »
Los ganadores del premio Tecnología del Año 2017 de InfoWorld

Los ganadores del premio Tecnología del Año 2017 de InfoWorld

Los editores y columnistas de InfoWorld eligen el mejor hardware, software, herramientas de desarrollo y servicios en la nube del año.
10 consejos de Evernote para organizar su información

10 consejos de Evernote para organizar su información

Si es un principiante de Evernote o un orgulloso usuario experto, estos 10 consejos pueden llevar su toma de notas digital a un nuevo nivel de productividad.
Su nueva PC necesita estos 15 programas gratuitos

Su nueva PC necesita estos 15 programas gratuitos

Comience con sólidas herramientas de seguridad, software de productividad y otros programas que toda PC necesita.
9 wearables que pueden mejorar radicalmente su vida

9 wearables que pueden mejorar radicalmente su vida

Al usar estos dispositivos le dirán todo lo que necesita saber sobre su cuerpo.