Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Business Analytics

El tercer expositor de la mañana fue Alan Schcolnik, ejecutivo de business analytics para IBM Latinoamérica. El ejecutivo presentó una exposición denominada Convirtiendo oportunidades de negocio en rentabilidad para nuestra organización.
La analítica es fundamental para el éxito, sostuvo el ejecutivo. Prueba de ello son las tendencias que se pueden apreciar en su desarrollo. La analítica ha pasado de ser iniciativas de negocio a convertirse en imperativos para los negocios. Gracias a ellas, por ejemplo, las compañías que tienen una mayor sofisticación en su uso han superado al resto de empresas; de hecho, de acuerdo a las cifras de IBM, las organizaciones que alcanzan una ventaja competitiva con la analítica tienen 2,2 veces más probabilidades de superar sustancialmente a sus pares.
Además, la analítica está pasando de lo posible a aquello que se encuentra probado, como los 300 millones de dólares que obtuvo la empresa Ceridian -dedicada a la administración del capital humano- en ahorros y reducción de fraudes, o el 40% de reducción en crímenes que logró el departamento de policía en la ciudad de Richmond al utilizar esta tecnología.
Adicionalmente, la analítica se está expandiendo y ha pasado de los datos corporativos al big data, como lo son los 12 terabytes de tuits creados al día -que se tienen que capturar para los análisis de sentimiento-, o los cinco millones de transacciones que se producen por segundo y que deben ser analizados para la detección de fraudes.
Y por el lado de los usuarios también se pueden encontrar que los retos van en aumento. Por ejemplo, los usuarios no consiguen la información a tiempo, o no consiguen la información correcta. Los volúmenes de datos crecen incontrolablemente y con ellos la inconsistencia de los mismos.
Esto hace que las organizaciones estén funcionando con varios puntos ciegos. De acuerdo al expositor, uno de cada tres líderes toma frecuentemente decisiones basadas en información en la cual no confían o, peor aún, no tienen. Es más, se estima que la mitad de los líderes no tienen el acceso a la información que necesitan para realizar su trabajo.
Y, por supuesto, señala Schcolnik, la forma para remediar estos inconvenientes es el uso de la business analytics. Con ella se pueden obtener mejores resultados, decisiones inteligentes, conocimiento accionable e información relevante.
Pero ¿por qué hablar de BA en lugar del acostumbrado BI? El expositor ofreció algunas diferencias entre lo que denominó el método tradicional y la nueva estrategia.
En el método tradicional, la BI se caracteriza por requerir de expertos en análisis, back office y ser automatizada, entre otras características, mientras que en la nueva estrategia de BA todos pueden utilizar la analítica, la tecnología se encuentra presente en el punto de impacto, y no solo es automatizada sino optimizada.
La BA puede ser aplicada a todo tipo de organización y en todas las industrias, y con ella las organizaciones se transforman a través por alguna de las cuatro iniciativas que tienen a su disposición: crecer, retener y satisfacer clientes; aumento de la eficiencia operacional; transformación de procesos financieros; y administración del riesgo, fraude y cumplimiento de regulaciones.
En conclusión, el uso de la analítica es clave en esta era. Los líderes serán distinguidos por su habilidad para aprovechar toda la información, toda la gente, todas las decisiones y todas las perspectivas, en el punto de impacto.
Prueba de ello es que de acuerdo a un reporte de Gartner Analytics & business intelligence quedó en el primer lugar del ranking de tecnologías prioritarias para los CIO en el 2012, concluyó Schcolnik.