Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El autoservicio

Pasados los minutos del break, todos volvimos a la sala para continuar con las presentaciones de la mañana. Jorge Aguinaga de Microsoft cambió turno con Mateo San Román del Ministerio del Interior para desarrollar la quinta exposición del día. Aguinaga, gerente de Soluciones Corporativas de Microsoft, ofreció el tema La siguiente innovación en inteligencia de negocios: Autoservicio.
Es destacable que la propuesta de Aguinaga no solo desarrollara el tema del autoservicio, sino que también cuestionara el porqué, en ocasiones, se habla poco de la inteligencia de negocios.
Aguinaga presentó antecedentes. En febrero del 2006 CIO ofreció un artículo que tocaba el tema de la diferenciación entre business intelligence y business analytics y desde entonces se ha cimentado el segundo concepto en desmedro del primero. Aunque hay razones para ello, más allá del simple cambio de nombre.
En realidad, mientras la BI responde a la pregunta de qué paso, la BA nos puede decir por qué ocurrió el evento. La BI nos puede decir cuándo pasó, mientras que la BA nos dirá si va a ocurrir de nuevo; y mientras la primera incluye KPI, métricas, paneles, scorecards y OLAP; la segunda se encuentra, más bien, conformada por análisis estadísticos y cuantitativos, data mining, modelos predictivos y testing multivariado.
Aguinaga además presentó una definición de Gartner en la que se indica que en comparación con las herramientas de BI, las soluciones de BA vienen con contenido por industria preconstruido que apunta a un proceso de negocios de una industria. Las soluciones pueden comprarse con este contenido o se puede comprar herramientas de BI para construir uno mismo esta analítica.
Pero además de esta diferencia, Aguinaga sostuvo que BI se ha convertido en algo así como una palabra prohibida. Y esto se debe a que los proyectos de TI no dieron retorno porque simplemente no se usaron. Las razones: falta alineamiento con el negocio y hay un enfoque excesivo en la tecnología.
Ante ello el expositor ofreció algunas propuestas. Obviamente la primera fue conseguir que TI se alinee con el negocio y gestionar el autoservicio. Y por autoservicio implica un buen uso de las tecnologías. Por ejemplo, Aguinaga sostuvo que en muchas organizaciones se usan los procesadores de texto como simples máquinas de escribir y las hojas de cálculo como simples calculadoras.
En realidad, un Excel puede conectarse con la analítica para ofrecer una visión muy detallada del negocio, aunque claro, hay que tomar en cuenta que las herramientas mientras más especializadas mejor operan.