Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Nuestras sinceras disculpas, nuevamente

Estimado amigo lector:

Con seguridad ha notado que no se podía acceder a nuestro portal durante los últimos días, y por ello deseamos pedirle disculpas.

Los problemas con la empresa proveedora que nos proporciona el hosting empezaron el miércoles pasado, cuando podíamos recibir correo electrónico, pero no enviar; razón por la cual, por primera vez desde la creación de CIO Perú, no pudimos enviar nuestro boletín. El jueves ya no solo no podíamos enviar correos, sino tampoco recibirlos, y CIO Perú quedó offline. Luego de un tiempo de respuesta lamentable por parte de nuestro proveedor, recién anoche se pudo solucionar.

Sabemos que esta es la segunda vez en este año que escribimos una nota similar y realmente lo lamentamos. El servicio ofrecido desde que salimos en línea en el 2009 hasta junio de este año -cuando fue la primera incidencia- había sido, si bien no excelente, sí bastante aceptable. Pero cuando se crece sin control y no se tienen los recursos técnicos y humanos necesarios para soportar ese crecimiento, es el cliente quien sufre las consecuencias.

De cara a usted somos nosotros los responsables de nuestra imagen, y cualquier disculpa no reparará los días que no pudo revisar nuestro contenido. Nuestra imagen ha sufrido nuevamente un revés involuntario ante ustedes, y por ello estamos tomando las medidas necesarias para evitar que una situación así se vuelva a presentar o que, de suceder, estemos mejor preparados para afrontarla.

Ahora nos tocó a nosotros experimentar en carne propia lo que probablemente muchos de ustedes han padecido en alguna oportunidad. La caída de los servicios es crítica y por eso esperamos que comprendan lo que nos ha ocurrido.

El boletín que no se pudo enviar el miércoles pasado lo estamos enviando hoy porque sabemos que muchos de ustedes lo esperan, y porque siempre hay que cumplir con las promesas. Nuestra promesa es informarlo y eso es lo que seguiremos haciendo, a pesar de las caídas.

Nuevamente, disculpas y gracias por su compresión.