Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Gmail versus Inbox: ¿Cuál cliente es el adecuado para usted?

Gmail e Inbox son muy buenos, pero uno de ellos es mejor.

[07/07/2017] A Google le encanta competir consigo mismo, especialmente cuando se trata de la mensajería. Cuando quiere enviar un texto, lo puede hacer a través de Allo, Android Messages, Hangouts o Google Voice; cada uno ofrece algo que los demás no, además de brindar perspectivas extremadamente distintas de cómo deberíamos comunicarnos entre nosotros.

Lo mismo sucede con sus aplicaciones de correo electrónico. Aunque no existen tantas opciones de las cuales escoger, los dos clientes que se ofrecen no podrían ser más distintos. Por un lado, tenemos la veterana aplicación de Gmail, que viene preinstalada en la mayoría de teléfonos; y, por otro lado, tenemos a Inbox, un concepto moderno, innovador, diseñado para redefinir la manera en que interactuamos con nuestros mensajes.

Entonces, ¿cuál es el mejor? Al igual que con la colección de aplicaciones de mensajería de Google, es una pregunta engañosa, puesto que existe un alto grado de preferencia y subjetividad involucrado. Cada cliente tiene beneficios claros en comparación al otro, pero todo depende de cómo use su correo electrónico. Así que los he desglosado para usted.

Diseño

Los clientes de correo electrónico son básicamente iguales, y la aplicación Gmail sigue un diseño bastante estándar. Existe una ventana de bandeja de entrada que contiene mensajes conforme van llegando, en donde los mensajes que no han sido leídos están en letra negrita y se ven avatares circulares que separan los mensajes de acuerdo al emisor. Es un diseño limpio y funcional, con un útil atajo de desplazamiento que le permite archivar o borrar instantáneamente un mensaje.

La interfaz de la aplicación Gmail es simple y funcional.
Gmail, Inbox

Al desplazarse desde el lado izquierdo de la pantalla, o dar un toque en el menú, se abre la usual barra lateral de Google que muestra dónde podrá encontrar sus categorías de bandeja de entrada y etiquetas, así como las configuraciones para cosas como la firma, las categorías y los sonidos. Al mantener presionado un mensaje aparecerán opciones básicas como borrar, archivar y silenciar, pero no existen muchas sorpresas con la interfaz de Gmail. Está construida para ser práctica y veloz, y es una aplicación gratuita de correo electrónico perfectamente funcional.

El diseño de Inbox, por otro lado, es todo menos ordinario. Trata a su bandeja de entrada más como una lista de tareas pendientes que como un buzón de correo, y el resultado es una interfaz hiperconcentrada que lo fuerza a repensar completamente su estrategia de correo electrónico. Sus mensajes aún reciben un tratamiento cronológico, pero son separados en conjuntos inteligentes, con mensajes señalados que obtienen un mayor énfasis y mensajes spam de promociones que Inbox separa del conjunto.

Inbox hace el fantástico trabajo de crear una barrera entre mensajes importantes y spam.
Gmail, Inbox

La misma barra lateral, desplazamientos y gestos que conoce gracias a Gmail se muestran aquí, junto con útiles configuraciones para opciones con las que puede controlar cuándo desea recibir los mensajes, y un sistema de respuestas automáticas para cuando se encuentre de vacaciones. También cuenta con un interruptor para desactivar las notificaciones de Gmail. Pero, como su nombre lo sugiere, Inbox adopta un enfoque completamente distinto con su bandeja de entrada. Podrá observar que es más casual que Gmail, pero su interfaz colorida, y llena de íconos, de alguna manera esconde su poder. Sin duda, Inbox es más caprichoso que Gmail, pero no significa que sea menos versátil que la aplicación regular de Gmail, a pesar de depender de una cuenta de Google.

Organización

Aunque sus diseños pueden ser distintos, la principal diferencia entre Gmail e Inbox es el enfoque que le otorgan a la organización. La aplicación Gmail funciona bastante como una versión móvil de la aplicación web, con pestañas de Principal y Promociones, así como un contenedor principal que atrapa todo para después mostrar mensajes provenientes de todas sus cuentas.

Gmail le permite mover mensajes, pero uno todavía no puede crear etiquetas desde la aplicación móvil.
Gmail, Inbox

Y cuando menciono todas sus cuentas, realmente me refiero a todas sus cuentas. Sin embargo, aunque Inbox es estrictamente para Gmail -y es poco probable que se expanda más allá- la aplicación de Gmail también funciona con muchas otras direcciones, incluyendo a Outlook, Hotmail, Yahoo y Exchange (sin embargo, los usuarios de Apple iCloud no comparten esta suerte). Una vez que su cuenta ha sido cargada, verá cualquier etiqueta o carpeta que haya creado (dependiendo del servicio que eligió), y podrá clasificar y administrar sus mensajes.

Inbox, en cambio, se asemeja más a un administrador de tareas para su correo. Por ejemplo, si tiene un grupo de correos electrónicos relacionados a viajes, los agrupará de manera lógica dentro del grupo Viajes para un acceso fácil. Éstos desaparecerán de su bandeja de entrada (en Gmail, tendrá que hacer clic en la pestaña de Todos los mensajes para encontrarlos), aparecerán bajo Viajes en un paquete bonito completo con una imagen de archivo del lugar a donde viajará. Lo mismo sucede con las compras, cuentas, interacciones sociales, y promociones, y todo es muy simple, podría perderle el rastro a algo si es que no se compromete a mantener vigiladas a sus agrupaciones de mensajes.

Las agrupaciones de Inbox crean paquetes ordenados que contienen mensajes relacionados.
Gmail, Inbox

Pero la mejor función de Inbox es su capacidad para crear sus propias agrupaciones. Toque el botón Añadir nueva en la barra lateral, y podrá iniciar una nueva agrupación (aunque, desafortunadamente, no puede añadir un ícono), y establezca las reglas para la manera en que los mensajes ingresarán a este nuevo grupo. Puede añadir un remitente o una palabra clave de título con operadores booleanos, y cualquiera que cree se sincronizará con la aplicación Gmail en la forma de etiquetas. Lo que es bueno, porque sigue sin poder crear sus propias etiquetas en la aplicación Gmail. Es el mayor detrimento en la aplicación Gmail, así que incluso si no es su aplicación principal de correo electrónico, es bueno tener a Inbox disponible solo por esta razón.

Con Inbox, también puede determinar la cantidad de tiempo en la que desea que lleguen sus mensajes, ánclelos a la parte superior de la pantalla principal y márquelos como 'hechos' (que es esencialmente lo mismo que el archivado de Gmail, aunque cualquier mensaje marcado como 'hecho' seguirá apareciendo en el pestaña Todos los mensajes en Gmail). Y ambas aplicaciones le dan pocos segundos para deshacer una acción, antes de que se complete, por medio de una barra de notificaciones en la parte baja de la pantalla.

Composición

Aunque Gmail e Inbox tienen métodos alternativos para organizarse, ambos adoptan un enfoque similar en lo que respecta a composición. Dar clic en un mensaje le otorga las opciones usuales para responder y reenviar, aunque Gmail coloca una útil flecha en la barra de tareas, mientras que Inbox la esconde tras un menú desplegable.

La aplicación Gmail (izquierda) le permite enviar dinero, pero Inbox tiene un visor de archivos más agradable.
Gmail, Inbox

En cada aplicación encontrará un botón circular rojo en la esquina inferior derecha que activará la pantalla de mensaje nuevo. Sin embargo, presionar el símbolo de suma de Inbox no le lleva directamente a una nueva ventana; en lugar de ello, le ofrece un conjunto de atajos diseminados para los contactos recientes.

Una vez que llega a la ventana de composición, encontrará unas cuantas opciones adicionales en Gmail; pero en general, ambas ventanas se adhieren a una filosofía minimalista. Existe un ícono de clip para los archivos adjuntos de Google Photos o Drive, y Gmail también le permite enviar o solicitar dinero a través de Google Wallet. Aparte de eso, el proceso es bastante estándar, aunque Inbox es un poco más descarado con su directiva "Diga algo en la ventana principal de composición. Y hay una cosa más: Inbox le da una ventana de cinco segundos para detener el envío de su mensaje en caso de que no esté seguro de hacerlo.

Entonces, ¿cuál gana?

En mi opinión, Inbox es el mejor cliente, pero, a fin de cuentas, se trata de qué tan obsesivo sea usted con sus correos electrónicos. El método de Inbox realiza un mejor trabajo manteniendo su bandeja de entrada libre de mensajes sin relevancia, y permitiéndole enfocarse en los que necesitan su atención inmediata. Pero si desea atender personalmente todos los mensajes conforme éstos llegan, entonces Gmail podría ser su mejor opción. Y obviamente, Inbox se limita a cuentas Gmail, así que tiene que usar la aplicación Gmail para usar otras cuentas.

Inbox es superior a Gmail en casi todos los aspectos, pero solo funciona con cuentas Google.
Gmail, Inbox

Incluso si no se adentra en las variadas configuraciones, definitivamente toma tiempo acostumbrarse a Inbox. Los usuarios frecuentes de correo electrónico podrían desconcertarse con su denso enfoque de agrupación y priorización, pero Inbox le da un toque refrescante al cliente de correo electrónico estándar, incluso los usuarios más leales de Gmail deberían darle una mirada. Su interfaz no es tan radical como solía serlo cuando fue introducida hace dos años, pero sigue sintiéndose más como un cliente moderno que como la aplicación Gmail estándar. Además, su ícono se ve mucho mejor en la pantalla de su hogar.

Pero, por encima de todo, son las cosas pequeñas las que hacen que Inbox resalte. Existe una atención no solo al detalle, sino también a facilitarles el uso a sus usuarios, que sobrepasa a la aplicación Gmail. Cosas como el botón para deshacer el envío e integración de recordatorios hacen que usar Inbox sea placentero, y si es que recibe mucho spam (al igual que yo), va a despejar el camino para que lleguen los mensajes importantes. Todo eso sumado a la capacidad de crear etiquetas también.

Incluso años después de ser introducido, Inbox aún se siente como el futuro de Gmail, y francamente, es sorprendente que Google no haya añadido respaldo para otras cuentas. Una vez que lo haga, la aplicación Gmail no será necesaria en lo absoluto.