Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La hora de los pagos digitales

[12/07/2017] La semana pasada se llevó a cabo el Congreso Internacional de Pagos Digitales, un evento en el que participaron los diversos actores de la industria, desde los bancos hasta las empresas que se dedican a las criptomonedas. Y es que el panorama ha cambiado. La banca ya no es la única que interviene en los pagos, alrededor de ellos se están generando una serie de negocios nuevos que se deben de analizar.

Precisamente, ese fue el tenor del evento: Analizar el nuevo entorno para saber cuál es el real margen de maniobra que tienen los viejos actores (bancos) y los recién llegados (las FinTech, principalmente). El congreso fue la ocasión para observar posturas divergentes respecto a un mismo tema, lo que indica que aún hay mucho por discutir. A continuación, un extracto de algunas de las ponencias que se desarrollaron el 6 y 7 de julio pasados.

Verónica Trujillo, funcionaria del Banco Mundial.
La inclusión financiera

Verónica Trujillo, funcionaria del Banco Mundial, fue la primera en exponer durante el primer día del evento. Ella abrió el panorama de los pagos digitales comenzando por lo más básico: Cuántas personas tienen acceso al sistema financiero.

En el Perú, las cifras son aún bajas. De acuerdo con Trujillo, solo el 29% de la población mayor de 15 años tiene una cuenta bancaria en el país, una cifra que se reduce a 22% en el caso de las mujeres, a 18% en el caso de los pobres y a 23% en el caso de la población rural.

Además, por el lado de la infraestructura, Trujillo señaló que existe una baja penetración de la telefonía celular en cuanto a suscriptores únicos, y un precio elevado de los teléfonos móviles. Igualmente, el Perú se encuentra entre los países de desarrollo limitado en la región respecto al ecosistema digital. Y existen altos niveles de informalidad (49%) y una insuficiente competencia en el sector bancario, lo cual genera altos costos. Finalmente, Trujillo calificó a la penetración de la infraestructura de pagos como escasa.

A pesar de ello, también existen cifras alentadoras en el sector. Entre el 2011 y el 2015 las transferencias de crédito crecieron en volumen (85%) y en valor transaccional (82%); algo similar ocurrió con el uso de las tarjetas para los pagos cuyo volumen creció (62%) y también su valor (90%). Incluso se puede apreciar un crecimiento en el número de terminales que, en el mismo periodo, creció 472%.

Entonces, para que se produzca un desarrollo del sector, es necesario la acción en tres cimientos: El compromiso del sector público y privado, el marco regulatorio y de supervisión y la infraestructura financiera, de información y comunicaciones.

En cuanto al primer punto, Trujillo se hizo algunas preguntas: ¿Hay metas concretas para una estrategia de inclusión financiera? ¿Están participando los organismos públicos (BCR, SBS, etcétera) en la coordinación monitoreo y evaluación? ¿Cuáles son las iniciativas para la captura de datos sobre el sistema financiero? ¿Qué pasa con el sector informal? Y finalmente ¿se tiene una visión integral de vinculación con la estrategia digital del país?

Esto se puede hacer y, de hecho, países como Nigeria, Tanzania y Pakistán -como para que no quepan dudas de que la conformación de una estrategia no es un tema solo de países desarrollados- ya lo están haciendo; están estableciendo metas como la de tener 850 POS por cada 100 mil adultos (Nigeria), o como la de que el 25% de la población tendrá al menos dos semanas de su salario mensual en una cuenta electrónica (Tanzania).

Con respecto al marco regulatorio, Trujillo se preguntó si es adecuado, cómo se analiza y permite la innovación, cómo se usan y manejan los datos privados de las personas, si es que hay un marco para facilitar los servicios de pago y que se está haciendo en el ámbito de la ciberseguridad.

En cuanto a la infraestructura, llamó nuestra atención en cuanto a la cantidad de personas que efectivamente usan Internet, mostrando un cuadro que situaba al país entre los países cuya población, entre 51% y 75%, no usan la Red.

Trujillo, finalmente lanzó una breve mirada a las FinTech. Señalando que en el Perú ya se pueden encontrar a estas instituciones en sectores como las plataformas de pago, las criptomonedas, el ahorro, el crédito y los servicios de manejo de las finanzas personales.

Ljubica Vodanovic, socia fundadora de Vodanovic Legal.
Pagos digitales
La regulación y las FinTech

Uno de los nuevos actores que están emergiendo en el mundo de las finanzas gracias a la tecnología son las FinTech. En realidad, gracias a la tecnología están surgiendo numerosos actores en diversos mercados, lo que hace especial a las FinTech es que están emergiendo en un mercado que se encuentra muy regulado.

Ljubica Vodanovic, socia fundadora de Vodanovic Legal, abordó precisamente este tema. De acuerdo con la expositora, el nuevo sistema ecofinanciero se encuentra conformado por los bancos, el Estado y el regulador, pero también ahora por empresas FinTech, empresas de comercio electrónico e infraestructura de nube, y compañías de software.

Particularmente, las FinTech han surgido para prestar servicios como el crowdfunding, crowdlending, crowdequity, comercialización de facturas, mercado de divisas, criptomonedas, servicios de pago, nuevos brokers y gestión de activos. Lo que ha ocasionado que se genere una diferenciación entre las nuevas instituciones financieras y las antiguas instituciones, de hecho, Vodanovic explicó que mientras los banco son entidades de back office, reguladas y de bajo margen, las FinTech son instituciones de front office, centradas en el cliente y de altos márgenes.

Y han generado productos que reemplazarían a los viejos productos con los que cuentan los bancos. Así, si un banco ofrece una tarjeta de débito, una FinTech ofrece una e-wallet; y si un banco ofrece una tarjeta de crédito, la FinTech ofrece el e-payment; mientras que los tradicionales créditos tienen su par digital en el crowdfunding o crowdlending.

Quizás por ello es que se han generado algunos mitos con respecto a las FinTech. Por ejemplo, se cree que las FinTech no tienen regulación. La verdad, sostuvo Vodanovic, es que las FinTech al ser empresas tienen las mismas regulaciones que regulan a las demás empresas, quizás no tengan una regulación específica pero sí tienen que mantenerse dentro de los límites que impone la ley a todas las empresas. Un mito relacionado es que comercializan los datos personales de sus clientes. Nuevamente, como empresas, tienen que atenerse a la regulación que siguen todas las demás empresas, particularmente en el Perú, aquellas relacionadas con la protección de los datos personales que son de cumplimiento obligatorio para todas las instituciones del país.

Sin embargo, Vodanovic también admitió que existen algunos mitos que sí son ciertos. Por ejemplo, sostuvo que se cree que la ausencia de regulación puede generar más oferentes de crédito, pero no garantiza mejores servicios financieros. Igualmente, otro mito que es cierto es el hecho de que las FinTech pueden generar una estimación equivocada de la liquidez de los mercados financieros, y esto se debe a la creación de las criptomonedas como el bitcoin.

Entonces, ¿qué está pasando en el mundo a nivel regulatorio para enfrentar este nuevo entorno? Por ejemplo, en Singapur se ha tomado la decisión de crear una regulación que anime la innovación, es decir, que no se adelante a la innovación.

En Inglaterra han creado un sandbox regulatorio, en donde las entidades pueden probar sus productos y deben enviar sus comentarios (call for input) al ente regulador. Y ese "deben fue resaltado por Vodanovic ya que en nuestro país no está especificado como un deber. ¿Qué está haciendo el gigante China? El país se dio cuenta que los servicios ya han llegado para quedarse y, por tanto, han decidido permitir el desarrollo de negocios tecnológicos y evitar cargarlos con costosas normas de cumplimiento regulatorio. Además, se les asigna una "licencia ligera para que puedan operar en ciertos servicios con poca regulación solo pertinente a ese servicio.

En el Perú, se puede encontrar regulación que se sitúa dentro del sistema financiero o fuera del sistema financiero. Esta segundo es la que aplicaría a las FinTech, por lo pronto. Entre estas regulaciones se encuentra la realización de actividades reservadas, el control de las tasas de interés, y el uso de medios de pago formales.

Al final, como conclusión sostuvo que la regulación debe ser neutral a la tecnología y acompañarla para ver su evolución.

Roberto Borrás, socio del estudio Garrigues de Colombia.
Pagos digitales
El crowdfunding

Precisamente, sobre el crowdfunding fue que expuso el siguiente invitado: Roberto Borrás, socio del estudio Garrigues de Colombia. Con su amplia experiencia en el sector, ofreció una perspectiva sobre esta nueva forma de financiamiento digital. Lo destacable es que ofreció una perspectiva distinta a la de Vodanovic, pues mientras ésta daba a entender que el crowdfunding, al ser simplemente una plataforma no tendría necesidad de una regulación, Borrás señalaba lo contrario, que el crowdfunding sí requiere de una regulación; pues, en último término, es un servicio mediante el cual se está captando dinero del público.

Y lo sustentó ofreciendo el caso colombiano.

El crowdfunding es conceptualmente, de acuerdo con Borrás, el uso de pequeñas cantidades de dinero, obtenidas de un gran número de individuos u organizaciones, para financiar un proyecto, una empresa u otorgar un préstamo personal, las cuales son obtenidas a través de una plataforma tecnológica.

El crowdfunding, en Colombia, ha llamado la atención debido a que evidentemente hay sectores no atendidos de la población que buscan acceso al crédito y que han encontrado en esta herramienta una forma de acceder a él. Sin embargo, debido a las malas experiencias por las que ha pasado el país con prácticas fraudulentas que, en ocasiones, han utilizado a Internet como el medio para acceder al público, es que se ha decidido regular la actividad de las FinTech que ofrecen crowdfunding. De hecho, ellas mismas buscan que un marco normativo las ampare para obtener un reconocimiento legal de sus actividades.

Y Colombia no se encuentra sola. En países como Brasil, Chile, México y Perú la actividad no se encuentra regulada, pero sí lo está en Alemania, Austria, España, Reino Unido, entre otros.

Lo que se busca es que las empresas de crowdfunding sigan ciertos estándares regulatorios que son tendencia a nivel mundial; es decir, las entidades que administran plataformas se sujetan a la supervisión de las autoridades financieras (bancarias o de valores), se exigen requisitos de autorización, verificando la calidad de la sociedad administradora, de la plataforma y la idoneidad de sus accionistas y administradores, además de cumplir con controles con la información que se suministra sobre los proyectos y los administradores de las plataformas.

Dentro de la iniciativa regulatoria colombiana se contemplan algunos elementos relevantes: La plataforma, los inversionistas, el proyecto y la supervisión. Pero quizás uno de los puntos más espinosos es el de los servicios transfronterizos.

Si bien es cierto que se puede hacer algo con las plataformas locales, ¿qué se puede hacer con las internacionales a las que se puede acceder desde el país? En este punto, el expositor explicó que la propuesta regulatoria estima que las plataformas extranjeras que deseen operar en Colombia deberían cumplir con las normas locales. Aun así, quedan preguntas por contestar en cuanto a la forma de operar de estas instituciones. Borrás se pregunta, por ejemplo, si el hecho de calificar la actividad como financiera implica entender que deben contar con una Oficina de Representación.

O, por el lado del usuario, se podría establecer reglas que impongan que el inversionista local que desee invertir en un proyecto local o colocar recursos localmente debe usar una plataforma local supervisada. Con esto se evitaría el arbitraje regulatorio entre jurisdicciones.

Gustavo Paissan, marketing manager de Gemalto.
Pagos digitales
Facilitar la experiencia

En el segundo día se habló sobre el viaje digital; es decir, sobre cómo facilitar la experiencia de pago y aumentar la adopción y el uso de pagos digitales. Lo hizo Gustavo Paissan, marketing manager de Gemalto.

Paissan sostuvo que para ofrecer confianza en el viaje digital es necesario crear una experiencia digital optimizada para el usuario. Y para ello es necesario tomar en cuenta la seguridad, más específicamente, asegurar la identidad del usuario (quién eres) tomando en cuenta la actividad de la persona (qué haces).

En cuanto al "quién eres, se deben de tomar en cuenta tres elementos, la verificación de la identidad, la autenticación multifactor y la seguridad de la aplicación y la plataforma. En el segundo campo se debe de considerar la comunicación segura y la seguridad de la transacción, además del manejo del riesgo.

Una de las herramientas que Paissan mencionó para ofrecer seguridad es el uso de tokens. Con el token se puede asegurar los diferentes componentes de la información sensible de, por ejemplo, una tarjeta y se puede encontrar varios casos de uso para la 'tokenización'.

Así, se puede usar la tokenización para los pagos móviles, la protección interna de los datos, la protección de los comercios y el comercio electrónico.

Otro elemento de seguridad que se puede usar es la biometría, una herramienta que ya se usa y que ya es aceptada por el público. De acuerdo con una encuesta de Visa a 14 millones de consumidores el elemento biométrico más aceptado es la huella digital, con 53%, seguido por el iris con 23%, el rostro con 15% y la voz con 12%. El comportamiento es aceptado solo por el 10% de los encuestados.

Las tendencias del pago

Los que usan Mercado Libre saben que dentro de la plataforma de compra y venta electrónica se pueden realizar pagos a través de una herramienta propia de la plataforma: Mercado Pago. Un sistema mediante el cual se asegura al vendedor la recepción de su dinero, y al comprador la seguridad de que su dinero no lo abandonará hasta que no tenga el producto comprado en sus manos. Con esa experiencia, Hernán Corral, senior product manager de Mercado Pago, habló sobre las actuales tendencias en los pagos digitales.

Corral inició su presentación haciendo referencia a los millennials, el grupo de personas que conforman actualmente a la juventud del mundo y que han nacido junto con las tecnologías que ahora dominan nuestra vida diaria. Ellos son los clientes, dijo Corral, no las personas que ya superamos los 35 años. Ellos ya se encuentran acostumbrados a realizar sus pagos mediante un medio electrónico, por lo que en su caso no hay necesidad de 'convencerlos' de las bondades de los pagos digitales. Ellos simplemente quieren pagar así.

Pero hay que ayudarlos. Mientras menos se sienta el pago, mejor será su experiencia de usuario y más cómodos se sentirán dando su dinero. Por ello es necesario trabajar para que esa experiencia de pago no se sienta, algo que ya han logrado compañías como Netflix o Spotify, que ya han prescindido totalmente del efectivo.

Estas compañías -y otras similares- ya han realizado la disrupción en sus respectivas industrias, ¿será la banca la siguiente?, se preguntó Corral. Tienen un trabajo que hacer. Generalmente, cuando se habla de pagos digitales, se asocia con un entorno de modernidad en donde la banca ha estado acostumbrada a moverse, pero la realidad es que América Latina es una región de personas con poca bancarización, prácticamente el 70% de la población paga en efectivo y 60% no tiene una cuenta bancaria.

La tarea es agrandar la torta, haciendo inclusión de este sector.

Una forma de lograrlo es mediante el uso de nuevos dispositivos. Corral sostuvo que en Argentina, con el uso de los nuevos POS móviles, se pudo llegar a más puntos y ofrecer más lugares donde pagar. El ejecutivo señaló que en 30 años se habían podido colocar 500 mil POS convencionales, pero que en 12 meses se colocaron 150 mil POS móviles. La herramienta nueva, se propaga más fácilmente.

Y existen otras herramientas que se pueden usar como los códigos QR para los pagos en las gasolineras, y las tarjetas prepago que incluso el propio Mercado Pago emite en Argentina.

Entonces ¿se necesita dinero para ampliar el sistema financiero? En realidad, no. Corral afirma que los que se necesitan son datos. Entonces, ¿la gente necesita bancos? -una pregunta que con seguridad sorprendió a más de un asistente-, Corral afirmó que la gente necesita servicios financieros, y que estos pueden ser dados por los bancos si se unen con las modernas empresas tecnológicas que están ingresando a su sector.

Así se agrandaría la torta.

Juan Carlos Cardona, socio principal de BoP Consultoría.
Pagos digitales
Las tendencias de consumo

Otra de las exposiciones del segundo día fue la de Juan Carlos Cardona, socio principal de BoP Consultoría, quien habló sobre las tendencias de consumo que podemos esperar en el nuevo entorno mundial.

Para Cardona, podemos decir que el cerebro se divide en dos partes. El hemisferio izquierdo es el que se encarga del lado derecho del cuerpo, pero también es la parte que funciona de manera secuencial y la que analiza los detalles. El lado derecho es el que controla el lado izquierdo del cuerpo, y también es el que funciona de manera simultánea y ve el gran panorama.

Cardona señala que nos estamos trasladando como sociedad de concentrarnos en el lado izquierdo del cerebro a concentrarnos en el lado derecho, y todas sus cualidades. El lado derecho es el lado emocional, divergente, imaginativo y subjetivo. Y el cambio se debe a tres elementos fundamentales, de acuerdo con Cardona: Asia, la abundancia y la automatización.

Asia es un continente enorme que ha cobrado importancia mundial debido a la potencia económica que ha obtenido en los últimos años. La cultura occidental comienza a encontrar que su manera de ver las cosas no es la única en el mundo y que otras perspectivas, como la asiática, también deben de tomarse en cuenta.

La abundancia es el segundo elemento. Nunca en la historia de la humanidad las personas han disfrutado de una capacidad similar de acceder a los recursos necesarios, ya no solo para su supervivencia sino para su buen vivir.

Finalmente, la automatización está haciendo que la sociedad disfrute de nuevos servicios que están transformando industrias completas. El panorama tecnológico ya no solo se circunscribe a las grandes empresas, sino que ha permeado en la vida del ciudadano común.

Si antes se utilizaba una pirámide de Maslow que tenía en la base las necesidades más básicas -las fisiológicas- y en la cúspide las necesidades de autorrealización, ahora podemos decir que tenemos una pirámide digital en la que encontramos a servicios como el Wi-Fi en la base -es una necesidad fisiológica en este nuevo mundo- y a plataformas como WordPress en la cúspide.

Definitivamente, las personas han cambiado. Y aun así las seguimos clasificando en grupos de acuerdo con edades, pero a estos grupos les adjudicamos características con las cuales planeamos nuestras acciones. Cardona comienza su taxonomía de las generaciones por la Generación Grandiosa, aquella que nació entre 1915 y1926, y la concluye con la Generación Alfa, aquellos nacidos entre 2010 y 2025.

El expositor señala que generalmente uno se centra en la Generación Y o Millennials, por ser los primeros nativos digitales, pero eso no significa que los esfuerzos se deban concentrar en ellos olvidando a las generaciones anteriores. En el mundo occidental del Primer Mundo, los Baby Boomers (1946-1964) y sus predecesores son considerados una carga, pero no se les debe ver así.