Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Inteligencia artificial: Ya una realidad en el Perú

[02/08/2017] La inteligencia artificial suena como algo sacado de una película futurista, pero en realidad es una tecnología que en el Perú ya se está usando en los colegios. Y la verdad es que no es necesario tener algo así como el HAL 9000 de 2001: Odisea en el espacio, para poder utilizarla. La inteligencia artificial ahora se encuentra en la nube, e incluso en dispositivos cotidianos que, precisamente, pueden cumplir bien su función gracias a que tienen incorporada esta tecnología que conceptualmente nació hace medio siglo.

La inteligencia artificial, o IA, la podemos encontrar en un chatbot que nos dice el saldo de nuestra cuenta de banco, en una cámara en un ambiente de telepresencia que registra nuestros movimientos, o incluso en una red que necesita protegerse. La IA ya llegó al Perú y con seguridad ya es tiempo de que vaya analizando qué usos le puede dar en su empresa, porque seguramente su competencia ya lo está haciendo.

Un concepto antiguo

En realidad, la inteligencia artificial es un concepto antiguo, de un poco más de medio siglo, aunque, obviamente, ha ido evolucionando con el correr de los años. En sus inicios buscaba que el ser humano interactuara con una máquina y que no pudiera darse cuenta de que, efectivamente, del otro lado había una máquina.

Ese concepto se acuñó en el ámbito académico y científico, y durante mucho tiempo se mantuvo en estos terrenos.

Roberth Minga, gerente de marketing de servidores y nube de Microsoft para Latam New Markets.
IA, empresas, Perú, Microsoft, IBM, Cisco

"Recuerdo que tenía un profesor en la universidad que hacía temas de inteligencia artificial y eso fue hace 30 años, pero los sistemas eran costosos y acotados a ciertos escenarios. Ahora lo interesante de lo que podemos hacer con inteligencia artificial, es que prácticamente cualquier persona u organización la puede utilizar, señala Roberth Minga, gerente de marketing de servidores y nube de Microsoft para Latam New Markets, un territorio que abarca a Perú, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Venezuela, Centro América y el Caribe.

Minga sostiene que esta mayor amplitud en el uso de la inteligencia artificial se debe básicamente a la nube. Gracias a la nube es que se puede almacenar los datos que se requieren para el análisis de la inteligencia artificial, y se puede acceder a los sistemas de inteligencia artificial que van a analizar los datos. Como en otros casos, la nube ofrece la IA prácticamente como un servicio al cual muchas organizaciones pueden acceder.

Pero ¿qué es IA? Quizás la forma más fácil de entender lo que es la inteligencia artificial es conociendo los componentes que la forman. Dentro de la inteligencia artificial se encuentra el aprendizaje de máquina (machine learning), el reconocimiento de voz, el reconocimiento de imágenes, y otras tecnologías que básicamente pueden trabajar con datos que las tecnologías anteriores no podían tocar eficazmente.

¿Recuerdan cuando se hablaba de big data y de datos no estructurados? Bien, la IA puede trabajar con esos datos no estructurados que adicionalmente no son numéricos, como las imágenes, la voz o los textos.

"Eso ya da una diferencia, la capacidad de entender el lenguaje natural, que ni la BI ni la analítica ni ninguna de las otras tecnologías tiene. Esa capacidad de entender el idioma, la semántica, sacar el contexto de lo que hay en una oración. Y conforme va sumando oraciones, va entendiendo el contexto del documento. Esa es una diferencia importante, la de poder entender los datos no estructurados; es decir, artículos, comentarios en redes sociales, etcétera, que ninguna de las tecnologías puede ver, indica Alain Paul Michaud, ejecutivo comercial de Watson, IBM Sudamérica.

Por supuesto, con un espectro tan amplio de funcionalidades, es fácil entender que tiene muchos usos y que, por tanto, está atrayendo la atención de las firmas y de la industria en general. La IA no solo se está poniendo 'de moda', sino que va a conformar la evolución general de las herramientas con las que ahora contamos.

"Aplicaciones hay muchas, desde la detección de fraudes, forecasting de ventas, etcétera, son muchas. De hecho, la IA es un área donde hay más inversión de capital semilla; en el 2016 subió a cinco mil millones de dólares la inversión en startups de IA, y a eso hay que sumar lo que los grandes corporativos están invirtiendo, señala Max Tremp, director de ingeniería de Cisco para Latinoamérica.

No reemplaza complementa

Usualmente, lo nuevo atrae, pero también conlleva temores, muchos generados por el desconocimiento. Y quizás uno de los temores más grandes sea el que la IA vaya a reemplazar a las tecnologías que se vienen utilizando en las industrias, sobre todo si la organización en la que se trabaja tiene inversiones considerables en esas antiguas tecnologías.

No hay de qué asustarse. La IA es más un complemento que un reemplazo. Como señalamos anteriormente, la IA es especialmente útil para aquellos tipos de datos que no son estructurados y que además no son numéricos, que no están indexados.

Las antiguas tecnologías se pueden seguir utilizando para analizar los otros tipos de datos; es más, en ocasiones, la IA se puede conjugar con las tecnologías anteriores para obtener mejores resultados. Por ejemplo, como indica Tremp de Cisco, la analítica se puede conjugar con el aprendizaje de máquina -que es parte de la IA- para lograr lo que Gartner denomina analítica predictiva.

Max Tremp, director de ingeniería de Cisco para Latinoamérica.
IA, empresas, Perú, Microsoft, IBM, Cisco

La IA no solo se puede combinar con las tecnologías existentes, sino que también se puede incorporar de maneras muy sutiles en productos ya existentes para mejorarlos.

"La IA es una tecnología que está embebida en muchos de los productos que ves. En manufactura tienes el mundo de la OT que está convergiendo con la IT. Al poner sensores en las máquinas puedes captar información, y puedes usar analíticos y de la IA para entender lo que está pasando en la fábrica, sostiene Tremp.

De hecho, Cisco tiene una alianza con un fabricante de robots mediante la cual se ha creado una solución en conjunto para mantenimiento preventivo. Con los datos generados por el robot y la red, la compañía puede hacer uso del aprendizaje de máquina para predecir cuándo puede haber una falla en el robot y agendar un mantenimiento preventivo, lo cual evita muchos gastos.

Además, toda su línea de telepresencia tiene mucha IA detrás. Por ejemplo, en las cámaras que enfocan a la persona que está hablando, hay IA de reconocimiento de rostros para saber cuántas personas están en el video. También tienen reconocimiento de voz para saber cuál de esas personas está hablando y tracking de la voz, la distancia, el volumen y el tipo de sonido para determinar qué es voz y qué es ruido ambiental.

"Otro producto es la red intuitiva apoyada en IA por todos lados. Es una red que entiende los patrones que están sucediendo en su entorno para ponerles contexto, y determinar la intención de lo que está sucediendo en la red y tomar, de acuerdo con ciertas políticas, medidas para proteger la red, sostuvo el ejecutivo.

La nube

Pero sin duda el elemento que está haciendo posible la masificación de la IA es la nube.

"Ahora con el beneficio de la nube, en el caso de Azure, tenemos la posibilidad de que se guarde la información sin importar que sea estructurada o no, todo eso se guarda en Azure Data Lake, y la empresa o persona que lo usa paga solo por el servicio de almacenamiento, no tiene que comprar toda la infraestructura, sostiene Minga de Microsoft.

Además, Microsoft también cuenta con los servicios que son los más atractivos dentro de la ola de la IA: el análisis de voz y de rostro mediante Cognitive Services, un robot de análisis de texto a través de Bot Framework y el análisis de los datos mediante Advance Analytics.

Y no es la única nube de IA.

Alain Paul Michaud, ejecutivo comercial de Watson, IBM Sudamérica.
IA, empresas, Perú, Microsoft, IBM, Cisco

Otra de las más conocidas es Watson, un conjunto de más de 20 funcionalidades que IBM ha hecho bastante conocidas gracias a eventos como el concurso Jeopardy en el que Watson venció a los concursantes humanos gracias a sus habilidades cognitivas.

En realidad, el ganar un concurso fue un buen efecto de marketing para dar a conocer Watson, pero la herramienta y la IA en general tienen numerosas aplicaciones que ya se están percibiendo alrededor del mundo.

Como señala Michaud, y de acuerdo con un estudio que realizó IBM en el 2016, las empresas están utilizando la inteligencia cognitiva para tres propósitos: Mejorar la interacción con el cliente, mejorar la productividad y encontrar nuevos nichos de mercado.

En el primer caso es evidente el uso en aplicaciones como Arturito del BCP, que sirven para personalizar la interacción entre el cliente y la compañía. Un segundo caso tiene que ver más bien con el aprovechamiento de la experiencia acumulada de los colaboradores de una organización. Gracias a la inteligencia cognitiva, lo que un trabajador sabe, por ejemplo, sobre cómo reparar una máquina se puede compartir con otras personas que tengan que lidiar con esa tarea. Y el tercer grupo de casos de uso es el análisis de la información pública para encontrar nuevos nichos de mercado.

De hecho, como señalamos al inicio, la IA ya se utiliza incluso en los colegios. Innova Schools, como ya indicamos en otra nota, está utilizando la IA de Watson para seleccionar a sus profesores y para, en el futuro, mejorar los puntos débiles de sus alumnos, algo que, a mayor nivel, está también haciendo Centrum a través de uno de los más de 20 'módulos' que tiene Watson (Personal Insights) que se pueden tomar individualmente o en grupo.

Uno de los usos más potentes que se está haciendo de Watson es en el diagnóstico del cáncer. Watson se ha convertido en la 'segunda opinión' médica ya que ha sido alimentado y entrenado por miles de oncólogos para compartir los conocimientos que se tienen de la enfermedad.

Esa es una forma de uso, el consultar a una nube que tiene un corpus de conocimientos compartidos. Otra forma es que cada empresa cree su propio y pequeño Watson, dado que es usual que las empresas no quieran compartir sus experiencias en ciertos temas, ya que eso constituye una ventaja diferencial con respecto a otras.

Pero los usos de la IA seguramente se van a seguir multiplicando con el tiempo.

"Todo va a depender de la creatividad y de las ganas que tengan de diferenciarse de la competencia. Lo que normalmente hacía un experto con los datos, ahora se lo puede dar a este tipo de sistemas para que genere información y servir a la organización y a los clientes, indicó Minga, sobre los usos que se pueden dar a la IA.

Gartner afirma que la IA va a estar presente en casi todos los nuevos productos de software para el 2020, y eso implica que vamos a tener un futuro en donde la IA no solo sea visible como en el caso de IBM Watson o Microsoft, sino también funcione de forma incorporada en otros productos como en el caso de Cisco.

Sea como fuere la IA ha llegado para quedarse, y ya no es un tema de ciencia ficción. Ya la están usando, ahora, en el Perú.

Artículos relacionados