Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La seguridad para Fortinet

[08/08/2017] Hace unos días Fortinet realizó su Fortinet Cybersecurity Summit 2017, un evento que se realiza anualmente en diversas ciudades del mundo, y que tiene por objetivo proporcionar la información necesaria para que los ejecutivos de las empresas y organizaciones puedan afrontar los retos de la ciberseguridad en el contexto de la economía digital, de acuerdo a la firma.

En el Fortinet Cybersecurity Summit 2017 en Lima -el primero que se realiza en Lima y el primero de toda la serie de eventos internacionales- se recalcó la nueva oferta de Fortinet para hacer frente a las nuevas amenazas cibernéticas. A continuación, algunos de los puntos resaltantes de esta cumbre de la seguridad.

Franz Erni, gerente general de Fortinet Perú.

La seguridad para Fortinet

El evento se inició con las palabras de Franz Erni, gerente general de Fortinet Perú, quien sostuvo que siempre hay que tener en cuenta que cuando se abren nuevas puertas -gracias a la mayor conectividad con la que ahora se cuenta- se está permitiendo a las empresas ser mucho más productivas y eficientes, pero también se están también abriendo brechas por donde se puede ser más vulnerables.

"Sin embargo, el mensaje que quiero que se lleven no es solo que somos más vulnerables, sino que tienen que repensar la seguridad en sus empresas, tienen que tener una visión estratégica de la seguridad, afirmó el ejecutivo.

Luego de sus palabras fue el turno de Martín Hoz, vicepresidente de Ingeniería de Fortinet para América Latina, quien profundizó aún más en el contexto por el que estamos atravesando.

De acuerdo a Hoz, nos encontramos en un momento especial de la humanidad. No hay ninguna otra generación que haya experimentado tantos cambios, estamos en un mundo en el que la tecnología está impregnando cada vez más ámbitos de nuestras vidas y lo seguirá haciendo.

Martín Hoz, vicepresidente de Ingeniería de Fortinet para América Latina.
Martín Hoz, Fortinet América Latina

Pero no siempre fue así. Antiguamente la tecnología solo se encontraba en las empresas, y en este contexto, solo era considerada como un apoyo para el negocio -es decir, simplemente para hacer algunas cosas más rápido. Ahora las cosas han cambiado. A través de las computadoras vivimos y aprendemos, ellas nos permiten realizar actividades de forma remota, y ese es el motivo por el que las organizaciones quieren convertirse en firmas que aprovechen la tecnología para traer más valor a la organización.

El dinero para este fin (convertir a las organizaciones en empresas de tecnología) se estima que llegó en el 2016 a los 7,8 mil millones de dólares y por ello no es de sorprender que la tecnología ahora acompañe a las decisiones de la compañía y que los encargados de tecnología (CIOs y similares) tengan la misma importancia -o mayor- que los encargados de Marketing o de las líneas de negocio.

"En este contexto, sin embargo, también surgen nuevos peligros. Dado que la tecnología se encuentra en muchos ámbitos de la vida diaria, no es de extrañar que el crimen se haya fijado en ella. Entonces, ahora tenemos que cuidarnos de las llamadas ciberamenazas que pueden tomar la forma de robo de identidad, ciber extorsión, ransomware, phishing y otras ciberamenazas, señaló Hoz.

Ante este escenario de ciberamenazas, el ejecutivo indicó que Fortinet propone Fortinet Security Fabric, un tejido conformado por servicios de inteligencia avanzada contra amenazas, los NOC y SOC de Fortinet, y las API desarrolladas por los socios de la firma, todo lo cual va a cubrir las computadoras, los accesos, las aplicaciones, la nube y la red de los clientes; es decir, una propuesta que cubre todos los puntos de riesgo.

Marcelo Mayorga, director de Ingeniería de Sistemas de la región CaLA de Fortinet.
Marcelo Mayorga, CaLA Fortinet.

Y la forma en que opera esta propuesta fue algo que explicó en mayor profundidad Marcelo Mayorga, director de Ingeniería de Sistemas de la región CaLA de Fortinet.

De acuerdo a Mayorga, los productos de ciberseguridad de siguiente generación -es decir, los que ahora se necesitan- deben de tener algunas características: poder integrarse con los sistemas, compartir información y ser flexibles (que puedan crecer de acuerdo a las necesidades). Además, deben poder ser automatizados ya que el lado contrario, el de los cibercriminales, ya han automatizado sus amenazas.

Y eso es lo que hace Security Fabric.

"Security Fabric es un tejido en el que cada solución que se incorpora está disponible para las otras; es decir, utiliza el concepto de sinergias. Esto permite, por ejemplo, tener políticas consistentes en cualquiera de los entornos (la red, la nube, etcétera) y -gracias a su capacidad de compartir información- ser más efectivos al momento de usar la inteligencia de detección, anotó Mayorga.

"Security Fabric aprovecha la información que todos los componentes tienen para inspeccionar lo que haya que inspeccionar y dejar pasar lo que no debe ser inspeccionado, lo cual beneficia al desempeño del sistema y ayuda a hacer inspección de tráfico SSL sin que esto genere problemas al hardware, añadió el ejecutivo.

Carlo Dávila de IDC.
Carlo Dávila, IDC
El análisis

Por supuesto, un evento no se encuentra completo si el analista de la industria no realiza su exposición. En esta oportunidad se trató de Carlo Dávila de IDC, quien ofreció datos sobre la transformación digital y las tendencias en ciberseguridad.

La primera predicción que lanzó Dávila fue contundente: Para el 2020, el 40% de las top 3000 compañías de América Latina verán a la mayoría de sus negocios depender de su habilidad para crear productos, servicios y experiencias digitalmente mejoradas.

Con esta cifra, Dávila dejó en claro que lo digital será fundamental para la vida de las organizaciones en el futuro cercano. Es más, el analista indicó que la transformación digital "se refiere al enfoque a través del cual las empresas guían cambios en sus modelos de negocios y ecosistemas, integrando competencias digitales.

Y para ello las organizaciones deben de tomar en cuenta que los cambios -la transformación- se van a realizar en cinco áreas dentro de ellas: la transformación en el liderazgo, la transformación de la omniexperiencia, la transformación de la información, la transformación del modelo operativo y la transformación de los trabajadores.

Cada una de estas transformaciones involucra a un alto ejecutivo en particular. La transformación del liderazgo impacta sobre el CEO o CFO, la transformación de la omniexperiencia impacta sobre el CMO, la transformación de la información impacta sobre el CIO o CISO, la transformación del modelo operativo impacta sobre el COO, y la transformación de los trabajadores impacta sobre el CHRO.

Todos ellos tienen algo en común: la mayoría piensa que la tecnología va a ser crítica para su línea de negocio. De hecho, donde más ejecutivos piensan de esta manera es en el caso de los CMO (chief marketing officer), en donde el 75% de ellos están de acuerdo con la afirmación.

Además, el 40% de todos los proyectos de TI se financiaron con presupuestos de las líneas de negocio en el 2016, una cifra que va a subir a 52% para el 2019.

Pero entonces ¿Qué tan avanzados estamos en transformación digital?

IDC afirma que se pueden identificar cinco niveles de madurez en las empresas que van por el camino de la transformación digital. El primero es el de los Digital Resister, el segundo el de los Digital Explorer, el tercero es el de los Digital Player, el cuarto es el de los Digital Transformer, y el quinto es el de los Digital Disrupter.

En base a esta distinción, IDC señala que el 73,5% (casi tres cuartas partes) de las compañías latinoamericanas se encuentra en uno de los tres primeros niveles, siendo solo el 4,7% el que se encuentra en el nivel más alto de Disrupter.

En el caso peruano, los tres primeros niveles están compuestos por el 86,5% de las empresas, siendo el segundo nivel, el de Explorer, el que concentra por sí solo al 48,7% de las compañías, casi la mitad. Solo el 3,1% de las firmas se encuentra en el nivel de Disrupter.