Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Clay Nesler, Johnson Controls

Las TI en los edificios inteligentes

Clay Nesler, vicepresidente global de energía y sostenibilidad de Johnson Controls.

[06/09/2017] Hace unos días estuvo de paso por Lima, Clay Nesler, vicepresidente global de energía y sostenibilidad de Johnson Controls, para participar en la quinta edición del Perú Green Build Expo & International Congress.

Durante el evento se dio unos minutos para conversar con nosotros sobre el uso de las TI en los edificios inteligentes. Ahora que los sensores se encuentran también en los edificios, se puede usar la analítica para mejorar el valor del edificio, pero también hay que tomar en cuenta la ciberseguridad de la estructura.

¿Qué hace que un edificio sea inteligente?

Muchas personas tienen muchas definiciones de lo que es un edificio inteligente, pero podríamos decir que un edificio inteligente es un edificio que tiene un backbone de TI que permite a los sistemas y elementos del edificio intercambiar información entre ellos. Se podría comenzar con simplemente poder monitorear los sistemas comunes como el de seguridad, automatización, etcétera. Eso luego podría pasar a los sistemas especializados, en un hospital sería el sistema clínico, en una escuela puede ser el sistema educativo, en una universidad podría ser los laboratorios.

En general, en diferentes mercados, se pueden integrar diferentes tipos de sistemas para proporcionar valor y lo que vemos es que en muchos casos la integración podría mejorar la eficiencia energética, los edificios pueden proporcionar mejor productividad para aquellos que los operan y en muchos casos pueden proporcionar valor adicional a los que se encuentren en ellos.

¿Solo los edificios nuevos pueden ser inteligentes?

No, creo que muchos edificios pueden ser actualizados y ofrecer estas capacidades. De hecho, no me gusta el término smart buildings o smart cities porque creo que todos los edificios y ciudades pueden ser más inteligentes. Por ejemplo, no creo que uno vaya a una conferencia sobre "niños inteligentes sino a una conferencia sobre "niños más inteligentes porque todos los niños pueden ser más inteligentes, y creo que con los edificios y las ciudades sucede los mismo. Existen muchos niveles de madurez y todos los edificios tienen la oportunidad de ser más inteligente y proporcionar más valor a los propietarios y a los ocupantes.

¿Entonces la inteligencia siempre va a estar relacionada con la actividad central del edificio?

Uno no mide la inteligencia de una persona pesando su cerebro, y uno no debería medir la inteligencia de un edificio simplemente contando el número de nodos de red y el ancho de banda. La inteligencia tiene que ver con los resultados, es decir, los servicios y las funcionalidades que proporciona a aquellos que usan el edificio. Entonces, creo que es importante ir más allá de la infraestructura, lo importante es la aplicación, la integración y los resultados que entrega a las personas en el edificio.

¿Al momento de hacer un edificio inteligente se debe de tomar en cuenta la ciberseguridad?

Absolutamente, y cada vez más. De la misma forma en que un arquitecto y un ingeniero tienen que trabajar juntos en un equipo integrado para entregar un edificio de alto desempeño que sea sostenible y seguro, el mismo tipo de enfoque de equipo es importante al momento de considerar los aspectos de la ciberseguridad. Entonces, toda seguridad es importante hoy y por ello los proveedores de las tecnologías de estos edificios tienen que trabajar juntos para asegurarse de que el edificio sea seguro. Pero a diferencia de un arquitecto que se asegura que el edificio se construya y ahí termina su trabajo, lo diferente de la ciberseguridad es que tienes que evolucionar constantemente y colocar protecciones adicionales y todo tiene que ser mantenido.

Hace 15 años las personas ponían sistemas en los edificios y se olvidaban de ellos; esperaban a que se malograran y los reemplazaban. Con la ciberseguridad todos los sistemas, particularmente aquellos que se encuentran conectados o conectados a la nube o a Internet tienen que ser mantenidos de forma rutinaria y ser actualizados a los más recientes estándares de seguridad.

¿Se usa la analítica en los edificios inteligentes?

Por supuesto. Un ejemplo es el uso de la analítica de video. Existen grandes sistemas de vigilancia de video como el de la ciudad de Londres, con la analítica podemos usar las cámaras para buscar ladrones, analizar el tráfico en una tienda, ver si demasiadas personas están esperando para hacer su checkout o ver si la gente pasa más tiempo viendo ropa de baño que abrigos, y poder convertir toda esta información que permita al retail optimizar la disposición de la tienda y probablemente incrementan los ingresos.

Por otro lado, cuando hablamos de aprendizaje de máquina e inteligencia artificial, una de las aplicaciones más sofisticadas es la de la Universidad de Stanford en donde se controla las instalaciones de una central de energía para proporcionar agua caliente y fría para calentar o refrescar todo el campus de la universidad. Existe un sistema sofisticado que predice el uso de la energía de todo el campo con 10 días de anticipación, toma en cuenta el clima para poder estimar si se va a necesitar calefacción o aire acondicionado, estima el precio de la electricidad de la compañía eléctrica y lo que hace es determinar cuánta agua caliente o fría almacenar y cuándo usarla para reducir los costos. Esto mejora la sostenibilidad del campus.

¿Y se requiere de un centro de datos propio?

Usan la nube. Cada vez más de estas aplicaciones se hacen en la nube. Entonces, los datos son recolectados de los sensores dentro del edificio, van a un lago de datos y luego se procesan, y luego las personas tienen acceso remoto a esa información.