Llegamos a ustedes gracias a:



Primer contacto

Medición de software y calidad de proyectos

Enfoque con el que Fatto se desarrolla en Perú

[03/10/2017] Días atrás conversamos con Guilherme Siqueira Simoes, socio de Fatto, empresa brasileña dedicada a las estimaciones, medición y requisitos de software, que ya tiene unos años de presencia en el país.

Con el ejecutivo hablamos sobre la forma en que evolucionó su firma y el proceso de internacionalización que la ha llevado a países vecinos en los que detectó que "los problemas son los mismos, solo que cambian de idioma, refiriéndose a las similitudes en las idiosincrasias y las problemáticas que tienen que afrontar las firmas latinoamericanas.

¿Cuáles son los orígenes de la compañía?

Fatto fue creada en 1998 como una empresa de desarrollo de software, y trabajamos desarrollando software para algunos clientes, tanto del gobierno como del sector privado. En el 2001 decidimos cambiar el enfoque de la empresa. Decidimos enfocar la empresa en los servicios de medición y estimación de software; es decir, trabajar con servicios de consultoría y formación.

En esta época había una motivación para esto, porque en ese tiempo el gobierno brasileño estaba cambiando su modelo de contratación de servicios de desarrollo, en lugar de pagar a los proveedores por hora-hombre de trabajo, se empezó a utilizar una métrica llamada "punto función y la demanda por el mercado para ese tema creció, y había pocas personas con la competencia y experiencia sobre ese tema.

Nosotros ya teníamos conocimientos, experiencia y certificaciones en esa técnica, pero solo la utilizábamos internamente. Entonces vimos una oportunidad de mercado, trabajar en un enfoque más específico y con el diferencial de que se trataba de una competencia que casi no existía en el mercado.

¿Con este cambio crecieron?

La empresa originalmente tenía una actuación regional, en Brasil, y empezamos a trabajar a nivel nacional. La empresa comenzó a tener presencia en los principales mercados de desarrollo de software en Brasil como Sao Paula, Río, Brasilia, Bello Horizonte, y ese tema del punto función siguió creciendo en Brasil, tanto en el sector gobierno como también en el sector privado. Eso ayudó a que la empresa consiguiese una presencia a nivel nacional, y a lo largo del tiempo percibimos que la oportunidad no estaba solo en trabajar con la técnica de punto función, hay una demanda en el mercado de desarrollo por una mejor planificación de sus proyectos y métodos para controlar mejor los proyectos.

Entonces, ampliamos nuestra actuación para hablar de medición de software. Empezamos con el enfoque en punto función y después ampliamos para abarcar todo lo que es relativo a la medición del proceso de desarrollo y el tema de la estimación de proyectos, ya que uno de los principales intereses que motivan a una empresa a buscar una técnica como los puntos función es estimar proyectos; y la técnica permite medir el alcance, y basado en el tamaño del alcance de un proyecto se puede utilizar ese tamaño para estimar costos, plazos, equipos del proyecto.

Un poco después percibimos que una gran dificultad en las empresas para aplicar alguna técnica de medición -en específico la técnica de puntos función-, era que los proyectos -por lo general- tienen problemas de calidad de la definición de su alcance. Los requerimientos, por lo general, no tienen una buena calidad y esto motivó que se soliciten maneras de ayudarles a definir el alcance de sus proyectos. Entonces, también fue un tema que pasamos a abarcar en nuestros servicios.

¿Cómo realizaron su expansión hacia el exterior?

En el 2012, la empresa ya estaba consolidada en Brasil, tenía una referencia nacional y percibimos que el know how que teníamos aquí también podría ser útil en otros mercados. Entonces, tomamos la decisión estratégica de buscar una presencia en el mercado externo y priorizamos los países latinoamericanos hispanohablantes, que percibimos que son mercados con una cultura y problemas muy similares a los que encontramos en Brasil. Y la verdad, los problemas son los mismos, solo que cambian de idioma.

Hoy la empresa tiene servicios y clientes en México, Colombia, Perú, Uruguay, España, Ecuador, y seguimos aumentando nuestra presencia en el mercado externo. Y esto por estrategia, el mercado de Brasil se encuentra en crisis, y tener un negocio que no dependa del mercado interno es una manera de ser menos débil con respecto a las oscilaciones del mercado brasileño. El mercado externo complementa una parte de lo que el mercado interno tiene, y lo mismo en el sentido contrario.

¿Cuándo llegaron al Perú?

Hicimos algunos servicios para clientes del Perú en el 2014, aproximadamente.

¿Llegan con todas sus líneas de negocio?

Vemos el mercado para saber si hay algún interés especial por alguno de nuestros servicios y priorizamos lo que es más demandado por el mercado. Por ejemplo, cuando llegamos al Perú trabajamos con el tema de requerimientos, no fue nada relacionado a puntos función. Y México tiene una estandarización del gobierno que define que la métrica que se debe utilizar en los proyectos de software del gobierno es una técnica de medición llamada Cosmic, entonces es lo que priorizamos en nuestros servicios. Pero en general, buscamos difundir los servicios de manera completa.

¿Se han especializado en gobiernos?

Trabajamos tanto con el mercado privado como con el gobierno, solo que tenemos una experiencia grande con el sector de gobierno porque es el mercado donde más somos demandados en Brasil hasta hoy, para apoyar la definición de un modelo de contratación, de servicios de desarrollo, formar a las personas, aplicar correctamente un modelo, hacer mentorías, y trabajos similares.

Pero también hay empresas del mercado privado donde actuamos con servicios de consultoría e información. Por ejemplo, aquí en Brasil, el segundo mayor banco privado, Bradesco, es nuestro cliente. Ellos tienen un área de medición de sus servicios de desarrollo, entonces apoyamos a esta área con consultorías específicas en proyectos para solucionar problemas específicos del cliente.

¿Se dirigen básicamente a empresas grandes?

Sí, nuestros clientes son las empresas que contratan servicios de desarrollo o desarrollan software. El gobierno, por lo general, prefiere contratar servicios de esa naturaleza. Las empresas grandes privadas tampoco desarrollan internamente, prefieren contratar externamente. También hay empresas que tienen parte de su desarrollo con un equipo interno y parte de manera externa.

Nuestros servicios ayudan a los clientes a planificar y controlar mejor los proyectos de software. Lo que buscamos es ayudar al cliente para que tenga visibilidad de cómo sus proyectos de desarrollo están funcionando, dónde están los problemas, cómo cuantificar esos problemas y qué se puede hacer para mejorar el proceso.