Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Practia: La transformación digital debe ser total

Adrian Fiz, CEO regional de Practia.

[17/10/2017] La transformación digital es el tema del cual todos hablan; sin embargo, es usual encontrar diferentes conceptos. Para algunos la transformación tiene que ver con la creación de nuevos productos, para otros es más bien un tema de cambio en los procesos internos de la compañía, acompañados generalmente con propuestas de crear fábricas de software al interior de las empresas que trabajen en base al modelo ágil de creación de código. En realidad, todos tienen razón.

La transformación digital es un proceso que abarca todo lo antes mencionado y eso fue precisamente lo que escuchamos a Adrian Fiz, CEO regional de Practia, quien ofreció una conferencia en la que además de presentar a su firma, explicó cuál es la visión que tiene su organización con respecto a la transformación digital.

La innovación

Ciertamente cuando escuchamos hablar de innovación tecnológica saltan a nuestra mente muchos nombres como Big Data, Blockchain, Redes Neuronales, Realidad Aumentada, Chatbots, y otros similares que han ganado los titulares de muchas noticias.

Sin embargo, Fiz sostuvo que él prefiere pensar en la innovación como un proceso que tiene tres elementos fundamentales: La densidad digital, la automatización y la inteligencia no biológica.

El primero de los elementos fue una sorpresa para prácticamente todos los presentes en la exposición; era un concepto que no conocíamos. Sin embargo, es fácil de entender. La densidad digital es un concepto creado por la escuela de negocios IESE que consta de dos factores. El primero es la cantidad de cosas reales que se encuentran representadas en el mundo digital. El segundo es la forma en que esas representaciones digitales se conectan entre sí.

La densidad digital creció inicialmente en los años 80 cuando las empresas comienzan a tener densidad gracias a la cantidad de procesos internos que comenzaron a digitalizar entonces. Un ejemplo de esto son las planillas electrónicas. Hacia finales de la primera década del presente siglo se produjo una segunda explosión de la densidad digital, esta vez en el lado de las personas. Ahora el agente que ocasionó la explosión fue el cada vez mayor acceso a los teléfonos inteligentes.

En la actualidad, se puede decir que se está produciendo un tercer tipo de crecimiento, debido a que ahora las cosas comienzan a tener densidad digital, algo que ocurre con la Internet de las cosas.

Practia añade un tercer factor a los dos propuestos por el ISESE. La empresa señala que no solo las cosas reales representadas digitalmente incrementan la densidad; sino que también lo hacen las cosas que han nacido ya como entes digitales. Un ejemplo de esto son las criptomonedas.

Otro de los elementos que componen la innovación tecnológica desde la perspectiva de Practia es la inteligencia no biológica.

Fiz indicó que los inicios del crecimiento de esta inteligencia se pueden encontrar en la vieja y conocida Ley de Moore, pero que el fin de este desarrollo se puede encontrar en el concepto de la Singularidad.

Como se sabe, la Ley de Moore establece que cada 18 meses el poder de cómputo se incrementará, porque se podrá duplicar la cantidad de transistores en un microprocesador. Mientras tanto, el concepto de Singularidad es más complejo, y hasta temible. De acuerdo con el concepto, la inteligencia artificial podría evolucionar tanto que llegará un momento en el que superará a la inteligencia humana y será capaz de quedar fuera del control de las personas.

El camino hacia la singularidad parece ir desarrollándose conforme a lo estimado. De acuerdo con un estimado realizado a inicios de esta década, estamos en la actualidad cerca de producir máquinas que tengan la inteligencia aproximada de un ratón. Para dentro de unos seis años podremos tener máquinas con una capacidad que superarían la inteligencia humana, y para el año 2045 tendríamos máquinas que podrían superar la inteligencia de toda la humanidad. De ahí la singularidad estaría a unos cuantos años más.

¿Es peligroso este camino? Fiz sostuvo que hace poco Facebook desconectó dos bots que fueron creados por la empresa, porque comenzaron a comunicarse entre ellos en un lenguaje desconocido para los seres humanos.

Finalmente, un tercer elemento es el de la automatización. Y en este campo es ya muy conocido los casos de los robots que se encuentran en las fábricas de automóviles, y la propia automatización que logra que los automóviles se puedan conducir solos.

Las 3 Vs del valor

¿Cómo impactan todos estos cambios en las organizaciones? La respuesta de Fiz se formó en base al modelo de las 3 Vs del valor de Nirmalya Kumar. Fiz sostuvo que la propuesta de valor clásica, la de Michael Porter, ya no puede utilizarse para explicar las propuestas de valor de las nuevas compañías. Ella se basaba en conceptos como logística, operaciones, servicio, marketing, ventas y demás.

Ahora el modelo de Kumar más bien se concentra en tres valores: Value Proposition, Value Customer y Value Network.

La propuesta de valor (value proposition) es ahora disruptiva; es decir, puede hacer que una compañía ingrese a un campo en el que nunca estuvo antes y cree un negocio a partir de crear una plataforma para clientes y otros negocios.

El ejemplo es la marca Under Armor, la cual inicialmente se dedicaba a confeccionar ropa deportiva pero que ahora, a través de una aplicación de fitness, ha conseguido 168 millones de usuarios a los que tiene acceso y a los que concede acceso a otras marcas; es decir, ahora el negocio es conformar o ser parte de este tipo de plataformas o ecosistemas.

"Si la empresa mediana o grande no participa o genera en una plataforma, o va a desaparecer o perderá oportunidades de negocio muy grandes, afirmó Fiz.

El value customer tiene que ver obviamente con la experiencia del cliente. Ahora lo que se busca es entender el journey del cliente para poder ofrecerle una experiencia wow, tal y como lo hace, por ejemplo, Amazon con su Amazon Dash, un dispositivo pequeño con el que el cliente puede decirle a la compañía qué le hace falta en su refrigerador para que la empresa se lo lleve a su casa.

Finalmente, el value network son todas las actividades que tienen que ver con los procesos del negocio, y por ello la columna vertebral de este factor. De acuerdo con Fiz, es la RPA; es decir, la automatización de los procesos mediante robots. A ello también se puede añadir el process mining con uso de inteligencia artificial para analizar los procesos y así poder añadir valor.

El camino

Al final, Fiz indicó que las empresas tienen que ser bimodales; es decir, una parte de ellas puede dedicarse a lo que siempre han hecho, mientras una sección separada debe dedicarse a analizar todas las innovaciones que puedan beneficiar a la compañía. Por supuesto, para ello es fundamental cambiar la cultura de la organización y tener en la alta dirección personas dispuestas a defender esta forma bimodal de trabajar.

Ya hablando sobre lo que Practia tiene para ayudar a las empresas en este camino, Fiz indicó que su firma ofrece smartBMA, con la cual diseñan, implementan y operan soluciones digitales que impulsan nuevos y mejores modelos de negocio, de relacionamiento con clientes y eficiencia operativa.

Con smartTIC, señaló el ejecutivo, aseguran el éxito y la eficiencia de las áreas de tecnología de sus clientes, además de la implantación exitosa de los proyectos de transformación. Además, con smartBPO, tercerizan áreas operativas del negocio asegurando la eficiencia a través de la incorporación de buenas prácticas y tecnologías disruptivas.