Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

María Clara Choucair, CEO y fundadora de Choucair Testing

La transformación digital: El cambio que tenemos que adoptar

María Clara Choucair, CEO y fundadora de Choucair Testing.

[31/10/2017]Mucho se ha hablado de la transformación digital, y en varias ocasiones se ha reducido a desplegar cierta tecnología. Sin embargo, cada vez son más las personas y organizaciones que tienen un concepto más amplio de este fenómeno.

Una de esas personas es María Clara Choucair, CEO y fundadora de Choucair Testing, una empresa que como su nombre indica, se encuentra muy ligada a la industria del software. No así su visión de la transformación digital. Para Choucair, más bien, la transformación es un fenómeno más amplio que tiene que ser adoptado integralmente. Sobre esta visión conversamos en una reciente visita que realizó a Lima.

¿Cuál es el concepto que tiene de la transformación digital?

Creo que todo lo que está pasando con las nuevas tecnologías, no solo en las empresas sino también a nivel cultural y social, va a generar grandes cambios que apenas estamos viendo. Por ejemplo, uno como persona rápidamente puede unirse a una agrupación para luchar contra algo que te parezca injusto, es decir, va a cambiar como ciudadano mi posición ante el mundo.

Estos dispositivos [los teléfonos inteligentes] le dan un gran poder al ciudadano, y por eso parte de las revoluciones que ha habido últimamente, para mi entender, han sido por causa de las redes sociales que empoderan a la gente.

Además, la tecnología nos ha dado conocimientos en otras áreas como la bilogía, producción, medicina, ingeniería, etcétera, y ello ha generado más información y más cosas por hacer. Esto es lo que se llama la cuarta revolución.

Y también va a afectar a los gobiernos, con las llamadas criptomonedas, con las nuevas relaciones hacia el Estado, y lo que vemos es que demora mucho en actuar, porque en ocasiones no comprende estos fenómenos. Por ejemplo, en el caso de las criptomonedas, el Estado no puede dominar ese campo porque la criptomoneda es anónima; de hecho, cuestiona la base de las monedas de los países, de los impuestos y del accionar como Estado.

Entonces, la digitalización no es un tema de un aplicativo o de algunas cosas que estén pasando, trata de cómo la tecnología está cambiando radicalmente la forma en que actuamos como personas, como ciudadanos, como Estados y como empresas. Esto es algo muy grande porque está forzando un cambio violento y unas preguntas violentas a todo nivel.

Cuando las empresas dicen que se están transformando digitalmente, ¿qué es lo que buscan?

Para mí, poner en un software lo mismo que estás haciendo hoy en tu empresa no es transformación digital, es sistematización, algo que hemos hecho toda la vida. Para mí es tener la oportunidad de utilizar herramientas dentro de la compañía para cambiar la forma en que compramos, vendemos, hacemos los procesos; y hacerlo de maneras radicalmente distintas. Por ejemplo, en el tema de las API, se trata de poner servicios y usar la analítica de datos para poder usarlos. Entonces, se trata de usar las herramientas que todos hemos escuchado, pero con el fin de realizar un cambio radical en la forma en que hacemos las cosas.

Si simplemente pones una página web sigues haciendo lo mismo de antes, para mí eso es dar un paso hacia la transformación; pero la verdadera transformación se da cuando transformo el negocio, hacia el interior y hacia el exterior, para monetizar de una manera distinta.

¿Y cuando se habla de transformar a la empresa en prácticamente una fábrica de software?

Si eso sirve para producir más barato o mejor o de una manera distinta, sí se podría decir que sí. Por ejemplo, si una empresa usa un algoritmo para hacer algo de forma remota o poniéndolo en un robot junto con inteligencia artificial, se podría decir que sí. Pero si al final sigues haciendo lo mismo no estás transformando.

¿Estamos abiertos a esta transformación culturalmente hablando?

Creo que todo el mundo recién está aprendiendo a utilizar correctamente todo esto. Creo que en América Latina debemos adoptar este modelo, de hacer las cosas de forma distinta; es decir, cómo usar los algoritmos, cómo usar la IoT para las ciudades, etcétera; eso nos falta hacer, adoptar la tecnología y conocer qué está pasando en el mundo, qué se está haciendo en otras partes. Por ejemplo, si en el sistema de agua se avería una tubería y se detecta, el sistema podría cerrar el sistema. Creo que eso nos falta, adoptar estas tecnologías.

¿La Internet de las cosas no abre un campo mayor de peligro?

Sí, pero trae un campo mayor de oportunidades. Uno tiene que sopesar lo que quiere. Por supuesto, hay preguntas por resolver, en los temas de confidencialidad y de datos personales, de la privacidad del individuo. Y las empresas deben tener cuidado de la forma en que se relacionan con el mundo.

Recuerdo un caso de una muñeca que se podía comunicar con Internet, y la tuvieron que retirar del mercado porque grababa todas las comunicaciones de la casa y las personas detectaron esto. Entonces, la IoT trae peligros para las personas y para las empresas, puede que haya más complejidad en los peligros que haya que asumir, pero igual hay muchos peligros que ya vemos hoy inclusive con plataformas estándar actuales.

Hay que prepararse más que temerle, y sopesar las ventajas para el negocio.