Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Gartner identificas las 10 claves para afrontar la transformación digital

[03/11/2017] La consultora ha identificado las diez mejores formas de financiar el cambio hacia un negocio completamente digital, abordando la necesaria transformación de las empresas. Según la encuesta CEO de Gartner del 2017, el 42% de los directivos están adoptando un enfoque digital de su negocio para el cambio empresarial, o bien, llevando la tecnología digital al núcleo de su modelo empresarial. Para poder financiar estas iniciativas, los CEO destacan que la mayor parte del dinero proviene de la autofinanciación, en lugar de recurrir a los presupuestos existentes, ya que ven la inversión como una medida para obtener ingresos en lugar de ahorrar costes.

"Según nuestras cifras, la gestión de TI convencional funciona principalmente sobre la base del uso de presupuestos operativos, señaló Andy Rowsell-Jones, vicepresidente y analista distinguido de Gartner. "Dentro de un plazo estimado de dos años, el costo aumentado en capital podría encarecer las inversiones estratégicas, jugando a la captura digital, puntualizó Rowsell-Jones.

Así, las diez mejores maneras de financiar el cambio a los negocios digitales, según Gartner, pasa por tener en cuenta los siguientes puntos:

Autofinanciación - los ingresos digitales pagan: Esto solo funcionará para proyectos a corto plazo con el fin de obtener retornos de inversión inmediatos, como puedan ser campañas de marketing digital u otros productos digitales que eleven los precios. Este enfoque necesita una clara atribución de ingresos y es bueno para un crecimiento continuo e incremental, pero no funcionará para un cambio disruptivo en el mercado.

Dentro de los presupuestos existentes: Puede funcionar para cambios de negocios digitales relativamente superficiales en dos o tres años, si los presupuestos son saludables. Tampoco es bueno para una transformación rápida, ya que podría afectar al negocio existente.

Inversión desde reservas: Las reservas forman parte de las ganancias reservadas para la reinversión interna con el fin de ayudar al negocio en momentos difíciles, que pueden afectar a la interrupción digital o a la pérdida de competitividad en el mercado. Si las reservas son saludables, podría acelerar la transformación digital con bajo impacto financiero en las operaciones actuales.

Aumentar los presupuestos relevantes: Esta opción requiere una comprensión muy clara de cómo el crecimiento del negocio digital reemplazará la desaceleración del patrimonio del negocio. Es útil si el negocio digital es reconocible y se puede entregar en la misma estructura corporativa a la misma base de clientes, pero no es apropiado para situaciones de reinvención radical de la industria.

Aumentar los presupuestos y recortar los beneficios: Relevante para cambios estratégicos profundos y multianuales, que requieren una explicación clara y cuidadosa para los inversores. Puede ser más fácil si un competidor disruptivo hace que la transformación sea más obvia para todos, o que empresas privadas o familiares con horizontes de planificación a largo plazo convenzan.

Nuevos bonos o capital social de inversores: Si la transformación digital requiere de una inversión multianual, puede ser necesario aumentar el capital. Las empresas más pequeñas con tasas de crecimiento más rápidas pueden aumentar el capital social de los inversores al emitir más acciones. Las compañías ya con más solera y con una reputación sólida, pueden aumentar el capital de deuda mediante la emisión de más bonos corporativos.

Pedir prestado capital: El capital de los préstamos suele ser a corto plazo, y ayuda a cerrar las brechas que surgen de la transformación digital. Por lo general, solo está disponible para situaciones de riesgo medibles, en lugar de para acciones emprendedoras especulativas o situaciones de reinvención de la industria.

Entradas fuera del balance: Otra opción es colocar todo o parte del nuevo producto digital, servicio o actividad, en un compartimento de la compañía separado con los inversores, beneficiando a los experimentos "arriesgados" o "inusuales". Esto es útil para "cultivar" ecosistemas digitales y startups trabajando con incubadoras.

Desinversiones: Una estrategia puede pasar por vender unidades de negocios heredadas a compradores que estén contentos de ejecutarlas en años de decadencia. Los ingresos asociados a capital de las desinversiones se pueden utilizar para ayudar a financiar las nuevas empresas digitales en crecimiento y ganar nuevas fuentes de ingresos.

Disposición de activos: Algunos activos que fueron útiles en el pasado, pero tienen menos relevancia en negocios digitales, pueden tener un valor de mercado para otros. Hacer funcionar los activos físicos antiguos para pagar el crecimiento digital puede funcionar allí donde está en juego la "desmaterialización".