Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

La irrupción del lugar de trabajo móvil

Por: Lorenzo Fuentes, gerente de Soluciones de Tecnologías de Adexus

[07/11/2017] La forma de trabajar está cambiando. Solo en la ciudad de Santiago, el 39% de la población demora más de 60 minutos para llegar hasta su lugar de trabajo; esto mismo ocurre en las grandes ciudades del mundo donde el crecimiento poblacional y del parque automotriz no está asociado a las mejoras viales necesarias.

Esto, sumado a la necesidad de contar con seguridad, flexibilidad, movilidad y colaboración social efectiva para acceder al entorno de trabajo y a la Información, ha empujado a que en los últimos años el cambio hacia un lugar de trabajo digital o digital workplace se haya acelerado como no nos hubiésemos imaginado.

Actualmente existe un alto costo de administración por los recursos tecnológicos asignados a los usuarios en los puestos de trabajo clásicos estacionarios. El acceso a los recursos y la información, foco principal del negocio, generalmente es accesible bajo ciertas restricciones y desde plataformas específicas, por lo cual nos encontramos frente a un escenario con limitaciones, que impacta tanto en los tiempos de respuesta a nivel interno como hacia los clientes.

Por lo mismo, los nuevos modelos de negocio se definen como "móviles, donde se necesita gestionar e integrar las áreas digitales del negocio que involucren una mejora en la seguridad para este entorno digitalizado.

Digital workplace permite a las organizaciones migrar desde una estructura clásica, donde el factor principal es el colaborador estacionario que consume los recursos TI, a una forma de trabajo centrado en favorecer la autonomía, el aprendizaje y la colaboración efectiva, lo que se traduce en un aumento de la productividad del negocio.

Para que el lugar de trabajo digital resulte exitoso, es importante disponer de la movilidad necesaria que permita el acceso remoto desde cualquier lugar que cuente con Internet, así como la accesibilidad segura de los recursos organizacionales, utilizando entornos Multi-Dispositivo para la comunicación (laptop, smartphone, tableta), con lo cual la información estará "siempre disponible, incorporando agilidad e inteligencia a los procesos y servicios de negocios.

Sin duda, el trabajo digital es una estrategia de negocio que ya están introduciendo empresas de diversos rubros. Ellas han entendido que a medida que el lugar de trabajo se vuelve digital, la experiencia de los empleados se transforma en una que promueve la eficiencia, el crecimiento y la innovación. De acuerdo a un estudio efectuado por Delloitte, aquellas organizaciones que cuentan con fuertes redes sociales en línea son 7% más productivas en comparación con las que no las tienen.

Actualmente los líderes empresariales a nivel mundial prefieren contratar profesionales que puedan tener autonomía sobre su trabajo por considerarlos más eficientes y proactivos.

Junto con esto, los colaboradores hoy buscan lugares de trabajo donde el uso de tecnología y el acceso a los servicios de Internet, al menos, igualen a los del hogar. Especialmente los millennials prefieren aquellos lugares donde la movilidad y la colaboración estén resueltos.

Además, se inclinan por empresas donde el teletrabajo sea una alternativa, incluso, aceptando remuneraciones un poco menores. De acuerdo a Deloitte, el 64% de los empleados elegiría un trabajo que paga menos si pudieran trabajar fuera de la oficina.

En este sentido, no podemos perder de vista que los millennials representarán, hacia el año 2025, el 75% de la mano de obra, generación que espera un cambio en la cultura corporativa. La mayoría de los trabajadores a nivel mundial considera que las culturas innovadoras recaen en los líderes quienes deben apoyar con tecnologías necesarias para asegurar el éxito. Por lo tanto, la transformación digital también pasa por un nuevo empleado digital, que plantea nuevos retos a las empresas, que sin duda irán creciendo en complejidad y tamaño, a medida que pasen los años.