Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

10 advertencias importantes para su migración a Windows 10

[01/12/2017] A un par de años de la fecha de finalización del servicio de Windows 7 (14 de enero del 2020), muchas compañías enfrentan la alternativa de Hobson: Es Win10 o nada. Para aquellos que no desean o no pueden salir de Windows, el camino que les espera está claro. A no ser que ocurra un cambio en las intenciones declaradas por Microsoft, o que aparezca una enorme bolsa de monedas para financiar un acuerdo privado para la ampliación de su soporte, Windows 10 se asoma en su futuro.

Ya sea que adopte el cambio o no le guste, existen varias observaciones y preguntas difíciles cuyo desconocimiento lo ponen en riesgo. Hablando en nombre de aquellos que hemos estado trabajando duro en Win10 y hemos escrito sobre éste por años, les presento una serie de advertencias sobre la migración a Win10 que emergen rápidamente a la superficie.

1. Se está inscribiendo en un camino sin fin de actualizaciones de Windows 10

A diferencia de las versiones de Windows a las que está acostumbrado -donde las grandes actualizaciones ocurren aproximadamente cada cinco años-, Win10 se encuentra atado a un ciclo de actualización cada seis meses. Muchas de esas actualizaciones no tendrán muchos elementos que le sean importantes a usted o a sus clientes, pero se encuentra dentro de ese camino rutina le guste o no.

En muy poco tiempo, nuevas versiones de Windows 10 (que han aparecido esporádicamente en el pasado) van, de aquí en adelante, a aparecer cada seis meses, en marzo y setiembre. Aunque aún no hemos atravesado un ciclo completo de seis meses, y la terminología cambió hace tan solo un mes, Microsoft parece tener la intención de sincronizar despliegues de Windows, Windows Server y Office 365, todos en marcha coordinada.

Podría haber escuchado términos como "Current Branch for Business and "Windows Update for Business, pero estos ya no aplican. Ahora tenemos un "Semi-Anual Channel y sus variantes. Se espera que las organizaciones ejecuten programas piloto y empiecen un despliegue amplio de una nueva versión basada en los resultados de aquellos programas (captura de pantalla). Microsoft ya no proveerá una señal clara que indique seguir adelante mediante la designación "for Business.

No tenemos mucha experiencia con este nuevo enfoque, pues solo lo hemos visto en acción una vez, el 27 de julio del 2017, cuando Microsoft anunció simultáneamente la finalización de su designación "Current Branch for Business, y declaró que la Windows 10 Fall Creators Update está"completamente disponible para todos nuestros clientes. No está claro cómo Microsoft va a señalizar su aprobación en el futuro, pero está claro que su organización tendrá que evaluar nuevas versiones sin una señal de "esto está listo por parte de Microsoft.

2. El Long Term Servicing Channel le brinda algo de alivio

Si la nueva versión que llega cada dos años le provoca mareos, existe algo de consuelo en una versión separada de Win10 llamada "Long Term Servicing Channel o LTSC (antes Long Term Servicing Branch). Microsoft ha prometido que las máquinas que operen la versión LTSC de Win10 recibirán actualizaciones de seguridad por diez años, pero nada de cambios en las funciones.

Actualmente, existen dos versiones de LTSC de Win10: La versión 2015 Enterprise LTSC basada en la versión "RTM original de Windows 10, comúnmente llamada versión 1507; y la versión 2016 Enterprise LTSC basada en la versión 1607, Anniversary Update. Microsoft prevé que aparecerán nuevas versiones de LTSC "cada dos o tres años; en el 2019 se espera la llegada de la próxima versión.

Las versiones LTSC de Win10 están disponibles únicamente por medio de Software Assurance, y solo para Win10 Enterprise. Puede que algunas de sus máquinas estén relegadas al LTSC, pero tenga cuidado con el hecho de que Microsoft recomienda que sean usadas en ambientes muy estáticos.

El Long-term Servicing Channel no está pensado para ser desplegado en la mayoría o en todas las PC de una organización; debería utilizarse solo en los dispositivos de propósito especial. Como guía general, una PC con Microsoft Office instalado es un dispositivo de propósito general, típicamente usado por un trabajador de la información, por lo que es más apropiada para el canal de servicio Semi-Annual.

También recuerde que, hasta la fecha, las versiones LTSC de Win10 Enterprise no cuentan con Edge o Cortana, tampoco incluyen las aplicaciones estándar de la Tienda: Correo, Calendario, OneNote, El tiempo, Deportes, Dinero, Fotos, Cámara, Música y Reloj.

3. Los problemas de compatibilidad de las aplicaciones deberían estar mejorando

Microsoft afirma que hacer un upgrade de sus programas de línea de negocio (LOB) a Windows 10 desde versiones anteriores de Windows debería ser mucho más sencillo que cualquier otro upgrade de cualquier versión previa.

La mayoría de las aplicaciones de escritorio compatibles con Windows 7 serán compatibles con Windows 10 directamente. Windows 10 logró ese alto nivel de compatibilidad porque los cambios en las interfaces Win32 de programación de aplicaciones existentes fueron mínimos. En combinación con la retroalimentación valiosa por medio del Windows Insider Program y los datos de telemetría, este nivel de compatibilidad puede mantenerse en cada actualización de funciones. En lo que respecta a las páginas web, Windows 10 incluye Internet Explorer 11 y modalidades de compatibilidad para páginas web anteriores. Por último, las aplicaciones UWP siguen una historia de compatibilidad similar a las aplicaciones de escritorio, así que la mayoría de ellas serán compatibles con Windows 10.

En mi experiencia, muchos programas tradicionales LOB de Win32 ingresan a través de un upgrade de Win7 a Win10 relativamente ilesos -aunque, particularmente, tiene que prestar atención a los cambios en .NET, y el Internet Explorer Compatibility View podría salvarle la vida. Cuando se trata de hacer upgrade a las aplicaciones de Win 8.1 UWP a Win10, la cosa se complica.

Si no está seguro si es que una aplicación externa se encuentra operando con Win10 y qué cambios se podrían esperar en la versión, Microsoft tiene una lista exhaustiva en el sitio web Ready for Windows.

Por supuesto, el problema es que tiene que volver a evaluar y a poner a prueba sus programas cada seis meses (o cada 12 o 18 meses, si es que decide saltarse una o dos versiones). Eso es una buena razón para tener un régimen automatizado de prueba de aplicaciones.

4. Automatice las actualizaciones tanto como le sea posible

De hecho, el proceso completo de poner a prueba las versiones de los upgrades -el propio Windows, los programas como Office, controladores y aplicaciones de LOB- pide a gritos una automatización. Michael Niehaus -que se ha convertido en la cara de Windows as a Service de Microsoft- recomienda que vea este proceso en tres pasos:

El ciclo sin fin de seis meses que recomienda Niehaus funciona así:

  • Planee y Prepare: Ejecute los builds beta de Insider en las máquinas de prueba.
  • Despliegue dirigido: Cuando se lance la nueva versión, despliéguela en el 10% de sus máquinas para ver si existe algún problema.
  • Despliegue ampliamente: "Para algunas organizaciones, el despliegue amplio puede empezar rápidamente; para otras puede tomar más tiempo. Depende de cada organización determinar cuándo realizar la transición.

Es importante ser consciente que los tres pasos se sobreponen: Si va a permanecer en el cronograma de seis meses, debe estar en la etapa de Planear y Preparar al mismo tiempo que en la etapa de Despliegue Amplio, particularmente si son necesarios cuatro meses para deshacerse de las fallas.

Si eso le suena como un trabajo de tiempo completo, probablemente esté en lo cierto. En una organización más grande, planear y pasar a las nuevas versiones de Windows cada seis meses podría garantizarle la necesidad de tener un personal numeroso. Ciertamente requerirá de recursos de hardware y de software.

David das Neves, ingeniero de Microsoft Alemania, ha desarrollado un procedimiento detallado para desglosar los pasos y automatizar algunos de los procesos. En el centro de su infraestructura de despliegue ideal: System Center Configuration Manager (SCCM). Su descripción es extensa y compleja, pero las organizaciones más grandes podrían ahorrar tiempo y recursos si es que logran instalar el mecanismo.

5. Planee en base a las consecuencias

Sin importar qué hace cuando despliega una nueva versión de Windows, tendrá consecuencias. Algunas de éstas serán triviales, pero muchas tendrán que ver con "fortalecer la memoria y el reentrenamiento. El paso inicial desde Win7 a Win10 será doloroso, frecuentemente para sus usuarios (¡y el personal!) con mayor experiencia.

Puede reducir algunas de las preocupaciones con respecto al entrenamiento cambiando la forma en que Win10 funciona, para alinear el menú Inicio más cercanamente con el menú de Inicio de Win7. Dos herramientas externas han atraído muchas alabanzas: Start10 y Classic Shell. No silenciará a sus críticos internos más severos, pero cualquiera de éstas le ayudará a cerrar la brecha.

6. Las licencias se complican

Windows 10 trae nuevos giros al arte misterioso de las licencias de Windows. Sin duda está familiarizado con el viejo mundo. Edición Empresarial (y Académica), Licencia de Volumen, Software Assurance. En el nuevo mundo, le toca trabajar con E3 (apenas análogo con Software Assurance), E5 (incluye Protección Avanzada contra Amenazas) y muchas variaciones en esos temas. Y después está Azure.

Puede rentar E3 y E5 de Win10 con una Licencia de Volumen de Microsoft, o de Cloud Solution Providers. Además, puede rentar el paquete de E3 o E5 Secure Productive Enterprise de Win10, que incluye Office 365 y Enterprise Mobility + Security. Si actualmente tiene licencia para Win7 (o 8.1) y salta hacia el nivel de Secure Productive Enterprise, sus máquinas más antiguas pueden recibir un upgrade gratuito a Win10.

Mientras sigue mareándose, ahora podrá rentar E3 con Azure Active Directory y otros soportes de nube a través del programa Windows 10 Enterprise E3 en CSP por siete dólares mensuales por usuario. Puede rentar E5 de manera similar, pero el Cloud Solution Providers pone el precio. Ambas opciones le permiten operar Win10 Enterprise en hasta cinco dispositivos por usuario, pero las reglas para administrar esos dispositivos son complejas.

Las licencias son un campo minado. Es mejor consultarle a un experto.

7. La seguridad es mejor en Win10, pero necesita personas que puedan administrarla

Para muchas personas, la razón No.1 -probablemente la única razón- para mudarse a Windows 10 es su nivel mejorado de seguridad empresarial. Existe bastante mérito en esa afirmación. Microsoft siempre alega que su versión de Windows más reciente es "la más segura hasta ahora. Aunque con Win10 las defensas ciertamente se han intensificado.

Esto se debe a que la naturaleza de los ataques ha cambiado significativamente en los últimos años. En las no tan buenas épocas pasadas, los atacantes eran en su mayoría individuos ad hoc o pequeños grupos, frecuentemente solo con la intención de crear desorden. Hoy en día, los ataques abarcan desde ransomware hasta minería de datos personales a nivel masivo. Los atacantes suelen ser muy hábiles y adinerados.

Microsoft tiene una perspectiva de alto nivel de los problemas y sus soluciones de Win10 para "Mitigar amenazas mediante el uso de funciones de seguridad de Windows 10. Mientras lea ese artículo, piense en el calibre y en el compromiso de los individuos que tendrá que contratar para hacer que funcione.

8. Sus máquinas Win7 probablemente pueden soportar el cambio -pero tenga cuidado con los controladores

Escucho varias quejas de las organizaciones que intentaron un upgrade a Win10, pero se toparon con una barrera de incertidumbre y regresaron a Win7. Se metieron en problemas una vez y ahora son el doble de temerosos, no desean seguir ese camino otra vez, y por buenas razones.

Si se ha topado con problemas para tomar esa acción y se encuentra atrapado entre la espada y la pared, tenga presente dos cosas. Primero, al menos en mi experiencia, los controladores son responsables de causar mucha angustia. Asegúrese de contar con los controladores correctos (¡y el firmware!) antes de intentarlo de nuevo. Muchos fabricantes de hardware se rehúsan a actualizar sus controladores para Win10 -pretenden ganar más dinero convenciéndole de comprar una máquina nueva (o una nueva versión de sus productos) en vez de proveer actualizaciones gratuitas para una más antigua. Desafortunadamente, no existe mucho que pueda hacer al respecto, más que votar con su billetera.

Segundo, el instalador de Win10 está mejorando. Si tuvo problemas con el instalador de la versión 1507 (ese es para la versión original de Windows 10 "RTM), encontrará que el upgrade hacia la 1703 (Creators Update) o la 1709 (Fall Creators Update) podría ser mucho más fluido.

Es bastante inusual para una máquina operativa con Win7, con un BIOS actualizado y controladores de Windows 10 al alcance, estrellarse y arder en llamas en un upgrade hacia Win10 1703.

9. No intente hacerlo de golpe

Habrá muchas personas -quizás la mayoría, especialmente, sus usuarios más experimentados- que no van a querer dejar su vieja y familiar máquina junto con sus particularidades, para reemplazarla con un nuevo sistema operativo; o incluso una nueva y llamativa máquina. Sobornar a un usuario de Win7 comprometido con una nueva y elegante tableta podría no ser la mejor manera.

Muchas veces, he podido ver que el enfoque gradual funciona mejor. Cuando a los usuarios con influencia se les da la opción de continuar con sus máquinas antiguas mientras prueban las nuevas simultáneamente, frecuentemente terminarán migrando hacia la máquina mueva, incluso si se sienten más cómodos en Win7. El mayor estímulo que he visto: Empiezan a usar Win10 fuera del trabajo y se familiarizan para usarlo en el trabajo.

10. Todo va a cambiar, rápidamente

Los conceptos, terminología y enfoques de "Windows como Servicio han cambiado en los últimos dos años. Algunos de los aspectos que definen a Windows como Servicio, cuando fue definido inicialmente, ya no existen. Por ejemplo, ya no existe una Current Branch for Business; tampoco existe un marco de trabajo Windows Update for Business coherente. Ambos conceptos fueron dejados de lado hace unos meses, gracias a una serie de publicaciones en el blog oficial.

Puede pensar en las mutaciones conforme Microsoft las inventa en el camino, o adaptarse a las circunstancias cambiantes. O puede verlo como las dudas que surgen al hacer algo que nunca se ha hecho. Sin importar cuál sea la historia de fondo, lo que conoce de Windows 10 podría volverse obsoleto en unos pocos meses.

A diferencia de los días de XP, Win7 y 8.1, cuando se experimentaba un cambio cada cierta cantidad de años, el futuro no será tan estable.

Eso significa que usted tiene que mantenerse actualizado. No, usted no tiene que ponerse un juego de audífonos Mixed Reality (aunque podría disfrutarlo). No necesita consultarle a Cortana o publicar una página web en Edge, escribir un programa Linux, usar emoticones (y menos emoticones animados) o hacer un remix de historia. Usar las compilaciones beta más recientes lo volverá loco - lo garantizo - pero siempre ha sido así.

El mundo está cambiando rápidamente. Incluso con Windows.