Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Google ataca la fragmentación de Android

Impulsa el uso de nuevas versiones de la API y del sistema operativo.

[26/12/2017] Aunque ciertamente no es una panacea para su problema de fragmentación de Android, Google está planeando obligar a los desarrolladores de Android a usar un código de aplicación más nuevo para que sus aplicaciones sean aceptadas en su Play Store.

En un artículo publicado en un blog, Google declaró que hará tres cambios en la Google Play Store, a partir del próximo año con la exigencia de que los desarrolladores se centren en los niveles más recientes de la API de Android para las aplicaciones nuevas y actualizadas.

A principios del 2018, la Play Store también comenzará a añadir una pequeña cantidad de metadatos de seguridad sobre cada paquete de aplicaciones Android (APK) para verificar la autenticidad de las aplicaciones. A diferencia de Apple, que tiene estrictas políticas de aplicación para su App Store, Google ha sido mucho más indulgente en cuanto a lo que los desarrolladores pueden cargar en su tienda de juegos.

Las nuevas políticas lo cambiarán hasta cierto punto.

Jack Gold, analista principal J. Gold Associates, dijo que los cambios son buenos para Google, pero también positivos para los usuarios finales.

Los usuarios de dispositivos Android más antiguos que intentan descargar aplicaciones a menudo descubren que no se ejecutan, ya que están dirigidos a una versión más reciente de Android. Por el contrario, algunos nuevos propietarios de dispositivos intentan descargar aplicaciones creadas para dispositivos de una, dos o más generaciones de edad y también descubren que no funcionan o que no funcionan muy bien.

"Por lo tanto, cumple tanto con la conformidad más estricta con las versiones/APIs de Android, como con proporcionar una forma para que los usuarios distingan entre aplicaciones viejas y nuevas", anotó Gold.

El cambio de reglas también da a los usuarios que poseen dispositivos más antiguos y quieren nuevas aplicaciones un incentivo para actualizar, ya que las aplicaciones pueden no funcionar en sus modelos actuales.

"Esto es muy frustrante para los usuarios y un gran dolor de cabeza para Google... y un reto para las TI corporativas", anotó Gold, explicando que hay un gran número de dispositivos más antiguos, no totalmente compatibles con varias versiones de Android.

"Requerir que las nuevas aplicaciones cumplan con cierto nivel de API es un intento de eliminar los escenarios anteriores", señaló Gold. "También es una forma de segmentar aplicaciones en la Play Store, y dar a los usuarios una mejor comprensión de las aplicaciones actuales versus anticuadas, o al menos antiguas".

Por último, el cambio de Google a sus reglas en la Play Store pone a los proveedores de teléfonos móviles en el aviso de que tienen que cumplir con las API si deciden hacer una versión personalizada de Android para su dispositivo en particular.

En agosto del 2019, Google Play también exigirá que las nuevas aplicaciones y actualizaciones de aplicaciones con bibliotecas nativas proporcionen versiones de 64 bits además de sus versiones de 32 bits.

El calendario es el siguiente:

  • Agosto 2018: Se requieren nuevas aplicaciones para alcanzar el nivel de API 26 (Android 8.0) o superior.
  • Noviembre 2018: Las actualizaciones a las aplicaciones existentes requerirán alcanzar el nivel de API 26 o superior.
  • 2019 en adelante: Cada año el requisito de targetSdkVersion avanzará. En el plazo de un año después de cada una de las principales versiones de Android, las nuevas aplicaciones y actualizaciones de aplicaciones tendrán que centrarse en el nivel API correspondiente o superior.

La actualización de las reglas de la Play Store, sin embargo, no solucionará el problema de larga data de fragmentación del sistema operativo creado por los proveedores de servicios inalámbricos que controlan cuándo y cómo se eliminan las actualizaciones.

"Por lo general, los transportistas no permiten las actualizaciones del sistema operativo hasta que el transportista lo somete a una prueba completa y lo examina. Muchos dispositivos, aunque teóricamente es posible actualizarlos, nunca se actualizan porque las compañías no lo aprueban", anotó Gold. "Así que las manos de Google pueden estar atadas.