Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Cómo la tecnología del mañana puede ayudar a la función financiera actual

Por: Alfredo Coronado De Ferrari, gerente senior de Consultoría de PwC Perú

[11/01/2017] Actualmente, los directores financieros (CFO) están saturados de información relacionada con los procesos de pago, inteligencia de negocios y sistemas de bases de datos; todos ligados al uso de tecnología antigua que obliga a los profesionales de finanzas a dedicar más tiempo a recopilar datos que a analizarlos. No debería sorprendernos, por ello, que el 48% de los CFO encuestados por PwC en el marco de la encuesta Global Digital IQ Survey 2017 considere que la tecnología obsoleta se ha convertido en una barrera emergente para ejecutar iniciativas digitales exitosas.

El nuevo reto de los CFO es actuar como un catalizador de la innovación que guíe a la organización en el proceso de transformación que contribuya a potenciar a la función financiera mediante el uso de tecnología. Es importante tener en cuenta que, por ejemplo, invertir en la automatización o robotización de procesos (RPA) permite reducir hasta en un 46% el tiempo y el costo de procesos clave como la facturación, informes de gestión, contabilidad y presupuesto. Imaginemos áreas de Finanzas capaces de producir informes con data en tiempo real y de detectar anomalías en niveles transaccionales.

Nos encontramos en un momento clave para los directores financieros. Para lograr materializar estas oportunidades y generar valor agregado para las organizaciones, los CFO deben dar prioridad a tecnologías innovadoras como la automatización de procesos robóticos (RPA), la inteligencia artificial (IA), y blockchain.

Los impactos que cada una de estas tecnologías tendrán en el ambiente financiero no se experimentarán en simultáneo. Mientras que la RPA y las formas básicas de IA se pueden implementar en el corto plazo, el blockchain y las formas más sofisticadas de IA tardarían un poco más en implementarse, debido no solo a la complejidad propia de cada herramienta, sino también a factores externos, tales como regulación, cuestionamientos éticos o a la necesidad de que todas las cadenas de valor empresariales avancen a un mismo paso.

A pesar de que no existe una vía única para implementar tecnologías avanzadas en finanzas, propongo ciertos catalizadores que ayudarían a facilitar su adopción:

1. Comenzar con la identificación de una Prueba de Concepto (PoC) enfocada en retorno rápido y sin o mínima inversión de capital: Este enfoque ayudará a probar la viabilidad de las nuevas tecnologías implementadas y facilitará su aplicación en la organización. Además, agilizará la identificación de áreas de conocimiento y herramientas que se deben abordar para soluciones más complejas y de mayor duración.

2. Visualizar las capacidades de la organización: Basado en el punto anterior, este ejercicio ayudará a priorizar cuáles son las actividades más relevantes y considerar las limitaciones presupuestarias. Al lograrse, se permitirá identificar proyectos que brinden resultados positivos en el corto plazo y, como consecuencia, sienten las bases para innovaciones más ambiciosas.

3. Desarrollar una estrategia de gobierno de datos: En la mayoría de organizaciones, el almacenamiento de datos responde a las necesidades de las funciones individuales, lo cual refleja la falta de una estrategia coordinada de gestión de datos. Para elaborar una estrategia que garantice que la información de diversas fuentes esté disponible para el análisis, y que establezca protocolos capaces de preservar la seguridad de los activos de datos, es necesario que las organizaciones se planteen tres preguntas básicas:

  • ¿Cuáles son los activos de datos clave para la empresa?
  • ¿Quién tiene acceso a ellos hoy?
  • ¿Quién debería tener acceso a ellos mañana?

4. Involucrarse en iniciativas empresariales de analytics: A medida que el flujo de información se incrementa en volumen y velocidad, todas las funciones de la organización tendrán interés por hacer uso de este valioso recurso. Sin embargo, las métricas operacionales sin un componente financiero solo son útiles parcialmente y no logran ser exactas.

5. Contratar talentos y promover la innovación: Las habilidades de data y tecnología son apreciadas desde hace años en ciertas áreas de las empresas, y deberían convertirse en parte integral de la función financiera en el futuro cercano. Las funciones de finanzas se beneficiarían de trabajar en equipos interdisciplinarios capaces de presentar soluciones creativas a los desafíos de negocio.