Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Las organizaciones exponenciales: Nuevos modelos de negocios

Por: Percy Enciso, fundador y gerente general de MDP Consulting

[17/01/2018] Ahora se cree en un mundo tecno-optimista, donde las disrupciones digitales desmaterializarán los activos reales y que en el intercambio usaremos un sistema sin moneda que nos llevará finalmente a la democratización de recursos que solo era posible para una minoría en el mundo.

El fundador de Xprice y Singularity University, Peter Diamandis, cuenta que en un futuro la abundancia de energía, dinero, recursos y conocimiento sería posible gracias al desarrollo acelerado de nuevas tecnologías que puedan hacer de algo que consideramos escaso en la actualidad muy abundante en el futuro.

Él refiere al "crecimiento exponencial -muy difícil de seguir y de calcular- que supone un cambio acelerado producido por una disrupción, generalmente basada en el impacto de una nueva tecnología y que representa un reto de aprendizaje y aplicación para su uso masivo.

Por ejemplo, es interesante observar el fenómeno exponencial que encontramos en la computación, donde los avances tecnológicos son cada vez más rápidos y grandes. Empezó por el nivel de integración de los microprocesadores; que van desde dos transistores, en 1958; 2.300 transistores en 1971; hasta 14,4 mil millones de transistores en el 2016; todo esto acompañado de una reducción en el costo por transistor que va desde un dólar en 1968 ha 0,00000024 dólares en el 2016.

Asimismo, reducir el tamaño de los microprocesadores -hacerlos más rápidos y menos costosos- ha permitido el desarrollo de otras tecnologías como: la de la telefonía celular tal como la conocemos ahora, aumentar la variedad de redes, sensores, biología sintética, robótica, impresión 3D, VR, IA, blockchain, entre muchas cosas más.

Este crecimiento no se detendrá en el corto plazo, al contrario, nos encontramos en un momento especial en el que los sistemas comenzarán a cambiar tan rápido que será difícil seguirles el paso, y los principales responsables de esto serán las organizaciones exponenciales. Empresas como Apple, Tesla, Google, Facebook, Cisco, Amazon, Skype, son algunos ejemplos emblemáticos, que siguen, y están en trayectoria exponencial desde hace algunos años.

Por ello, las preguntas que nos hacemos son ¿qué hace que una organización sea exponencial? ¿Cómo podemos lograr que nuestra empresa logre resultados exponenciales? ¿Qué mecanismos de gestión debemos implementar para lograr que nuestra empresa desarrolle innovaciones disruptivas?

El concepto de organización exponencial (ExO) se definió por primera vez en el libro "Exponential Organizations escrito por SalimIsmail, Michael S. Malone y Yuri van Geest. Este tipo de organizaciones tienen en cuenta el supuesto de la abundancia. Eso provoca que generen disrupción y creen industrias completas que antes no existían y en un espacio corto de tiempo.

Este avance ha tenido consecuencias muchas veces inesperadas, como los cambios producidos en las formas de interacción social, nuevos patrones de consumo y la aparición de nuevos modelos de negocio, como los de la economía colaborativa (shared economy); representados por empresas como Uber, en transporte, y Airbnb, en alojamientos.

Por ejemplo, el modelo de negocio disruptivo de Airbnb ha sido diseñado para mantener un crecimiento del que no gozan las empresas tradicionales o lineales. Para ofrecer un nuevo alojamiento, esta empresa lo pone en contacto a través de una app de software con un posible huésped o con una persona que tiene un piso libre de alojamiento. Airbnb no es propietario de ninguna habitación, pero cuenta con más de un millón de habitaciones en más de 34 mil ciudades, tiene un valor aproximado de 30 mil millones de dólares, y se podría considerar la cadena hotelera más grande del mundo.

Es cierto que existe gente que duda de este optimismo y más bien ve en las nuevas tecnologías peligros a la seguridad del ser humano; y, además, piensa que la humanidad no ha progresado en los últimos 300 años. Sin embargo, Diamandis dice que el desarrollo mundial sí está mejorando, algunos indicadores que da son que ahora muere menos gente en las guerras, la expectativa de vida se ha alargado, el acceso a la tecnología se está democratizando, las muertes por catástrofes naturales han disminuido significativamente, la pobreza extrema en el mundo ha disminuido de 93% en 1820 a menos del 10% en el 2015, y el alfabetismo pasó de algo de 10% en 1800 ha casi 90% en el 2014.

Finalmente, son evidentes los grandes cambios que se avecinan, creo que nos queda la tarea de prepararnos para entrar a competir en un mundo donde la innovación disruptiva es un requerimiento básico para no desaparecer, desarrollar las competencias necesarias, especialmente las digitales, para convertirnos en una organización exponencial nos permitirá estar preparados para ser uno de aquellos que generen y disfruten de la llamada economía de la abundancia.