Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

OlaTICs: Cómo vamos con el acceso a Internet

Roxana Barrantes, investigadora del IEP.

[28/03/2018] El encontrarnos en plena sociedad de la información nos podría dar la falsa impresión de que todos disfrutamos igualmente de las innovaciones. La verdad es que ni siquiera podemos asegurar que todos los habitantes de nuestro país tengan acceso a Internet, mucho menos que puedan aprovecharla.

Para despejar la bruma que rodea a todo lo que implica el acceso a Internet, se realizó en el país -y en otros cuatro países vecinos- un estudio que no solo indagó por la penetración de la Red entre los ciudadanos del país, sino que también preguntó quiénes son los que no acceden y los motivos por los cuales no lo hacen.

Conocer estos datos es importante pues deja al descubierto las brechas que existen entre los diferentes sectores de la población y, por ende, lo que se podría hacer para reducir o eliminar tales brechas.

A ese conocimiento se dedicó OlaTICs, el componente latinoamericano del proyecto denominado After Access, llevado a cabo en África por Research ICT Africa y en Asia por LIRNEasia. OlaTICs cuenta con indicadores y resultados representativos y comparables en torno a temas TIC y de Internet mediante el análisis de una encuesta aplicada en Argentina, Colombia, Guatemala, Paraguay y Perú.

En el Perú el estudio estuvo liderado por el Instituto de Estudios Peruano (IEP), reconocido think tank local, y la presentación del estudio estuvo a cargo de Roxana Barrantes, investigadora del IEP.

El estudio

La encuesta se realizó de forma presencial en 1.500 hogares en cada país y con 7.670 informantes en total, elegidos al azar.

Y el primer resultado que arrojó el estudio es que, en el Perú, el 64,9% de los encuestados afirma tener acceso a Internet por algún medio, y el 83,7% sostiene poseer algún tipo de teléfono móvil. Estas cifras colocan al Perú justo en el medio de la muestra, por encima de Guatemala y Paraguay, pero por debajo de Colombia y Argentina. El país con mayor penetración de Internet es Argentina con 79,3%, mientras que el de menor penetración es Paraguay con 57,1%.

¿Quiénes no usan Internet? Hablando de la totalidad de los países del estudio, se puede ver que la mayoría de los que no usan Internet son mujeres, con educación básica, trabajadoras del hogar de niveles socioeconómicos (NSE) bajos. La principal razón por la que no se usa Internet es que no saben cómo usarla (36,8%), seguida de "no sé lo que es Internet (20,8%) y de un interesante "no me interesa (17,2%); recién en la cuarta posición está "no tengo acceso a un dispositivo (12,9%), seguida de Otros (12,2%).

El estudio notó que las brechas se dan principalmente entre las mujeres, entre los mayores de 60 años, entre los informantes de zonas rurales, y entre los informantes que hablan una lengua local.

De hecho, el contexto geográfico genera algunas distinciones tanto para el uso de Internet como para el uso de redes sociales. En el ámbito rural el uso de la primera es de 53,5%, mientras que el uso de las segundas es de 53,6%; mientras, en el ámbito urbano, esas cifras suben a 73,8% y 72%, respectivamente.

¿Y si se habla una lengua local? Aquí la brecha es más nítida. Si uno habla castellano o un idioma extranjero, el uso de Internet llega al 71,2%; sin embargo, si el idioma es una lengua local, la cifra cae a 33,9%. En el caso de las PC, laptops y tabletas, el 50% de personas que hablan castellano o un idioma extranjero han usado alguno de estos dispositivos al menos alguna vez. En cambio, casi el 90% de las personas que hablan una lengua local nunca han accedido a alguno de estos dispositivos.

Si uno es un adulto mayor, mayor de 60 años, el uso de Internet apenas llega al 22,2%, mientras que en los grupos de menos de 18 años llega a 93,9%, y en los grupos de 18 a 25 años el uso se sitúa en 90,5%. Evidentemente, una brecha de 70 puntos porcentuales es muy significativa.

Las cifras de nuestro país

Si hablamos específicamente del Perú se puede ver que la tenencia de dispositivos y el uso de Internet tiene claras brechas de acuerdo al NSE. En el NSE A el uso de Internet llega al 96,3%, en el B llega al 84,7%, en el C a 54,8%, en el D se desploma a 14,9% y cae aún más en el E a 3,3%.

En el caso de la telefonía móvil se puede apreciar una saludable presencia de los teléfonos inteligentes. Aproximadamente, el 60,1% de los teléfonos del país son de este tipo; los teléfonos básicos representan el 22,6%, mientras que los teléfonos con algunas funciones son el 17,3%. Sin embargo, la mayoría (66,4%) son prepago, mientras que el 33,4% son los postpago. Un 0,2% de los teléfonos no tienen SIM.

Son más los urbanos (86,9%) que los rurales (82,6%) que tienen acceso a este dispositivo, y son más los hombres (88,4%) que las mujeres (80,3%) los que poseen un teléfono. Si hablamos de smartphones, siguen siendo los hombres (53,1%) los que más tienen este dispositivo que las mujeres (50,4%), aunque las diferencias no son tan grandes.

Otro dato interesante de la encuesta es que preguntó a las personas qué usos le dan a su acceso a Internet. El 47,9% de ellos indicó que es para usos educativos, el 26,7% para usos laborales (principalmente, revisar ofertas de empleo y acceder al grupo de Facebook del trabajo), y solo el 14,1% en su relación con el gobierno (principalmente, para consultas y agendar citas).

En cuanto a la pregunta sobre la principal razón para no usar Internet en el Perú, la respuesta más común (52%) fue que no saben usarla, aunque un preocupante 12,7% respondió que no la usan porque no la tienen disponible.

Muchos usamos redes sociales, de hecho, el uso es mayor si se va subiendo en la escala de los NSE. El A llega a un 92,5% de uso, mientras que en el otro extremo se encuentra el E con 35,8%.

En general, al final de la presentación, Barrantes indicó que el objetivo de hacer visibles estas cifras es precisamente para conversar sobre ellas. De particular interés es que muy pocas personas se están relacionando con el gobierno a través de Internet, a pesar de todo el empeño que hemos podido ver por parte de la Secretaría de Gobierno Electrónico de la PCM en este tema.

Entonces, hay mucho por hacer, principalmente reducir las brechas entre los grupos más rezagados y ello implica acciones de parte del gobierno.