Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Trasformación digital: ¿Moda o necesidad?

CIO Perú y Xertica conversan con los CIO

[03/07/2018] ¿Es la transformación digital una moda o una necesidad? Esa fue la interrogante que lanzamos a un grupo de CIOs locales con quienes conversamos en una reunión convocada por Xertica. El objetivo era conocer, de primera mano, cuáles eran los conceptos que los CIO peruanos manejaban sobre la transformación digital y si ya se encontraban camino a ella.

La reunión fue muy productiva, a ella asistieron Anthony Casas, jefe de Servicios y Seguridad TI del Banco Financiero del Perú; Manuel Chávez, gerente de Sistemas de la Compañía de Seguridad Prosegur; Patricia Wissar, vicepresidente corporativo de Sistemas de la Corporación General de Servicios (Cogesa) del Grupo Romero; Olga Ramírez de la Rosa, gerente de Tecnología de la Información del Instituto Superior San Ignacio de Loyola (ISIL) y Juan Esteban Espinoza, director IT de Lucky.

También nos acompañaron en la reunión Raziel Caparo, gerente de Sistemas Corporativo de Perú Belmond Hotels; César Charcape, jefe de Sistemas de Perú Farma; Wilmer Pineda, director de Soporte Corporativo de Scharff Logística Integrada; Christian Núñez, gerente corporativo de TI de Tai Loy y Julio Cuadros, jefe de TI y Procesos de Negocio de Terminales Portuarios Peruanos (TPP).

Por supuesto, también compartieron la cita de parte de Xertica, Giselle Gonzalez-Olaechea, field account manager; Saul Chrem, vicepresidente de Marketing; Luis Arbulú, vicepresidente de Corporate Development; y Camila Gonzalez Kahan, insights manager. Mientras que por parte de Google estuvo Carolina Torres, cloud sales manager emerging markets.

La reunión fue organizada como una cena, así que entre un plato y otro los CIOs locales compartieron unos con otros sus experiencias y lo que piensan sobre la transformación digital. A continuación, les presentamos un extracto con las principales ideas que se compartieron en aquella cita.

¿Qué es transformación digital?

Uno de los CIO sostuvo que el tema se viene hablando por un par de años en su empresa y que fruto de esas conversaciones se dieron cuenta que para transformarse digitalmente tenían que dar un paso previo: transformarse culturalmente.

Era necesario, entonces, cambiar comportamientos, y eso fue lo que hicieron a lo largo de un par de años. "Nos ha ido bastante bien, dijo.

Otro de los CIO respaldó su posición. La transformación, de acuerdo con él, no es simplemente comprar nuevas herramientas sino transformarse internamente, ya que si no se hace el cliente final no podrá disfrutar de la experiencia si el propio empleado de la firma no ha cambiado.

Otro sostuvo que muchos creen que hacer transformación es automatizar procesos, o subir cosas a la nube, cuando en realidad es un tema más del lado del negocio.

Uno de los CIO indicó que la transformación debe tener como foco el negocio, y si el negocio no sabe hacia dónde va o si tiene una mentalidad del siglo XX, no hay forma de transformarlo.

Hay que transformar el negocio primero, entonces, y eso pasa por una transformación cultural. Y lo retador es que la transformación cultural implica que las personas de mayor antigüedad en la empresa probablemente no van a entender la perspectiva de los más jóvenes, de los millennials. Se produce entonces una especie de 'pugna cultural' que en realidad no es real ya que, aunque los más veteranos conocen el negocio, es necesario entender que el entorno ha cambiado.

Entonces, es necesario cambiar, y no solo por el mero entorno, sino que el cambio en el entorno implica cambios en las estructuras de costos, por ejemplo, con los que ahora se tienen que guiar las organizaciones.

Desde esta perspectiva, dijo otro CIO, la tecnología no es más que un habilitador para enfrentar todos estos cambios.

Pero la transformación de las personas es lo fundamental. Otro de los CIO contó su experiencia con la transformación y relató que su empresa comenzó identificando a aquellos que se resistían a ella. No se les reemplazó, simplemente sus puestos fueron dejados de lado por una nueva estructura organizacional más acorde con la transformación que se debía dar. La nueva organización tiene más jóvenes en su estructura, e incluso se planea implementar herramientas de inteligencia cognitiva (Watson) para hacer frente al nuevo entorno de negocios.

Una de las afirmaciones que hicieron que todos estuvieran de acuerdo es que si la transformación no viene desde arriba va a ser muy difícil. Es necesario, entonces, que el directorio y el gerente general hayan abrazado el cambio para poder transmitirlo a toda la organización.

Y, de hecho, cuando ello sucede, la transformación se nota. Uno de los CIO indicó que hace mucho que no va de traje a la empresa y que su oficina es minimalista, a diferencia de lo que ocurría hace tan solo dos años. No hay jerarquías y la gente se siente más productiva. Simplemente, la gente aprende y enseña.

Xertica, CIO Perú, Transformación digital
Las barreras

Ya entrados en el tema decidimos profundizar un poco más preguntando sobre los obstáculos que los CIO habían podido identificar al momento de ingresar a la transformación digital.

Uno de los CIO señaló que uno de los stoppers es el éxito. Si una empresa tiene éxito con lo que viene haciendo y con la forma en que lo está haciendo ¿para qué cambiar? Con la transformación vienen nuevos riesgos ¿es necesario tomarlos?

Otro de los CIO indicó que si el CEO no 'compra' la idea, no va a funcionar. Además, las empresas buscan siempre que las cosas se puedan sustentar en ingresos, ¿qué ingresos va a mostrar la transformación? Puede hacerlo, y quizás el plazo para mostrarlos sea de cinco años, entonces se convierte en un problema convencer al CEO con ingresos en el muy largo plazo.

Sin embargo, se tiene que hacer porque no solo dentro de cinco años la empresa va a disfrutar de los ingresos por la transformación, sino que el solo hecho de transformarse le sirve a la compañía para seguir existiendo de acá a cinco años. Y eso se debe, como sostuvo otro de los invitados, a que hay startups naciendo y que van a hacer lo mismo que la empresa que busca transformarse, pero ellas ya nacieron digitales, esa es su ventaja.

¿Qué hacer? Uno de los invitados indicó que hicieron algo muy de moda: compraron una startup para incorporar su tecnología a su negocio, y su velocidad. El objetivo era no solo incorporar su tecnología sino también su comportamiento. Con ello ya se encuentra a punto de lanzar una aplicación al mercado para el sector en el que se desenvuelve la compañía.

Otro de los CIO indicó también que su compañía estaba pasando por un proceso de adquisición de otras firmas, y que el principal reto es el de la cultura.

¿TI es parte del negocio?

Si la cultura es la clave, entonces TI debe ser parte de esa cultura; es decir, parte del negocio, a pesar de que durante mucho tiempo se la ha considerado solo con un área de soporte.

Uno de los CIO indicó que sí, que su departamento es parte del negocio, y lo hace señalando a las demás áreas que pueden hacer mucho más y no limitarse a lo que tienen. Nuevamente, TI ofrece la tecnología que es una habilitadora para poder hacer más y nuevos negocios.

Otro de los CIO indicó que TI no solo busca ser un habilitador del negocio sino un transformador del negocio. El departamento puede decir a los demás departamentos qué se puede hacer con la tecnología, pero todo ello se transforma en una verdadera innovación si los cambios se traducen en mejoras en las ventas. TI debe hacer diferente al negocio y esa diferenciación no se logra simplemente bajando costos.

Uno de los CIO añadió que TI debe ayudar en ambos campos, reduciendo costos y aumentando las ventas. Mientras que otro sostuvo que la transformación puede demorar, si es que las otras áreas no las incorporan; si siguen manejándose como siempre lo han hecho porque así les gusta trabajar.

Los clientes también podrían no querer transformarse, indicó otro de los CIO. En ocasiones los clientes buscan un papel en un proceso que se desea automatizar, y eso limita a las empresas a ofrecer algo diferente a los clientes finales: la factura electrónica, por ejemplo.

La educación y los recursos humanos

Parte de la transformación implica estar preparados para los cambios, y por ello son necesarios los cursos para ese objetivo.

Así una de las empresas presentes sostuvo que capacitan a su personal con cursos externos y preparados externamente, y lo hace a través de una plataforma en línea mediante la cual no solo ofrecen estos cursos, sino que gestionan el conocimiento. Cuando llega el momento de realizar una promoción en los ejecutivos, uno de los parámetros con los que son evaluados es el nivel de consumo que ha realizado de esa plataforma.

Otro de los CIO indicó que su empresa está capacitando al personal en metodologías ágiles, Scrum y design thinking, y no solo para TI sino también para las otras áreas, porque si ellos no se integran a ese modelo no se va a poder ofrecer resultados. Además, invitan a líderes de la industria a que muestren la forma en que ellos trabajan para obtener resultados.

Uno de los asistentes llamó la atención sobre cómo enseñar a los jóvenes a que la información cuesta, algo complicado ya que la generación joven encuentra todo 'gratis' en Internet. Y no es que sea gratis, dijo el CIO, sino que ellos no están pagando por ella. Algo similar ocurre en la empresa. Los usuarios consideran que hay muchas cosas que se pueden encontrar gratis en la Red, y lo que toca a TI es enseñarles que aquello gratis no es exactamente lo que va a resolver el problema de la empresa, porque no son datos ni soluciones creadas pensando en una firma en particular.

Otro de los temas que apareció durante la conversación fueron las nuevas formas de pensamiento de los colaboradores. Los conocidos como millennials tienen un perfil bien definido con el que algunos CIO concuerdan y otros no. Uno sostuvo que en realidad las personas no han cambiado mucho, mientras que otro indicó que sí considera que los más jóvenes, los millennials si tienen características distintivas con respecto a las generaciones anteriores.

Y una de esas características es que quieren avanzar rápido en la empresa, y si no lo logran se retiran de ella. Entonces, ¿qué hacer? Uno de los invitados sostuvo que lo mejor es habilitarles herramientas que les permitan trabajar de acuerdo a como ellos lo desean; es decir, usando herramientas tecnológicas, en tiempo parcial o desde casa. Así no buscarán a donde irse o hacer su propia empresa.

Se tiene que adoptar la cultura de la empresa para mantener a las nuevas generaciones. Es necesario. Uno de los gerentes afirmó que en su equipo tiene aproximadamente un 60% de millenials, mientras que otro incluso más (70%). Además, es necesario comprender que ahora nos encontramos en una época en la que no necesariamente es importante lo que uno ha estudiado sino lo que uno sabe hacer, y las habilidades que uno tiene.

La preparación

¿La academia está preparando a la gente con las habilidades necesarias? La pregunta es totalmente pertinente en un mundo tan cambiante y por ello no sorprendió que uno de los CIO incluso cuestionara el hecho de que sea conveniente que los jóvenes estudien cinco años en una universidad.

Los cambios son tan repentinos que lo que terminen de estudiar probablemente sea obsoleto cuando se gradúen. Quizás sería mejor estudiar algo más puntual, de tres años, para saber por dónde se desarrollan sus habilidades. Eso es emprendimiento.

Y el emprendimiento es básicamente querer resolver algo, un problema. El emprendedor peruano es en gran medida un emprendedor por necesidad, pero con la ventaja de que ahora provienen de universidades que se han transformado en incubadoras y con el convencimiento de que no tienen nada que perder al realizar su empresa. Más bien, se aprende del fracaso.

Uno de los asistentes señaló que diariamente mueren más de 500 empresas en el Perú, y eso hace que las personas tengan que tomar decisiones con respecto a su desarrollo profesional. Uno de los CIO dijo que al salir de la universidad creó una empresa y la mantuvo durante seis años hasta que una empresa lo contrató a él, no a su empresa.

Entonces, ¿no son los antiguos empresarios los que ahora llamamos emprendedores? Otro de los CIO dijo que sí, que la terminología ha cambiado, pero básicamente son lo mismo, quizás el cambio en las palabras sea provocado por el estigma que adquirió la palabra empresario en los últimos años.

Aunque, por supuesto, hay otras opciones, el financiamiento tiene más alternativas, ya no solo el banco, como antes. Aun así, el categorizar a todos los chicos como millennials y pensar que se van a comportar todos de la misma forma es un pensamiento simplista. Hay matices en su comportamiento, incluso dentro de una misma generación.