Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Gartner identifica 6 barreras para convertirse en un negocio digital

[27/07/2018] A medida que las organizaciones continúan adoptando la transformación digital, se están dando cuenta de que convertirse en un negocio digital no es tan simple como comprar la última tecnología, sino que requiere cambios significativos en la cultura y los sistemas. Una encuesta reciente de Gartner encontró que solo un pequeño número de organizaciones han sido capaces de escalar exitosamente sus iniciativas digitales más allá de las etapas de experimentación y pilotaje.

"La realidad es que el negocio digital exige diferentes habilidades, prácticas de trabajo, modelos organizativos e incluso culturas", señaló Marcus Blosch, vicepresidente de investigación de Gartner. "Para cambiar una organización diseñada para un mundo estructurado, ordenado y orientado al proceso, a uno diseñado para los ecosistemas, la adaptación, el aprendizaje y la experimentación son difíciles. Algunas organizaciones navegarán por ese cambio, y otras que no pueden cambiar se volverán anticuadas y serán reemplazadas".

Gartner ha identificado seis barreras que los CIOs deben superar para transformar su organización en un negocio digital.

Barrera No. 1: Una cultura que resiste al cambio: La innovación digital solo puede tener éxito en una cultura de colaboración. La gente tiene que ser capaz de trabajar más allá de las fronteras y explorar nuevas ideas. En realidad, la mayoría de las organizaciones están atrapadas en una cultura de silos y jerarquías resistentes al cambio.

"La cultura es una 'materia oscura' organizativa: no se puede ver, pero sus efectos son obvios", anotó Blosch. "El desafío es que muchas organizaciones han desarrollado una cultura de jerarquía y límites claros entre las áreas de responsabilidad. La innovación digital requiere lo contrario: equipos de colaboración multifuncionales y autodirigidos que no tengan miedo de resultados inciertos".

Los CIOs que pretenden establecer una cultura digital deberían empezar por algo pequeño: Definir una mentalidad digital, formar un equipo de innovación digital y protegerlo del resto de la organización para permitir el desarrollo de la nueva cultura. Las conexiones entre la innovación digital y los equipos centrales se pueden utilizar para escalar nuevas ideas y difundir la cultura.

Barrera No. 2: Compartir y Colaborar Limitadamente: La falta de voluntad para compartir y colaborar es un desafío no solo a nivel de ecosistema sino también dentro de la organización. Las cuestiones de propiedad y control de los procesos, la información y los sistemas hacen que las personas se muestren reacias a compartir sus conocimientos. La innovación digital con sus equipos multifuncionales colaborativos es a menudo muy diferente de lo que los empleados están acostumbrados en cuanto a funciones y jerarquías -la resistencia es inevitable.

"No es necesario tener a todos a bordo en las primeras etapas. Trate de encontrar áreas donde los intereses se superponen y cree un punto de partida. Construya una primera versión, ponga a prueba la idea y utilice la historia de éxito para ganar el impulso necesario para el siguiente paso", anotó Blosch.

Barrera 3: El negocio no está listo: Muchos líderes empresariales están atrapados en la publicidad de los negocios digitales. Pero cuando el CIO o CDO quiere iniciar el proceso de transformación, resulta que el negocio no tiene las habilidades o recursos necesarios.

"Los directores de sistemas informáticos deben abordar la preparación digital de la organización para comprender tanto la preparación empresarial como la de TI", aconsejó Blosch. "Luego, enfóquese en los primeros adoptantes con la voluntad y apertura para cambiar y aprovechar lo digital. Pero tenga en cuenta que lo digital puede no ser relevante para ciertas partes de la organización".

Barrera No. 4: La brecha de talentos: La mayoría de las organizaciones siguen un modelo tradicional, organizado en funciones tales como TI, ventas y cadena de suministro, y centrado principalmente en las operaciones. El cambio puede ser lento en este tipo de entorno.

La innovación digital requiere que una organización adopte un enfoque diferente. Las personas, los procesos y la tecnología se mezclan para crear nuevos modelos de negocio y servicios. Los empleados necesitan nuevas competencias centradas en la innovación, el cambio y la creatividad, junto con las nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial (IA) y la Internet de los objetos (IO).

Blosch comentó: "Hay dos maneras de superar la brecha de talentos: las aptitudes superiores y las bimodales". "En organizaciones más pequeñas o más innovadoras, es posible redefinir las funciones de los individuos para incluir más habilidades y competencias necesarias para apoyar la tecnología digital. En otras organizaciones, el uso de un enfoque bimodal tiene sentido creando un grupo separado para manejar la innovación con las habilidades requeridas".

Barrera No. 5: Las prácticas actuales no apoyan el talento: Tener el talento adecuado es esencial, y tener las prácticas adecuadas permite que el talento trabaje eficazmente. Los procesos tradicionales altamente estructurados y lentos no funcionan para los digitales. No hay modelos probados y comprobados que implementar, pero cada organización tiene que encontrar las prácticas que mejor se adapten a sus necesidades.

"Algunas organizaciones pueden cambiar a un enfoque basado en la gestión de productos para las innovaciones digitales porque permite múltiples iteraciones. Las innovaciones operativas pueden seguir los enfoques habituales hasta que el equipo digital esté lo suficientemente capacitado y experimentado como para ampliar su alcance y compartir las prácticas aprendidas con la organización", explicó Blosch.

Barrera No. 6: El cambio no es fácil: A menudo es técnicamente desafiante y costoso hacer trabajo digital. Desarrollar plataformas, cambiar la estructura organizativa, crear un ecosistema de socios -todo esto cuesta tiempo, recursos y dinero.

A largo plazo, las empresas deben crear las capacidades organizativas que simplifiquen y aceleren el cambio. Para ello, deben desarrollar una estrategia basada en la plataforma que apoye el cambio continuo y los principios de diseño y, a continuación, innovar sobre esa plataforma, permitiendo que los nuevos servicios se basen en la plataforma y sus servicios básicos.