Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Lo que la tecnología ofrece contra la corrupción

[15/08/2018] La corrupción no es un fenómeno nuevo. Es más, se podría decir que es una práctica endémica, presente en nuestro país desde que éste era virreinato de España. Basta con leer el libro "Historia de la corrupción en el Perú de Alfonso Quiroz para darnos cuenta que éste es un problema muy antiguo y que, por tanto, los esfuerzos por combatirla han surtido poco efecto.

Pero ahora nos encontramos en el siglo XXI, poseemos herramientas nuevas que nos permiten hacer nuestros trabajos de manera más eficiente y rápida, y por ello nos preguntamos si existen herramientas tecnológicas que nos puedan ayudar a luchar contra la corrupción. Preguntamos a diversos proveedores al respecto, y esto es lo que nos comentaron los ejecutivos de dos compañías tecnológicas importantes y globales.

Carlos Bittrich, CTO de IBM Perú.

La trazabilidad

"Algo tan específico no tenemos; lo que tenemos son soluciones que pueden ayudar a las instituciones con el tema de la transparencia, pero no es que yo tenga un 'IBM Corruption', nos dice Carlos Bittrich, CTO de IBM Perú.

Una de esas herramientas es ya conocida: I2. Esta herramienta ya es conocida pues en setiembre del 2011 reportamos que fue adquirida por IBM. Bittrich nos indica que se puede utilizar, por ejemplo, para determinar relaciones entre las personas, es decir, si alguien criminal tiene relaciones (de parentesco, por ejemplo) con otras personas que se pueden encontrar también dentro de una actividad criminal. "Si esto lo haces a mano terminas con una telaraña de contactos, i2 te ayuda con esa telaraña entre personas, indicó el ejecutivo.

Ya en el 2011 indicábamos que las soluciones de i2 permiten localizar actividad maliciosa en los registros de datos operacionales de organizaciones encargadas de hacer cumplir la ley. Y, de hecho, eso es lo que ya hace.

Hablando de herramientas más modernas, Bittrich sostuvo que también se puede emplear Blockchain, que obviamente no es un producto de la compañía sino una tecnología, pero que ya se encuentra en uso para dar trazabilidad a ciertos productos.

Por ejemplo, el ejecutivo mencionó el caso de los diamantes. Estas piedras preciosas pueden tener una historia adosada que compruebe la legitimidad de su valor. Junto con Everledger desarrolló una solución de Blockchain para certificar la autenticidad de los diamantes. La capacidad de Blockchain para mantener los datos seguros, y de imposibilitar sus alteraciones, seguramente puede encontrar múltiples usos dentro de la administración pública

Por supuesto, el Estado es también un reto que requiere de otras herramientas.

Rolando Gonzales, gerente de negocios senior de SAP Southern America.
Rolando Gonzales, SAP, corrupción, herramientas
Las adquisiciones

"La corrupción se ha dado en el país en las adquisiciones, de todo tipo, de bienes y servicios. Creo que deberíamos tener un sistema que pueda ser transversal a todos los procesos de adquisiciones y contrataciones. Eso nos ayudaría muchísimo a tener la trazabilidad que se necesita para tener los sistemas transparentados, indicó Rolando Gonzales, gerente de negocios senior de SAP Southern America.

Lo que indica el ejecutivo es que existe la necesidad de un sistema que se encargue de las adquisiciones, y que lo haga de forma automatizada. Por supuesto, uno podría argumentar que ya existen herramientas en las instituciones del Estado para manejar las adquisiciones, pero Gonzales señala que son herramientas separadas unas de otras, algo que les resta poder.

Por supuesto, también los funcionarios dedicados a las adquisiciones podrían acudir al portal del SEACE (sistema electrónico de contrataciones del Estado), pero Gonzales afirma que esta vía es engorrosa, pues para poder conocer los precios que otras entidades han pagado el funcionario tendría que ingresar manualmente a cada una de las licitaciones o concursos públicos. Además, los contratos se encuentran en PDF. No hay una forma fácil y rápida para generar los montos referenciales con los cuales realizar el proceso.

La solución: utilizar una herramienta que pueda hacer precisamente estas labores de forma automática. Algo que en SAP se llama Ariba. Con esta herramienta se podrían saber los precios que se han pagado en otros procesos; es más, la solución podría identificar qué proveedores tienen problemas con el Estado de forma automática para saber a quién se le está comprando.

Y esto se enmarca dentro de la transformación digital del Estado, ya que el uso de herramientas modernas para transparentar las adquisiciones es también una forma de hacer más digital al Estado. Aunque, por supuesto, hay retos que se tienen que vencer, como el hecho de que, de acuerdo a Gonzales, la edad promedio del servidor público es de 55 años "y mucha de esa gente no está preparada digitalmente.

Pero por sobre todo es cuestión de personas. La tecnología puede ayudar, pero son las personas las que al final toman decisiones sobre cómo realizar las adquisiciones. Aunque puede haber algunas medidas que también se pueden tomar para hacer que las personas no caigan en estos actos.

Gonzales afirmó que colocando en el reglamento que las adquisiciones deben hacerse con 30 días de anticipación -es decir, haciendo un planeamiento de las compras- se podría evitar que se deba optar por la alternativa que promete la entrega del producto más rápido que las otras, pero que ello implica un precio mayor. Por supuesto, en esos casos, se podría suponer que un buen amigo del proveedor le indicó con la suficiente anticipación que la institución realizaría esa compra, así podría tener el stock adecuado justo en el momento de la adquisición y ofrecer entrega inmediata para superar a los otros.

Planificación, cambios en las reglamentaciones y herramientas de software que puedan ofrecer transparencia y trazabilidad son las opciones que se tienen para combatir la corrupción en el Estado.

Ciertamente, al final todo depende de los valores de las personas, pero hasta que todos seamos confiables es bueno conocer las opciones que nos ofrece la tecnología.

Jose Antonio Trujillo, CIO Perú