Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

CADE Digital 2018:

Buenas nuevas sobre la transformación digital

[22/08/2018] La semana pasada se llevó a cabo en nuestra ciudad la primera edición del CADE Digital, con el nombre particular de "Perú Digital. (R)evoluciona. El evento fue organizado por IPAE en conjunto con una serie de otras organizaciones, y tuvo como objetivo dar a conocer los distintos avances que se están logrando en el país en torno a la transformación digital.

Efectivamente, la transformación se encontró en el centro de las presentaciones y fue protagonista, de una u otra forma, de cada uno de los discursos y experiencias que se presentaron durante la reunión que se realizó durante dos días en el Centro de Convenciones de Lima.

En sus 12 sesiones se tocaron temas como la transformación digital, el consumidor conectado, la ciberseguridad, el ciudadano digital, el talento digital, el Estado digital, entre otros. Y tuvo presentadores tan renombrados como el expresidente de Estonia, Toomas Ilves; el ministro de Educación, Daniel Alfaro; la secretaria de Gobierno Digital de la PCM, Marushka Chocobar; o el jefe nacional del Reniec, Jorge Yrivarren; además de moderadores como el exministro del Interior, Carlos Basombrío; el presidente del directorio de Buenaventura, Roque Benavides; o la exministra de la Producción, Lieneke Schol.

El CADE Digital 2018 fue una excelente oportunidad para que aquellas personas en la transformación digital de las empresas y del Estado supieran de los avances que se están dando en ambos sectores, y pudieran aprender lecciones de cómo iniciar este viaje hacia lo digital.

Algo quedó muy claro para todos los asistentes: La transformación es un deber de las instituciones modernas, no hay otra alternativa. Clientes y ciudadanos ya se han modernizado y esperan que quienes les atienden hagan lo mismo. Y, por otro lado, también quedó claro que la transformación digital es primero transformación y luego digital; es decir, implica un cambio (cultural) de la organización, antes que la implementación de modernas herramientas como el big data o la analítica.

La transformación es un cambio en la forma de pensar en las personas. Y la buena noticia es que con tantos asistentes al evento (casi 700) ya se está comenzando a sentir que el tema ya no es solo el discurso de evangelistas, sino parte de los pendientes de empresarios y funcionarios, por igual.

Son buenas noticias las que nos trajo esta primera edición del CADE Digital y con seguridad usted también se contagiará de ese optimismo al leer la completa cobertura que tiene líneas abajo.

IPAE, KPMG y Salesforce: Presentación y transformación

La jornada comenzó con las palabras del presidente IPAE, Julio Luque, quien sostuvo que "en IPAE tenemos una visión muy sencilla pero muy inspiradora: aspiramos a que el Perú se transforme en un país desarrollado. Por ello, agregó el presidente, IPAE interviene en aspectos en los que otros no intervienen y que impiden que el país se desarrolle en el corto o mediano plazo.

Por ello la necesidad de incorporarse a la transformación digital. "Es necesario que el sector público y, sobre todo el sector privado, vean la urgencia de incorporar el tema y actuar consecuentemente para alcanzar la meta de ser un país desarrollado, sostuvo Luque.

Luego de esas palabras complementó la inauguración del evento Jaime Aguirre, presidente de la CADE Digital 2018, quien planteó el contexto y los objetivos del evento.

Aguirre sostuvo que IPAE se ha acometido a la tarea de acelerar la transformación digital del país, y para ello es necesario impulsar la innovación y democratizar el acceso a la información. Precisamente, la CADE Digital cumple con esta segunda función a través de sus presentaciones. En una reunión anterior, Liliana Rojas, una de las ponentes, sostuvo que si el Perú crece a una tasa de 3% anual no podremos llegar al desarrollo, y que si creciéramos a 4% demoraríamos 70 años en hacerlo.

La transformación digital puede acelerar este proceso y por ello, dijo Aguirre, es necesario la presencia de reuniones como la de la CADE. Además, tenemos una buena oportunidad. La transformación digital es un fenómeno nuevo para todos, así que todos estamos en el partidor de una carrera contra otros países. Y es necesario asumir que estamos en carrera. "Ese sentido de urgencia lo tiene IPAE, y queremos contagiarlo a todo el país. La innovación es una herramienta al servicio del hombre, eso es lo que veremos en las siguientes sesiones, finalizó.

Luego de estas palabras iniciales, y que se diera como formalmente inaugurado el evento se dio paso a las primeras presentaciones, las relacionadas a la propia transformación.

Y el primero en exponer fue Mariano Zegarra, socios líder de Advisory KPMG Perú, quien tuvo un título muy potente para su presentación: "La transformación digital es ahora.

El expositor sostuvo que en la actualidad se pueden identificar tecnologías disruptivas que están cambiando el escenario: la ciberseguridad, la nube y el Blockchain. Estos habilitadores están creando un nuevo tipo de consumidor racional y empoderado que ahora busca la información que requiere en sus dispositivos móviles.

Esto ha dado pie al surgimiento de un fenómeno que se denomina la omnicanalidad; es decir, entrar en contacto con el cliente a través de los diferentes canales con los que cuenta la empresa. Lo que permite la transformación digital es que la organización logre generar una mejor experiencia del cliente a pesar de que esa experiencia se encuentre repartida en diferentes canales.

Por otro lado, al incorporar la transformación digital debemos ser conscientes de que eso cambia los modelos de negocio. Ahora éstos tienen que basarse más en los ecosistemas que en la organización individual, y los actores que prosperen en ellos serán aquellos que hagan un uso más eficiente de la tecnología digital.

Un ejemplo de ello son los actuales gigantes de los negocios basados en tecnología. Uber, Facebook, Alibaba, Airbnb, entre otros precisamente han prosperado porque se han moldeado en base a un negocio que se basa en una plataforma.

Por supuesto, la transformación del mercado no solo trata de gigantes, sino también de pequeñas empresas, los underbitters, como se les llama; aquellas empresas pequeñas pero que también van comenzando a tener presencia gracias a que nacieron tecnológicas, como las startups. Un ejemplo claro de este fenómeno son las fintechs, firmas que están capturando nicho de mercado gracias al uso de la tecnología. Un fenómeno que ya se puede apreciar en el Perú.

Los incumbentes [las grandes empresas] contraatacan con formas de disrupción también, "porque ven las amenazas, como dijo el expositor. Empresas como Walmart, Unilever, UPS, y otras están cambiando, se están transformando digitalmente.

Y con ello se hace evidente que la transformación es un tema cultural. Estas empresas que han hecho sus negocios durante mucho tiempo de una cierta manera, tienen que cambiar esa manera de hacer negocios y ello implica que sus colaboradores comprendan ese cambio.

¿Cómo hacerlo? Tomando en cuenta las expectativas y la experiencia del cliente. Y de entre estas dos variables la más importante es la experiencia el cliente. Ya no es necesario, como en el pasado, hacer grupos focales para saber qué piensa el cliente, ahora se puede hacer, gracias a la tecnología, pequeñas pruebas de productos lanzados al mercado y recoger el feedback gracias a la tecnología.

Ciertamente, en este campo hay muchas tecnologías presentes, pero de entre las maduras, las que representan la columna vertebral del proceso digital de la empresa son el big data, la analítica, la nube y la movilidad.

Al final, el expositor dio algunas recomendaciones. En el campo de la estrategia recomendó, por ejemplo, adoptar la disrupción y ser capaces de gobernar un ecosistema. En el campo organizacional, estar dispuestos a organizar la empresa de acuerdo al nuevo modelo de negocios, e incorporar directores que entiendan la transformación digital. En el campo de las operaciones, recomendó no temer al fracaso mientras que en el campo de la tecnología recomendó usar SaaS, pero tomando en cuenta que la tecnología es solo un medio.

Luego de la presentación de Zegarra, fue el turno de Enrique Ortegón, director general de Salesforce en Latinoamérica, quien sostuvo que nos encontramos en una revolución diferente a las de las demás, ya que esta revolución se está produciendo en un periodo muy corto, de solo cuatro o cinco años.

Y quizás una de las tendencias de mayor importancia en esta revolución es la inteligencia artificial. No se trata de un robot como en las películas, sino de software como el de los asistentes digitales como los que ya tenemos. La inteligencia artificial nos ayudará, no nos va a quitar los puestos de trabajo como se señala en ocasiones, sino que hará que haya cambios en el tipo de empleo, no en la cantidad de éstos. Y esto se debe a que habrá una serie de empleos que se van a automatizar y, por tanto, ya no tendrán que ser realizados por las personas.

GE: El talento en la transformación digital

La transformación digital es primero transformación y luego digital, como sostuvo uno de los ponentes. Y por transformación se debe entender aquel proceso en el que son las personas las que tienen que cambiar, para que la organización pueda transformarse.

Por ello en la CADE pudimos apreciar un par de secciones dedicadas al talento, a las personas. La primera de esas secciones fue la expuesta por Ana Lucía Caltabiano, ejecutiva senior de Recursos Humanos para América Latina de GE, quien ofreció una visión de cómo cambio su empresa precisamente por el lado de las personas.

GE deseaba ser una compañía digital, pero no solo digital sino Digital + Industrial; es decir, incorporar el elemento digital a una empresa que ya tenía enormes fortalezas en el campo industrial. Y para ello era necesario que las personas adoptaran este nuevo lado digital.

¿Cómo hacer que el talento vaya en esa dirección? Había que transformar la cultura y para ello se embarcaron en un viaje que se inició en el 2012 cuando se planteó por primera vez, como 'tocar' a la gente.

Se decidió tomar como modelo lo que ya se está haciendo en otros cambios. En lugar de buscar la gran transformación como un bloque, se decidió utilizar los FastWorks; es decir, hacer prototipos, iterar y seguir haciéndolo hasta que se llegue a un producto final que presentar a los clientes; luego tomar su feedback y comenzar nuevamente las iteraciones hasta lograr un producto aceptado por los clientes.

Entonces, ese era el tipo de cambio que se tenía que hacer, pero ya no con un producto sino con la cultura de la organización.

Para crear el ambiente se utilizaron los Beliefs; es decir, un conjunto de nuevos valores que se deseaba introducir en la cultura de la organización.

Pero quizás el elemento más fuerte que se utilizó fue el Performance Development.

Por muchos años, en GE se utilizaba la evaluación del desempeño (performance evaluation) para medir el desempeño de los colaboradores, pero la herramienta era antigua (de 1976) y no acorde con lo que los colaboradores deseaban en cuanto a su desempeño. Es más, los propios gerentes percibían que esa herramienta (un formulario que llenaban una vez al año) tampoco les servía para lograr lo mejor de los colaboradores que tenían a su cargo.

Se decidió entonces seguir el modelo de iteración mediante el performance development. Con este nuevo enfoque, los gerentes ya no conversaban y calificaban a sus colaboradores una vez al año, sino que conversaban con ellos varias veces al año para determinar sus logros y cómo podían ayudarlos a conseguirlos.

Además, el sistema dejó de ser una evaluación mediante un formulario, sino que se convirtió en una herramienta virtual a la cual se podía acceder mediante web o por teléfono inteligente. En el 2017 se lanzó de forma generalizada.

¿Qué se aprendió de este sistema? Que el performance development ayuda a hacer crecer la cultura digital en la organización; aun así, dijo Caltabiano, el 40% aún no se siente cómodo con los cambios. Por tanto, finalizó, la expositora, hay que comprender que no se debe esperar la perfección y que se debe entender que las personas son diferentes y que la tecnología tiene un rol pero que no todo depende de la tecnología.

ForgePoint Capital: La ciberseguridad no es opcional

La siguiente presentación fue la dedicada a la ciberseguridad y estuvo en manos de Alberto Yépez, cofundador y managing partner de ForgePoint Capital, quien inició su presentación con una sentencia muy fuerte: la ciberseguridad no es opcional sino una prioridad; respetando la privacidad, claro.

Las empresas quieren transformarse y tener al usuario al centro de esa transformación, pero para ello deben comprender su negocio, sostuvo el ejecutivo. Y para ello es importante la identidad de las personas, una característica que ha hecho que las empresas registren a sus usuarios de diversas maneras, ocasionando que las personas no tengan una identidad, sino muchas, dependiendo de las empresas y servicios en los cuales se encuentren registrados.

El gobierno debería poner orden en este campo, sostuvo el expositor.

Por otro lado, también hay más de una Internet. Una de ellas es la del consumidor que crece ágil y rápidamente; y la segunda es la industrial que presenta retos para su crecimiento. La primera es ágil porque no tienen sistemas legacy a los cuales quedar atada, mientras que la segunda tiene grandes inversiones en sistemas que no puede descartar fácilmente y que no fueron creados para brindar seguridad en un mundo conectado.

Es más, incluso en el mundo moderno hay más dispositivos y, por tanto, hay más dispositivos distribuidos. Antes todo se tenía en un centro de datos y era sencillo -en comparación con ahora- ofrecerles seguridad. Ahora incluso los teléfonos inteligentes han surgido por todos lados junto con sus aplicaciones, lo cual representa un nuevo frente que se tiene que proteger.

Y en el otro lado de la mesa se encuentran los cibercriminales, los cuales, a diferencia de los antiguos jovencitos que hackeaban sistemas por el simple hecho de demostrar que podían hacerlo, son elementos de bandas de crimen organizado que incluso utilizan herramientas de inteligencia artificial y de automatización para atacar bancos y realizar acciones de ciberguerra mundial.

De hecho, con los actuales cambios debidos a la transformación digital los bancos ahora tienen un frente digital que atacar, y las empresas que se dedican al comercio electrónico también tienen ahí un lado que proteger.

Con todo esto, las respuestas en ocasiones son solo técnicas y tecnológicas, pero no debe de ser así. Yépez planteó que a nivel de la industria se debe implementar un 'firewall humano'; es decir, educar a las personas para que no caigan en ataques de phishing, por ejemplo.

A nivel de la empresa también se debe invertir en las personas, pero también en la infraestructura; mientras que por el lado del gobierno recomendó invertir en centros de coordinación y adiestramiento para combatir la ciberdelincuencia.

En general, recomendó que se deben proteger los centros de infraestructura crítica de los países mediante el establecimiento de centros de excelencia en ciberseguridad, lo cual también implica la generación de más profesionales de ciberseguridad ya que en la actualidad son escasos.

ASIET y Claro Perú: Desafío de la digitalización

Dentro de las sesiones que se pudieron ver en la CADE Digital, las dos finales del primer día fueron dedicadas a las experiencias que se están realizando dentro del campo de la transformación digital. La primera de ellas fue la que expuso la visión de los operadores de telecomunicaciones y la segunda fue la experiencia cotidiana que presentaron los representantes de tres empresas que han implementado la transformación.

En el caso de los operadores la sesión se denominó "Desafío de la digitalización en la Alianza del Pacífico y tuvo por expositores a Pablo Bello, director ejecutivo de la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET) y a Juan Rivadeneyra, director de Asuntos Regulatorios de Claro Perú.

Bello indicó que, desde la perspectiva de la conectividad, si no se hace inversiones no habrá transformación digital; por tanto, la inversión [en las redes] tiene que ser parte de la agenda.

América Latina ha crecido en los últimos 15 años gracias a los commodities y a que ello propició la inversión en capital fijo y la incorporación masiva de personas a la fuerza laboral. "Estos elementos no se van a volver a repetir, dijo el expositor. Y por ello es necesario que cambiemos nuestra forma de fomentar el crecimiento, porque "si no lo cambiamos el crecimiento será menor en 40% al de los 15 años anteriores, sentenció Bello.

Sería una nueva década perdida de la cual podemos escapar gracias a un factor fundamental para el crecimiento de la producción: la digitalización.

En especial, los países que componen han tenido un crecimiento significativo en los últimos años, pero eso no significa que se hayan cumplido las metas. En América Latina en general una de cada dos personas no se encuentra conectada a la red, y en la Alianza del Pacífico solo se está un poco mejor en este campo.

Entonces, hay que enfrentar tres desafíos: cerrar la brecha digital -lo que generará sociedades igualitarias-, tener una infraestructura de conectividad de clase mundial, y lograr un uso intensivo de las TIC.

Ciertamente, las proyecciones no son positivas ya que las brechas tanto en América Latina como en la Alianza se están ampliando. De hecho, si la Alianza quiere ser parte de la OECD debería invertir en infraestructura TIC aproximadamente 110 mil millones de dólares. Por tanto, sostuvo Bello, es necesario que las políticas públicas hagan que sean relevantes las inversiones en este campo.

Y es necesario. De acuerdo con el expositor, las telecomunicaciones en la región se encuentran en un momento sensible. En Suiza, por ejemplo, los ingresos por usuarios de las compañías del rubro llegan a los 45 dólares al mes, mientras que en la Alianza solo se llega a 11 dólares.

Entonces, sostuvo el expositor, se tiene que entender que las regulaciones no adecuadas y la alta carga fiscal conforman desafíos para la industria.

¿Qué se ha hecho para resolver estos desafíos? Se han lanzado propuestas de agendas digitales a los diversos gobiernos en base a cuatro ejes: la economía digital, la conectividad digital, el gobierno digital y la generación de ecosistemas.

"No hay política pública más importante que la digitalización de los procesos productivos, dijo al finalizar el expositor.

Por otro lado, Rivadeneyra hizo hincapié en que no existe la transformación digital sin conectividad y no existe conectividad sin redes.

Y por ello el ejecutivo hizo notar que en el país se tiene una brecha enorme en cuanto a la infraestructura. Basta decir que en Japón se atienden a 99 usuarios con una antena de telefonía celular, en Chile se atienden a 860 usuarios mientras que en el Perú se tiene que atender a 3.400 usuarios con cada antena.

Otro tema sobre el cual enfatizó el ejecutivo fue el de las frecuencias. "No hay espectro más ineficiente que el que no se usa, indicó. América Móvil [es decir, Claro] ha crecido su tráfico en 10 veces debido al uso en aplicaciones de datos y, por tanto, requiere que el espectro de frecuencias sea adjudicado.

Para salir de estos retos, el ejecutivo recomendó que se cree una autoridad que vea el cumplimiento de las políticas para incentivar la transformación digital y que los políticos incorporen estas medidas en sus planes de gobierno.

BBVA, Promart y TASA: La transformación en el día a día

La siguiente exposición fue la dedicada a las experiencias de uso locales. Aquí se presentaron Eduardo Torres de director gerente general del BBVA; Francisco de la Roza, gerente general de Promart; y Gonzalo de Romaña, gerente general de TASA.

Torres fue muy enfático en sus primeras palabras: "Estamos en la transformación digital por supervivencia y por la competitividad. Todos estamos bajo presión y solo hay una forma de ser competitivos: atender al cliente con aquello que quiere de nosotros.

Atenderlo lo mejor que se pueda en las agencias ya no es suficiente. Y esto se hace porque el cliente ha cambiado, es más impaciente y quiere la omnicanalidad. "Pero no estábamos preparados para esta nueva velocidad, dijo el ejecutivo. El problema, sostuvo, es que el banco estaba organizado en compartimentos estancos, con procesos a la antigua, en cascada. Tenían que reconstruirse y por ello adoptaron mayor capacidad analítica, usaron el design thinking, y adoptaron un ecosistema con fintechs; también aprendieron a ser más humildes.

Por su lado, Promart es una empresa relativamente nueva que ya se siente obsoleta. ¿El culpable de esta situación? La hiperconectividad, sostuvo De la Roza. El usuario solía llegar a la tienda porque había visto avisos en diarios o en la televisión, pero el nuevo entorno es más complejo. Ahora el usuario realiza búsquedas en Internet, pero también a través de una diversidad de otros medios, y el reto es que toda la información que reciba a través de todos estos canales debe ser la misma; es decir, el nuevo consumidor demanda una experiencia omnicanal.

Pero, además, demanda contenido, no solo información. Y cumplir con esta demanda implicó acompañar al cliente antes de la compra, incluso desde el momento de la inspiración y la información, lo cual logra con la generación de contenido que le muestra al cliente cómo podría quedar su hogar si hiciera ciertas mejoras. Y todo, nuevamente, a través de todos los canales.

Los cambios que se ejecutaron han logrado 12% de tasa de conversión, algo que se pudo alcanzar gracias a herramientas como su nuevo chatbot que ha reducido en 60% las llamadas al call center, y ha tenido más de 36 mil sesiones entre febrero y julio de este año. De la Roza indicó que el siguiente paso es el uso de la realidad aumentada.

Finalmente, De Romaña de TASA indicó que su preocupación es cómo utilizar los datos para lograr una mayor productividad; es decir, manejo de costos, ahorro de combustible y llegar a puerto para descargar lo más rápido posible y con mayor calidad.

Otro de los ejes de su cambio es que ha incorporado un dron (barco no tripulado) que le ofrece datos de la biomasa del mar, datos que luego comparte con Imarpe. Finalmente, ha cambiado la experiencia del usuario, siendo su usuario las empresas a las que vende sus productos (harina y aceite), algo que ha logrado mediante el uso del Blockchain para lograr la trazabilidad de sus productos.

Reniec, Indecopi y Migraciones: El ciudadano digital

En el segundo día de las sesiones de la CADE Digital, se comenzó la jornada con un bloque dedicado al ciudadano digital. En este bloque se presentaron los casos de algunas instituciones del gobierno, como la Superintendencia Nacional de Migraciones, el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec) y el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi).

Para romper fuegos en la primera sesión se dio la palabra a Jorge Yrivarren, jefe nacional del Reniec, quien expuso los lineamientos de su trabajo. Yrivarren, cuyos logros ya hemos expuesto en otras notas, hizo especial hincapié en que ahora el ciudadano desea ser tratado de forma omnicanal. Además, resaltó también que en la actualidad ya se cuenta con 26 servicios que se pueden realizar en el Reniec sin necesidad de ir a una agencia.

Por supuesto, también recordó a la audiencia que el DNI electrónico contiene el chip en el cual se ha incorporado certificados electrónicos que pueden servir para que el ciudadano firme digitalmente un documento, firma que ya es de valor oficial ante el Estado peruano.

Por su parte, el Indecopi, a través de Ivo Gagliuffi, presidente del consejo directivo, sostuvo que su transformación digital comenzó en el 2016 cuando se hizo el diagnóstico de lo que era necesario para la implantación de una cultura digital. Se determinó las necesidades de hardware y software y se lanzó un producto denominado Gaceta Digital, que era una gaceta electrónica donde se podía publicar gratuitamente las patentes y marcas sin necesidad de acudir al diario El Peruano. Además, se estableció la interoperabilidad, es decir, la no necesidad de que las personas presentaran un documento, como el DNI, por ejemplo, que el Estado ya tenía en sus registros.

La segunda etapa se inició este año y se prolongará hasta el 2019, y en ella se planteó el lanzamiento de la Plataforma Interactiva para el Servicio de Atención al Ciudadano (PISAC), a través de la cual, y mediante el uso de herramientas de comunicación como Skype o Webex, se realizarán audiencias virtuales entre proveedores y ciudadanos para resolver reclamos.

La tercera etapa se iniciará el 2020 y en ella se plantea que todos los servicios del Indecopi se encuentren en línea y sean accesibles a través de una aplicación móvil. Además, en ese año todos los expedientes ya serán electrónicos.

Finalmente, Migraciones, a través de Roxana del Águila, gerente general de la institución, sostuvo que se han implementado mejoras como la entrega del pasaporte electrónico para entregarlo en el mismo día en el que se tramita. Además, se ha implementado la Tarjeta Andina de Migración Virtual; es decir, un formulario virtual que la propia Migraciones puede llenar con la información que se puede obtener del pasaporte del pasajero. Con esta tarjeta virtual ya no es necesario llenar el formulario en papel.

Además, ya se han implementado puertas electrónicas (eGates) para que los pasajeros puedan pasar por ellas tan solo colocando el pasaporte electrónico en ellas. Sus mecanismos electrónicos determinarán que la personas es quien dice ser y si ésta tiene algún impedimento o requerimiento de ingreso al país. Si no tiene ningún impedimento podrá ingresar con mayor facilidad y velocidad en comparación con pasar delante de un funcionario de migraciones.

Ministerio de Educación y UTEC: Pensamiento Computacional

La CADE Digital dedicó una sesión específica para el talento dentro de las organizaciones, pero también dedicó un espacio para el talento en formación; es decir, para la educación que se requiere para el nuevo entorno digital.

En esa sección, CADE tuvo la presencia del ministro de Educación, Daniel Alfaro, quien expuso la visión del gobierno con respecto al tema a través de una exposición que denominó "Del talento analógico al talento digital.

En esta presentación, el ministro indicó que antes de la revolución industrial se podía avizorar el futuro, pero que ahora intentar hacerlo nos daría como resultado un producto de ciencia ficción. Sin embargo, si hay algo que se puede hacer en los alumnos con certeza: formar en ellos cuatro competencias (pensamiento crítico, comunicaciones, colaboración y creatividad). De hecho, estas cuatro competencias ya forman parte del currículo nacional. Pero además es necesario generar en ellos valores, y por ello el ministro indicó que se defiende el enfoque de igualdad de género.

Un punto crítico e idea fundamental para estos nuevos tiempos es el "Pensamiento Computacional, indicó el funcionario. Con el pensamiento computacional podremos sistematizar la enorme cantidad de información a la que nos exponemos e ideas soluciones a los problemas que puedan surgir. El pensamiento computacional, sin embargo, no es algo que se desarrolle frente a una computadora, éste se puede fomentar incluso antes de exponernos a una de estas máquinas.

Y para lograr estos objetivos se cuenta con la Estrategia Nacional de Tecnologías Digitales en Educación, finalizó el ministro.

Luego de la presentación del ministro fue el turno de Ernesto Cuadros, director de Ciencia de la Computación de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC), quien realizó un análisis del actual estado.

El académico sostuvo que la ola digital es gigantesca y no nos va a preguntar si estamos preparados para ella o no, y luego vendrá otra, que nos hará lo mismo; y lo malo es que nosotros no nos estamos preparando para ello. Saber usar una computadora es la parte más simple del asunto, pero saber pensar de forma computacional es algo mucho más complejo.

Cuadros indicó que hace unos años se hizo un estudio en el mundo académico y en el mundo de la industria en el que se preguntaba cuáles eran los tópicos más importantes que se deberían enseñar en computación. Y lo que salió en primer lugar fue el pensamiento computacional -mencionado ya por el ministro- porque es el tópico más importante.

"Si en este momento yo reviso cualquiera de las carreras profesionales que se llaman computación, sistemas o informática, como quieran, con suerte encontraré en el Perú una o dos que mencionen la frase pensamiento computacional, y esas personas luego alimentan la educación de los institutos y luego la de los colegios, y se cierra así un ciclo en el que estamos generando atraso, indicó Cuadros.

En cuanto a la oferta y demanda se puede apreciar que, a nivel mundial, hay una alta demanda de profesionales dedicados a la computación, pero son pocos los que egresan de las universidades. A nivel local, son muy pocas las carreras que se encuentran basadas en las carreras de computación reconocidas y más bien hay muchas carreras que se han creado en base a nada.

"Se han inventado carreras y les han puesto los nombres que les dan la gana. Es así de sencillo y claro. Después ponen el contenido que les da la gana y eso no es compatible a nivel internacional, indicó. Para reforzar su idea el expositor indicó que a nivel internacional no existe una definición de ingeniería de sistemas, ni de ingeniería informática y eso es lo que más se encuentra en el país.

Pero entonces ¿Qué es la computación? Para el expositor es ser humano y velocidad. El ser humano aporta la inteligencia y la máquina aporta la velocidad, pero sin un pensamiento computacional el solo aporte de la velocidad no agrega mucho valor. El computador no resuelve los problemas, el computador acelera la resolución de los problemas.

Y en el Perú lo que estamos haciendo es formar mucha gente que sabe usar tecnología, pero lo que necesitamos es gente que sepa crear tecnología. "un teléfono antiguo, esos de pantalla sin colores, tiene mayor potencia que la computadora que se usó para enviar al hombre a la Luna. En el Perú tenemos más de 30 millones de teléfonos inteligentes y hasta ahora no hemos enviado a nadie a la Luna, dijo el expositor a modo de metáfora.

Otro de los problemas que ha detectado en el campo educativo es que en ningún otro país del mundo se pide la pertenencia a un colegio profesional para poder desarrollar software, en el Perú sí, dijo. "Esto es un rezago de la época medieval, señaló.

Finalmente, el expositor sostuvo que necesitamos carreras con base homogénea; es decir, que sean compatibles a nivel internacional.

Luego de ambas presentaciones expuso John Vega, CEO y fundador de Platzi, una plataforma de enseñanza en línea de cursos de informática. Su organización ofrece más de 199 cursos y 39 carreras; y con ellas Vega sostiene que ha ayudado a mejorar los ingresos de sus estudiantes e incluso ayudarles a que ellos y sus familias superen el umbral de la pobreza.

Universidad de Chile y Cosapi: La transformación en la construcción

A la construcción se la señala como una de las industrias, a nivel mundial, que ha aprovechado poco de la tecnología. Se piensa que la forma en que se construye en la actualidad básicamente es la misma que hace 50 años. En parte se tiene razón, la construcción sigue siendo una actividad que no ha revolucionado como otros rubros; al menos eso es lo que se podría pensar hasta que uno oye hablar de BIM.

Building Information Modelling (BIM) o Modelado de Información de Construcción es la nueva tendencia que se trató en una de las sesiones de la CADE Digital y, realmente, fue toda una sorpresa saber lo que se puede hacer con BIM y conocer a las empresas en el Perú que ya tienen años operando bajo esta forma de trabajo.

El primero en exponer sobre esta tendencia fue Claudio Maggi, director de Innovación y Desarrollo de la Universidad de Concepción de Chile, quien ofreció un panorama de lo que esta tendencia implica para la construcción.

Maggi sostuvo que esta tendencia tiene ya unos 10 años y que, en pocas palabras, es un conjunto de métodos, técnicas y estándares que nos permiten realizar una obra desde su diseño.

BIM es colaborativo, ya que incluye la participación conjunta y en coordinación de todos los actores que antes trabajaban secuencialmente y con poca o nula cooperación.

Para entenderlo, BIM implica la construcción de una obra primero en forma de plano tridimensional para luego pasar a la construcción en sí misma. ¿Qué permite esto? Que los errores se puedan ver al momento de hacer el plano 3D, no cuando se está ejecutando la obra física.

Sin embargo, como señala Maggi, no es solo la aplicación de un plano 3D. implica su uso a lo largo de todo el ciclo de vida de la obra y, por tanto, permite revisar los avances que se están logrando con respecto a lo planificado. Además, involucra a todas las partes que intervienen en la construcción.

¿Por qué usar BIM desde las políticas públicas? Porque la construcción es una de las actividades más importantes dentro de la economía de un país. Para ello, entonces, hay que tener en cuenta algunos retos.

Primero, la industria de la construcción tiende a fragmentarse en las diversas etapas que la componen; es decir, en los que trabajan la arquitectura, los que desarrollan los planos, los que se encargan de los sistemas eléctricos, de los sistemas de agua y desagüe, etcétera. Por lo mismo, es una industria difícil de estandarizar y que enfrenta, dados las exigencias de los tiempos modernos, proyectos cada vez más complejos.

Y si a ello se agrega que existe una brecha en la infraestructura de la región es evidente que la necesidad de la implementación de BIM desde el lado del sector público es una necesidad.

¿Qué se está haciendo? Implementar el estándar en el ministerio de Obras Públicas de Chile y adoptarlo gradualmente hasta convertirlo en mandatorio en el 2020. Además, se está avanzando en base a cinco líneas de acción: la institucionalidad y la estrategia, la estandarización, el capital humano, las tecnologías habilitadoras y la comunicación.

En el sector privado ya se tiene un BIM Forum en Chile y se está planeando la estandarización para el 2019. Además, se tienen planes para ofrecer becas en capacitación en BIM y formar un sector público que conozca de BIM para las contrataciones del Estado.

De hecho, la ampliación del aeropuerto de Santiago, el Aeropuerto Internacional Comodoro Arturo Merino Benítez, ya se está construyendo en base a BIM. Como algunos de las construcciones de las que se habló en la siguiente presentación.

En el caso de nuestro país, aunque la palabra suene nueva, en realidad, ya se tienen edificios construidos en base a esa metodología. El edificio del Banco de la Nación, construido cerca del Centro de Convenciones de Lima, es un ejemplo ya acabado de ello, mientras que los trabajos de ampliación de la Villa Deportiva Nacional (Videna) son un ejemplo en plena ejecución. Ambos ejecutados por Cosapi.

Y por ello Fernando Valdez, vicepresidente ejecutivo de Cosapi, fue el encargado de la siguiente exposición, en la cual pudimos ver que BIM ya se usa en el Perú.

De hecho, BIM ya es parte de la práctica de Cosapi desde hace siete años, y gracias a ello ha podido realizar las obras mencionadas: la nueva sede del Banco de la Nación y las ampliaciones de la Videna que aún están en ejecución.

Un elemento clave de esta práctica es la solución denominada Virtual Design Construction (VDC) con la cual 'construyen' virtualmente la obra antes de construirla en el mundo real. Esta solución es parte de BIM, pero por supuesto no es lo único.

BIM implica la participación colaborativa y en conjunto de los diversos actores del proyecto. Cada uno aporta su parte (su plano 3D) el cual luego es unido con los de los otros para determinar las fallas del proyecto antes de comenzar la construcción real.

Aquí radica la potencia de la herramienta. Gracias al BIM se pudieron determinar -y Valdez mostró imágenes de este uso- los errores en la etapa del modelado. Así, cuando se unió al plano de la construcción el plano de las instalaciones eléctricas en un modelo, se pudo ver que en una parte del edificio las instalaciones eléctricas tenían que pasar por un sector compuesto por sólidas partes de concreto.

En la forma antigua este detalle recién se hubiera podido notar al momento de hacer la instalación eléctrica, y se hubiera tenido que romper esa sección para dejar pasar los tubos de la instalación eléctrica. Ahora, gracias a BIM, simplemente se dejó el espacio al momento de colocar el concreto. Esa simple operación bastó para ahorrar a la construcción unos miles de dólares.

Con BIM, entonces, ya casi no habría retrasos debido a estos inconvenientes. Como dijo el ejecutivo, BIM reduce la incertidumbre, reduce los errores, reduce la necesidad de realizar (costosos) cambios y reduce las consultas técnicas.

Estonia: El Estado digital

El Estado también tiene que transformarse. Y por ello en los países existen una serie de instituciones que se encargan de llevar las riendas de la transformación digital del Estado, una tarea compleja que, en ocasiones, tiene diferencias significativas de país en país, pero que, en la mayoría de las ocasiones, tiene más cosas en común.

En la CADE Digital se invitaron a los representantes de cuatro países -incluyendo el Perú- para que ofrecieran un vistazo de lo que están haciendo estas organizaciones para llevar a cabo la transformación.

Yolanda Martinez, coordinadora de la Estrategia Digital Nacional de México; Diana Parra, jefe de Relacionamiento Internacional de la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información y el Conocimiento (Agesic) de Uruguay; Andrés Bustamante, jefe de la División de Gobierno Digital de Chile; y Marushka Chocobar, secretaria de Gobierno Digital de la Presidencia del Consejo de Ministros del Perú (PCM), fueron los encargados de mostrar sus visiones.

En general, todos mostraron que se están guiando por pautas que generalmente se conocen como agendas digitales. Sus objetivos ya no solo se encuentran en la utilización de tecnologías modernas, sino de brindar servicios a los ciudadanos. Por supuesto, algunos están más avanzados que otros, de hecho, Uruguay es uno de los gobiernos más avanzados a nivel mundial en el tema de digitalización del Estado, pero comparte con los demás el hecho de que su objetivo primordial es el ciudadano.

La identidad digital es un tema transversal a todos ellos. En diferentes modalidades, mostraron que la identidad es primordial para poder ofrecer los servicios de los que hablaron, y que en conjunto, el correcto uso de los datos personales de los ciudadanos y la seguridad e integridad de sus datos son otros de los temas que animan sus trabajos.

Todos ellos dieron una visión rápida y sucinta de lo que están haciendo, pero en la siguiente sesión se tuvo mucho más tiempo para conversar sobre un caso en particular: Estonia

A la CADE Digital estuvo invitado el expresidente de Estonia, aquel que emprendió la tarea de hacer de ese país -ex república soviética- uno de los países más avanzados en digitalización del Estado. De hecho, se convirtió en el más avanzado.

Toomas Ilves sostuvo que, en la actualidad, la transformación digital no se preocupa de la tecnología sino de la política para implementarla. Para ello se requieren de cuatro elementos: identidad fuerte y segura, servicios digitales que gusten a la población, una arquitectura de seguridad y garantizar la integridad de los datos.

Desde que se decidió digitalizar el estado estonio se buscaron alternativas para hacer el trabajo más sencillo. Por ejemplo, desde el inicio se buscó utilizar soluciones de fuente abierta; es decir, de Linux. Además, se buscó que el sector privado interviniera en el proceso mediante una fuerte inversión; de hecho, desde el 2001 todos los servicios se darían en base a esa infraestructura, incluso se determinó que el sector privado también la utilizaría.

Pero ¿cómo nació la motivación para lograr esto? La respuesta es su vecino, Finlandia. Ellos se encontraban en la misma situación luego de la Segunda Guerra Mundial, pero para 1992 el PBI per cápita de Finlandia era de más de 22 mil dólares, mientras que el de Estonia se había quedado en solo 2.800.

Algo había que hacer. Se decidió entonces realizar reformas, pero no bastaron. Hasta que se produjo la revolución de Internet. En 1993 apareció el navegador Mosaic y los estonios se dieron cuenta que este campo, el de Internet, era un espacio en el que podían salir del partidor al mismo tiempo que los demás países. Además, tenían una buena educación, lo cual era un punto a favor del país.

"Internet fue un lugar donde podíamos ser como los grandes, dijo el expresidente. Ya para 1999 todos los colegios se encontraban en línea, y gracias a otros incentivos se pudo lograr que incluso las áreas rurales tuvieran conexión. Por ejemplo, a los bancos les interesó que sus clientes del área rural pudieran acceder en línea, así ellos ya no tenían que crear una agencia.

Cuando ya comenzaron a crecer se dieron cuenta que uno de los problemas principales de la Red es que no se sabe con quién se está hablando. Por ello, para resolver el problema, se dedicaron a crear una identidad digital fuerte que sea segura, única y con valor legal, que les permita incluso firmar digitalmente documentos. Se incorporó la autenticación de dos factores y el cifrado de los dispositivos de extremo a extremo.

"Sin identificación no se mueve el mundo digital, indicó Ilves. Por ello en el 2000 se creó la ley de firmas digitales.

Y con ella, la capacidad de realizar trámites de forma remota con el gobierno. De hecho, solo hay tres transacciones que no se pueden hacer en línea en Estonia: las bodas, los divorcios y las transferencias de propiedades.

En el 2001 se lanzó la tarjeta de identidad con un chip que ofrece seguridad en la identificación. Y el siguiente paso que se va a dar es colocar esos elementos identificatorios que actualmente se encuentran en el chip en el teléfono inteligente de la persona.

Y en cuanto a los datos de todo el gobierno su solución también fue creativa.

Dado que no se podía crear -por motivos presupuestarios- un lugar centralizado en donde se colocaran todos los datos de todo el gobierno, se decidió que cada institución mantenga sus datos, pero que todas se encuentren interconectadas. Así, si una institución necesita un dato externo a sus bases, simplemente se conecta con la institución que sí tiene esos datos y se los pide de forma inmediata. Mediante el uso de cifrado y de la identificación de dos factores se asegura la integridad de los datos y su buen uso.

El sistema se llama X-Rode y fue implementado en el 2001 y, si algún país lo desea, lo puede pedir a Estonia. Panamá, Moldavia y Finlandia son algunos de los países que ya se lo han pedido y se encuentran utilizándolo o en proceso de implementación.

Con esto se logra que la burocracia ya no sea secuencial; es decir, que si, por ejemplo, nace un ciudadano, su información vaya hacia una institución después de la otra. Ahora, cuando nace el ciudadano, su información se envía al mismo tiempo hacia todas las instituciones con las que le toca relacionarse en ese momento. En el caso del nacimiento, el hospital donde nació mantendrá sus datos de salud, pero se dispararán sus datos de identificación y el de sus padres hacia el registro civil, automáticamente.

Esto también permite que el ciudadano solo deba identificarse con el Estado una sola vez, cada vez que entra en contacto con él, ya que éste tiene todos sus datos y no tendrá que pedírselo para iniciar alguna acción. Si el ciudadano va hacia una agencia del Estado, ésta ya no tiene necesidad de preguntarle el número de su documento de identificación, su edad, o donde reside, esa es información que ya tiene el Estado. Por supuesto, esto ayuda a reducir significativamente la burocracia.

Pero todo esto tiene que mantenerse cuidadosamente. Esos datos no pueden perderse ni siquiera en el caso de que se produzca un cataclismo. Ilves mencionó que su país ha sido invadido, en promedio, dos veces por siglo, así que es necesario asegurar que sus datos puedan sobrevivir incluso a estos eventos.

Para ello Estonia usa el concepto de Embajada de datos. Ellas, al igual que sus pares del mundo real, son lugares donde Estonia tiene plena soberanía y no puede ingresar otro Estado; y como embajadas, se encuentran fuera del país. Ahí aseguran sus datos y los alejan de la destrucción natural o la causada por el hombre. Una de esas embajadas, por ejemplo, se encuentra en Luxemburgo.

Ilves concluyó así su exposición.

IPAE: Reflexiones finales

Al final de la jornada del segundo día, Jaime Aguirre, presidente de la CADE Digital 2018, tomó unos momentos para realizar algunas reflexiones finales. Y se comenzó ofreciendo algunas cifras de lo que había sido el evento.

Durante esos dos días se tuvieron 668 asistentes al centro de convenciones, de ellos el 72% fueron hombres y el 28% fueron mujeres. Además, se contabilizaron 6.858 conexiones a la emisión en vivo del evento, y se contaron 566 personas que en las diferentes redes sociales utilizaron 2.044 veces el hashtag #CADEDigital.

Pero, además, Aguirre brindó algunas conclusiones a partir de lo visto en el evento.

Aguirre sostuvo que el cambio se inicia en los directorios de las organizaciones; que la transformación digital tiene que ver menos con la tecnología y más con el cambio cultural; que la persona es el centro de todo esto; que no es posible la transformación digital sin una seguridad coherente; que el Perú puede formar las profesiones que se necesitan; que se puede permitir fallar (temprano) a los colaboradores; que se necesita formar personas que creen tecnología no que la consuman; que se puede crear talento digital en el corto, mediano y largo plazo; que el sector privado tiene una gran responsabilidad en la modernización, pero que las condiciones deben ser gestadas desde el sector público, especialmente en lo concerniente a la infraestructura de telecomunicaciones.

IPAE aporta con estrategias para crear el conocimiento de los beneficios de la transformación digital, impulsando la comunicación del tema, difundiendo que la transformación incrementa la competitividad y ayudando a formar al talento.

Finalmente, Aguirre anunció que el siguiente CADE Digital se realizaría a fines del verano del 2020.

Hasta entonces.