Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Qué esperar de Wi-Fi 6 en el 2019

[17/12/2018] Wi-Fi 6 -también conocido como 802.11ax- comenzará a abrirse camino en las nuevas instalaciones en el 2019, trayendo consigo una serie de actualizaciones tecnológicas destinadas a simplificar los problemas de las redes inalámbricas.

La primera y más notable característica del estándar es que está diseñado para funcionar en los entornos de radio cada vez más congestionados de hoy en día. Es compatible con la tecnología multiusuario, multientrada y multi-salida (MU-MIMO), lo que significa que un punto de acceso determinado puede gestionar el tráfico de hasta ocho usuarios al mismo tiempo y a la misma velocidad. Los APs de generaciones anteriores todavía dividen su atención y ancho de banda entre usuarios simultáneos.

Mejor aún es el acceso múltiple por división de frecuencia ortogonal (OFDMA), una tecnología tomada de la mitad del mundo inalámbrico con licencia e impulsada por el operador. Lo que esto hace es subdividir cada uno de los canales independientes disponibles en un AP dado por un factor adicional de cuatro, lo que significa una ralentización aún menor para los AP que atienden hasta a un par de docenas de clientes al mismo tiempo.

En pocas palabras, más allá de ser más rápido que las versiones anteriores de Wi-Fi, Wi-Fi 6 va a ser más capaz de manejar el rápido crecimiento de la densidad de clientes presente en la TI moderna. Tanto si se trata de espacios de oficina cada vez más conectados, con televisores inteligentes y varios clientes por empleado, como de la IoT, con dispositivos conectados de todo tipo, Wi-Fi 6 es la solución ideal para satisfacer esas demandas.

Situación actual

Ya hay puntos de acceso Wi-Fi 6 en el mercado. Aerohive llegó primero, pero los otros grandes proveedores ya estaban cerca. Las entradas iniciales de Aerohive son la AP630 y la tri-banda AP650 y AP650X -esta última cuenta con antenas adicionales para un mayor alcance efectivo. Se venden al por menor por alrededor de 1.200 y 1.400 dólares, respectivamente. Sin embargo, D-Link, Asus y TP-Link ya han sacado al mercado APs Wi-Fi 6, y es casi seguro que los principales proveedores empresariales, como Cisco y Aruba, tienen como objetivo el 2019 para empezar a vender sus dispositivos.

Los puntos finales, por supuesto, todavía no están ahí fuera, y los expertos parecen haber acordado que el año 2020 será el año en el que comience realmente la adopción masiva de Wi-Fi 6. Pero los profesionales de TI que diseñan las redes que tendrán que ocuparse de esos puntos finales deben estar a la cabeza del juego.

¿Por qué el retraso?

Wi-Fi 6 ha tenido un camino difícil hacia el estado de casi adopción en el que lo encontramos hoy en día. Los primeros borradores de la norma no lograron salir dos veces del comité correspondiente del IEEE, por lo que aún no se ha producido la ratificación completa, aunque se espera que se produzca en el 2019. Parte de las consecuencias ha sido que los proveedores han tomado el asunto en sus propias manos y han liberado el hardware antes de la ratificación final -una práctica común en el mundo Wi-Fi, particularmente cuando esas compañías están relativamente seguras de que saben cómo será el estándar final.

Además, el proceso de introducción de un nuevo estándar Wi-Fi en el mercado es muy largo en el mejor de los casos, ya que los chipsets siguen los borradores de los estándares unos meses después, los APs de consumo para los primeros usuarios unos meses después, los de empresa unos meses después y, finalmente, una amplia disponibilidad de endpoints compatibles después de un año o más. Por lo tanto, si el consenso general de que las empresas con visión de futuro necesitan empezar a planificar para Wi-Fi en el 2019 es cierto, el uso activo de la norma en la producción podría no despegar hasta dentro de un año.