Llegamos a ustedes gracias a:



BrandPost

Educación 2.0: Innovación para el futuro

Patrocinado por MICROSOFT PERÚ

[27/12/2018] Las economías y las sociedades se están transformando rápidamente por la tecnología, pero las brechas en el acceso a las habilidades de educación digital amenazan con ampliar la diferencia de ingresos entre aquellos que tienen acceso a una mejor preparación en el siglo XXI y los que no. Las escuelas de hoy, especialmente las de las comunidades rurales y urbanas, no tienen igual acceso a los recursos. Los datos son claros: las mujeres, los estudiantes de bajos ingresos, los estudiantes de minorías y los estudiantes que viven en áreas rurales tienen menos probabilidades que sus compañeros de acceder a estas habilidades críticas mientras están en la escuela.

Solo en América Latina, 163 millones de personas de entre 15 y 29 años enfrentan no solo altas tasas de desempleo e informalidad, sino también la falta de oportunidades para aprender y adquirir nuevas habilidades, lo que les ayudaría a convertirse en empresarios o conseguir un empleo en un país en crecimiento. En la actualidad, la industria de la era digital carece de profesionales con los antecedentes adecuados para ser contratados y tener una oportunidad que podría cambiar sus estilos de vida.

Cabe mencionar, que el McKinsey Global Institute (MGI) estima que, a nivel mundial, alrededor de la mitad del trabajo por el que se le paga a la gente hoy en día podría estar automatizado para el 2030 por la tecnología existente, y hasta 375 millones de personas tendrían que cambiar las categorías ocupacionales. Sin embargo, MGI también predice que los nuevos empleos creados por la tecnología, el aumento de los ingresos y el consumo, así como por las inversiones en infraestructura y energía renovable, impulsarán un fuerte crecimiento en el empleo global. Por lo tanto, se incrementarán los puestos de trabajo.

Por otro lado, las formas en que las personas interactúan, socializan y trabajan cambian rápidamente. Para cuando los niños de hoy en día se convierten en graduados en el 2030, el mundo será muy diferente de todo lo que las generaciones anteriores han experimentado. La clase trabajadora del 2030 se desempeñará conjuntamente en experiencias interactivas y visualmente ricas que desarrollan habilidades y profundizan la comprensión al tiempo que aprovechan las habilidades socioemocionales mientras colaboran, desarrollan presentaciones, prueban y refinan su pensamiento, al mismo tiempo que se involucran con las tecnologías que pueden usar en el lugar de trabajo.

Otro aspecto clave a considerar en esta era digital es que las aulas en toda América Latina necesitan evolucionar y ofrecer clases para niños y adultos jóvenes apoyadas por el poder de la tecnología, estableciendo los procesos de aprendizaje que ofrecerán a estos estudiantes la preparación que necesitarán para obtener un trabajo en la era digital. Los estudiantes de hoy exigen estar en el centro de su propio aprendizaje, es por eso que los maestros necesitan encontrar nuevas formas de involucrarse con ellos, usar nuevas formas de tecnología para aprender y enseñar, y usar el diseño de habilidades de enseñanza para personas con discapacidades.

De hecho, la innovación y la inteligencia artificial ya están ayudando a los maestros y estudiantes a aprovechar más la experiencia educativa. Por ejemplo, AI School permite que cualquiera se sumerja y aprenda cómo comenzar a desarrollar la inteligencia en soluciones, incluidos los servicios de AI pre-entrenados, así como las herramientas de aprendizaje profundo. La plataforma permite a cualquier desarrollador codificar en cualquier idioma e infundir AI en las aplicaciones. La realidad mixta crea experiencias de aprendizaje inmersivo para los estudiantes que fomentan un mayor crecimiento cognitivo y socioemocional.

Definitivamente, AI ayudará a "garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para todos" para 2030, tal como se estableció en el Objetivo 4 de Desarrollo Sostenible.

"Los maestros no serán reemplazados por la tecnología, pero los maestros que no usen la tecnología serán reemplazados por los que sí lo hacen"

Es posible que no veamos a la inteligencia artificial reemplazando a los educadores en las escuelas, lo que está sucediendo es que los maestros expertos en tecnología están reemplazando a los que no usan procesos digitales. De hecho, la enseñanza, como profesión, se proyecta que crezca entre un 3% y un 9% en la próxima década. Pero la enseñanza cambiará a un modelo de entrenamiento, ya que los avances tecnológicos permiten a los maestros dedicar menos tiempo a las tareas de rutina y les ofrecen nuevas formas de entender e interactuar con sus alumnos.

Para alcanzar su máximo potencial, los jóvenes necesitan entender cómo funciona la tecnología y cómo hacer que funcione para ellos. Finalmente, la tecnología tiene como objetivo renovar los procesos educativos. Las escuelas y los educadores deben apuntar a crear una transformación dentro del núcleo de sus métodos, para formar una cultura que desafíe a todos a colaborar y pensar en grande, en la cual la tecnología desempeñará un papel complementario y cada vez más crítico en la forma en que los estudiantes aprenden y cómo los educadores los apoyan.

Primer Contacto

Más »

Casos de éxito

Más »