Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Los datos como nuevo activo clave y los retos que presentan

Por: Luis Talledo, gerente senior de Consultoría de Deloitte Perú

[09/01/2019] No es sorpresa que las empresas requieren de estrategias para poder triunfar o, en algunos casos, incluso sobrevivir a la competencia y entorno cambiante. Sobre todo, hoy, en un mundo tan globalizado en términos de negocio, estas estrategias corporativas, de negocio, e inclusive funcionales, forman parte clave del armamento de las organizaciones desde mucho tiempo atrás. Sin embargo, lo que viene cambiando desde ya hace algunos años es la definición de estrategias utilizando el nuevo activo clave: La Data.

Hoy en día una gran parte de los procesos empresariales son soportados de alguna manera con tecnología, ya no solo dentro de las áreas funcionales de la organización, sino inclusive con otros actores dentro de la cadena como lo son los proveedores o clientes. El auge de las redes sociales permite tener acceso a información en línea sobre lo que opinan nuestros consumidores finales sobre nuestros productos o servicios, la pregunta es, ¿realmente estamos usando toda esta información para la toma de decisiones estratégicas, y porque no, operativas?

Por mencionar algunos ejemplos sobre el uso de la tecnología en los procesos empresariales y como estos generan data, hoy en día las fuerzas de ventas cuentan con herramientas CRM en sus dispositivos móviles que permiten realizar check in's en cada visita a cliente considerando las geo-coordenadas. Las máquinas en planta con el uso de la Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) generan información por cada evento programado; los proveedores participan en licitaciones casi completamente digitales; la comunicación con los bancos es directa de sistema a sistema; las redes sociales generan información sobre cómo nos ven nuestros clientes, minuto a minuto; y podríamos seguir con ejemplos de todos los procesos de negocio dentro de las organizaciones.

En conclusión, esta ola (que ya viene desde hace algunos años) de digitalización, transformación digital, ha generado que las empresas tengan a su alcance una cantidad impresionante de datos donde el gran reto no es solo tener acceso a la información, sino además poder sacar insights relevantes para la toma de decisiones de todo nivel.

Ahora bien, las herramientas de administración, limpieza, análisis para la data generada también han ido evolucionando enormemente con el tiempo. Hoy en día las organizaciones tienen accesos a soluciones (software y hardware) no solo para el almacenamiento de esta gran cantidad de data (inclusive en la nube) que permiten guardar información de distintas fuentes de datos, sino además de soluciones encargadas de realizar la limpieza y gobierno de datos y soluciones que permitan explotar toda esta información en cualquier momento y en cualquier dispositivo, tanto para la toma de decisiones reactiva como proactiva.

Otro reto importante es el tema de organización y gobierno de la data, las organizaciones deben generar procesos, políticas, procedimientos para que una vez implementadas las herramientas, la data se siga gestionando de forma eficiente y con calidad para que realmente genere valor evitando el famoso garbage in/garbage out, la importancia de los datos es tal que muchas organizaciones ya cuentan con áreas especializadas solamente en la administración, gestión y análisis de data para darle al negocio información de valor para la toma de decisiones.

Como parte de esta nueva era de data, está la aparición de nuevas soluciones que hacen muy buen uso de dicha información como lo son la inteligencia artificial, la IoT, el apredizaje automático, la automatización robótica de procesos (RPA, por sus siglas en inglés) y demás, estas y otras tecnologías proveen de nuevos valores agregados muy atractivos para las organizaciones que, sin embargo, se debe tener en cuenta los riesgos de ciberseguridad que se generan al tener todo digitalizado. Por ello, es recomendable generar una cultura de administración de riesgos cibernéticos con equipos especializados que permitan implementar las buenas prácticas en torno a este reto.

Un tema importante a tomar en cuenta para el uso de la data en las estrategias de negocio es el talento humano. El conocimiento que se requiere para generar valor en base a datos es altamente especializado.

En la última encuesta de Deloitte a CIO's de todo el mundo, el conocimiento en temas de Big Data, Data Science y Data Analytics era uno de los retos más importantes que veían para los próximos tres años en la utilización de estas herramientas. Este es un reto que debe ser atacado por diferentes frentes desde las empresas, escuelas, universidades e inclusive gobiernos, para generar éste y otros conocimientos que serán más que necesarios en el futuro cercano.

Como vemos, en la actualidad los retos no solo son la generación de la data o la administración de la misma, sino que también existen retos más importantes como que las empresas generen estrategias de valor en base a esta abrumante cantidad de data a la que se tiene acceso, inclusive generando nuevos modelos de negocio en base a data. Todo esto sin dejar de lado las regulaciones con respecto a la protección de datos personales.

El uso de la data dentro de las organizaciones puede tener un impacto sumamente positivo dentro de las decisiones operativas, e inclusive en la definición de estrategias permitiendo adecuarlas a lo que pasa mucho más "en línea" en nuestras cadenas de valor. El reto está ahora en el consumo inteligente más que en la producción de la data. Las organizaciones están de cierta forma obligadas a hacer uso de esta nueva información para la elaboración de estrategias a todo nivel.