Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La larga y lenta muerte de Unix comercial

[26/02/2019] En la década de 1990 y de los 2000, si contaba con aplicaciones de misión crítica que requerían cero tiempo de inactividad, resistencia, conmutación por error y alto rendimiento; pero no quería un mainframe, Unix era la solución.

Si su base de datos, ERP, recursos humanos, nómina, contabilidad y otras aplicaciones de línea de negocio no se ejecutaban en un mainframe, es probable que lo hicieran en sistemas Unix de alguno de estos cuatro proveedores dominantes: Sun Microsystems, HP, IBM y SGI. Cada uno tenía su propio sabor de Unix y procesador RISC personalizado. Los servidores que ejecutan un chip x86 se utilizaron, en el mejor de los casos, para archivar e imprimir o, quizás, servidores departamentales de gama baja.

Actualmente es un mundo x86 y Linux, con cierta presencia de Windows Server. Prácticamente todas las supercomputadoras en la lista de las 500 mejores ejecutan algún sabor de Linux y un procesador x86. SGI se ha ido hace mucho tiempo. Sun vivió un tiempo a través de Oracle, pero en el 2018 Oracle finalmente se rindió. HP Enterprise solo envía unos pocos servidores Unix al año, principalmente como actualizaciones para clientes existentes con sistemas antiguos. Solo queda IBM en el juego, entregando nuevos sistemas y avances en su sistema operativo AIX.

No vamos a hablar sobre cómo hemos llegado hasta aquí. En cambio, esta es una mirada hacia dónde va el Unix comercial, y cómo y cuándo eventualmente morirá. (Nota: estamos hablando específicamente del declive de Unix comercial. Todavía están floreciendo las variantes gratuitas y de código abierto, como FreeBSD, que nació del proyecto Berkeley Software Development (BSD) en la Universidad de California, Berkeley, y GNU.)

El lento declive de Unix

El declive de Unix es "más un objeto de la falta de atractivo de marketing que de la ausencia de presencia", comenta Joshua Greenbaum, analista principal de Enterprise Applications Consulting. "Ya nadie comercializa Unix, es una especie de término muerto. Todavía existe, simplemente no está ligado a ninguna estrategia para la innovación de alto nivel. No hay futuro, y no es porque tenga algo innatamente malo, se debe a que simplemente todo lo innovador está yendo a la nube".

"El mercado de Unix está en un declive inexorable", anota Daniel Bowers, director de investigación de infraestructura y operaciones en Gartner. "Solo 1 de cada 85 servidores implementados este año utiliza Solaris, HP-UX o AIX. La mayoría de las aplicaciones en Unix que pueden ser fácilmente portadas a Linux o Windows, ya han sido trasladadas".

La mayor parte de lo que queda en Unix, hoy en día, son cargas de trabajo personalizadas y de misión crítica en campos como los servicios financieros y la atención médica. Debido a que es caro y arriesgado migrar o reescribir esas aplicaciones, Bowers espera un descenso de larga duración para Unix que podría durar 20 años. "Como sistema operativo viable, tiene al menos 10 años porque tiene una larga cola. Incluso dentro de 20 años, la gente todavía querrá ejecutarlo", señala.

Gartner rastrea el declive de las nuevas ventas de Unix.
Unix

Gartner no hace un seguimiento de la base de instalación, solo de nuevas ventas, y la tendencia está bajando. En el primer trimestre del 2014, las ventas de Unix sumaron 1,6 mil millones de dólares. Para el primer trimestre del 2018, las ventas alcanzaron los 593 millones de dólares. En términos de unidades, las ventas de Unix son bajas, pero casi siempre tienen la forma de servidores de alto nivel y muy cargados, que son mucho más grandes que el típico servidor x86 two-socket.

IBM el último hombre de Unix en pie

Oracle y HPE declinaron hacer comentarios, al igual que varios clientes de IBM. IBM sigue en el juego, pero Bowers señala: "Veo que IBM invierte 34 mil millones de dólares en Red Hat, pero no veo que invierta lo mismo en AIX".

Steve Sibley, vicepresidente de ofertas de sistemas cognitivos en IBM, reconoce lo obvio; pero dice que IBM todavía tendrá una cantidad sustancial de clientes en AIX en diez años, siendo la mayoría de estos grandes clientes de Fortune 500. Comenta, también, que habrá un número estable de clientes de rango medio "porque no quieren llevar a cabo la inversión para salirse de AIX".

Rob McNelly, arquitecto senior de soluciones AIX en Meridian IT, un proveedor de servicios y gran usuario de AIX, dice que hay una regla 80/20 para las nuevas aplicaciones para AIX: el 80% de los clientes no se expande en AIX, pero el 20% se mantiene y sí crece.

"Debido a que el 20% son los sistemas empresariales más grandes, es un segmento muy grande. En el sector de atención médica, muchos entornos estables de producción de nivel 1 (tier 1) continúan invirtiendo y disfrutando de la estabilidad y seguridad de AIX. Los sistemas ERP establecidos e integrados hacen lo mismo en todas las capas, señala McNelly.

Muchas aplicaciones nuevas buscan Linux, lo que provoca cierta migración fuera de AIX; mientras que los entornos estáticos y no cambiantes solo permanecen en un AIX estable, agrega. "Algunas aplicaciones se trasladan a Linux, pero la mayoría de las cosas de bajo nivel ya se han movido. Piense en el mainframe; los usuarios existentes se quedan porque tiene un gran valor, pero no muchos clientes nuevos migran a mainframe".

Las finanzas, la atención médica y la gran manufactura son las principales industrias que se mantienen con Unix, afirma Bowers. A menudo, las empresas bancarias pueden darse el lujo de contar con estos grandes sistemas, mientras que la atención médica tiene estrictos requisitos regulatorios que presionan a las empresas a mantenerse en la plataforma Unix.

"Nadie compra una plataforma por la plataforma", indica McNelly. "Compran una aplicación. Mientras el soporte de la aplicación siga dándose para algunas plataformas clave, es difícil superar el valor de AIX en [IBM Power Systems]. Muchas veces después de que las empresas hacen un análisis, [y consideran] la estabilidad actual y el esfuerzo de migración, no tiene sentido salir de algo que es perfectamente funcional, que tiene soporte y una hoja de ruta sólida con miras al futuro".

La queja más grande que Bowers escucha sobre Linux no se trata sobre el sistema operativo en sí, sino el hardware con el que se ejecuta. Muchos sistemas Unix tienen algo llamado hard partitioning, que es como máquinas virtuales, pero configura particiones separadas físicamente en el sistema. Hard partitioning tiene múltiples beneficios. Por ejemplo, Bowers señala que, en algunos casos, los proveedores de software empresarial (Oracle es un ejemplo) le darán un descuento si utiliza hard partitioning. Esta es una solución de hardware que solo ofrecen los sistemas Unix actualmente.

Unix es el nuevo mainframe

Mientras que Unix está en declive y solo queda un vendedor comercial, los otros dos sabores populares permanecerán por un tiempo. Oracle pudo haber terminado el desarrollo de Solaris, pero se ha comprometido a brindar soporte a Solaris hasta el 2034. HP Enterprise dice que admitirá sus diversos servidores HP-UX durante cinco años después de su fecha de obsolescencia, la cual varía. IRIX de SGI ha estado fuera del mercado y sin soporte desde 2006.

Sibley dice que la tendencia que IBM está viendo es que los clientes están menos enfocados en abandonar AIX y más enfocados en cómo extender y migrar en el futuro. "La gran mayoría de los clientes está extendiendo lo que está haciendo con AIX y no buscando retirarse", indica.

La razón principal por la que la gente se retira de AIX es que les preocupa que no existan las habilidades para soportarlo en el futuro, debido a que los clientes creen que AIX se está muriendo. "Eso es lo que llama la atención de la gente. Mientras confíen en que estaremos presentes por mucho tiempo y tendremos nuevos lanzamientos todos los años, entonces no hay razón para retirarse", comenta Sibley.

Por lo tanto, Unix vivirá al menos en la forma de AIX debido al compromiso de IBM, incluso después de que las otras formas se desvanezcan en las próximas décadas. Nadie espera una implosión de supernova, solo un desvanecimiento muy lento y largo.

"Unix nunca morirá. No hay ninguna investigación que esté tratando de idear un nuevo sistema operativo para reemplazar Unix o Linux, indica Greenbaum. "No morirá de la forma en que los sistemas de mainframe no han muerto. Todavía están en uso. Pero esto se desvanece de la vista porque pierde valor estratégico".

"Para el 2020, Unix representará el 3% de los ingresos totales del servidor, en comparación con el 8% actual", asegura Bowers. "No habrá ninguna carrera para la salida. Unix se desvanecerá".

Al final, el mayor éxito de Unix probablemente no será como un servidor empresarial, sino como una opción para productos de consumo. MacOS y iOS de Apple derivan de FreeBSD, y esa base instalada no va a ir a ninguna parte.