Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La importancia del manejo de los datos

[29/03/2019] Recientemente, Informese e IBM realizaron la octava edición del Predictive Analytics Experience, un evento en el que las marcas ofrecen su perspectiva sobre las actuales tendencias del mercado de la analítica.

En esta edición, se presentaron charlas magistrales a cargo de representantes de cada una de las organizaciones, y otras seis conferencias divididas en tres tracks que se desarrollaron de forma paralela. Estos tracks cubrieron temas como la gestión de la información, la analítica de negocios y la inteligencia artificial, todo en el marco de las experiencias de diversas organizaciones que expusieron la forma en que utilizaron estas herramientas.

A continuación, una breve presentación de las charlas magistrales que dieron el marco general a todo el evento.

Por, sobre todo, los datos

La primera de las charlas magistrales fue la ofrecida por el propio Sergio Gutierrez, presidente de Informese. El ejecutivo ofreció una charla denominada "El siguiente paso para la transformación de organizaciones inteligentes, una exposición que básicamente se dedicó a poner de relieve la importancia del manejo de los datos.

Gutierrez inició su exposición recordando lo que se ha avanzado en el tema del manejo de los datos. Desde el inicio con las antiguas computadoras mainframe hasta los actuales sistemas, el entorno ha cambiado mucho. Y quizás uno de los cambios más importantes ha sido la forma en que se han alojado los datos. Si antes todo se encontraba centralizado en una gran computadora, ahora los datos se pueden encontrar en diversas fuentes.

Y esto se ha hecho porque era necesario que los datos, o, mejor dicho, los lugares donde éstos se alojan no fueran importantes. Por ello, dijo, no importaba si los datos se encontraban en una nube o en una computadora en particular. Se habían creado sistemas que nos permitían trabajar con estos datos tan dispersos.

"Pero lo que no nos dimos cuenta es que, para todo el mundo nuestro de la analítica, la información dispersa es un santo dolor de cabeza, sostuvo el ejecutivo.

La solución ha sido la modularización, acompañada de la virtualización de los datos, donde "yo no voy a ir y traer los datos, voy a mandar el análisis a los datos. Eso implica un cambio en la arquitectura de la información empresarial, explicó Gutierrez.

Esto permite que se pueda seguir utilizando los modelos ya hechos, incluso en formas tan antiguas como los modelos de 1998 que se pasan a producción en el entorno nuevo simplemente pasándolo de un entorno al otro, copiando el modelo y el algoritmo y ejecutándolos.

Pero, además, es necesario tener el gobierno de los datos. Y, como señala el expositor, no solo de los clásicos datos transaccionales, sino también de los datos de modelaje.

"¿Por qué el modelo está equivocado? Muéstreme los datos de entrenamiento, muéstreme cómo fue creado el modelo, todo ese proceso en el mundo transaccional no se lo imagina, y aquí vamos a necesitar crear esos procesos de gobierno, sostuvo Gutierrez.

Un nuevo liderazgo

La segunda charla magistral fue la de César Campos, gerente general de IBM, quien ofreció su visión de cómo alcanzar el liderazgo en tiempos de transformación digital.

Campos hizo recordar que las ideas que ahora se encuentran en boga, en realidad, no son nuevas. Lo hizo mostrando tres libros que han configurado el entorno del pensamiento actual. The innovator's solution de Christensen, Open busienss models de Chesbrough y Competing on analytics de Davenport. El primero es del 2003 y el último, el más reciente, es del 2007; es decir, las ideas que estos libros proponen tienen al menos 11 años de antigüedad. El primero habla de la transformación digital, el segundo de la economía de las APIs, mientras que el tercero se refiere a la analítica y la inteligencia artificial (IA).

Quizás lo que ahora es nuevo no son las ideas, sino que ahora se cuenta con la posibilidad de ponerlas en práctica. Efectivamente, Campos señala que la tecnología se ha convertido en ese gran habilitador que permite poner en práctica lo que estos libros señalan y, además, es la forma en que las empresas tradicionales, aquellas que no han nacido directamente digitales, pueden hacer disrupción de la misma forma en que lo hace una empresa novísima.

"Y es algo que se tiene que hacer, es más, se tiene que hacer continuamente; porque si uno disrumpe, la competencia responderá con algo similar, y se iniciará el ciclo de disrupción nuevamente. Debe ser parte de los que hace la empresa, debe ser parte de la cultura, indicó el ejecutivo.

¿Cómo disrumpir continuamente? De acuerdo a Campos, eso se debe realizar a través de tres elementos: La tecnología, la cultura y las personas. La tecnología es la que ya se encuentra a disposición de todos, por lo que el peso recae más fuera del ámbito de los proveedores; es decir, en la cultura y las personas. La cultura disruptora es algo que las compañías tienen que forjar por sí mismas, mientras que en el caso de las personas sí se puede recibir un poco de ayuda de IBM, ya que tiene planes para formar personas con las competencias adecuadas para el mundo de la disrupción.

Ciertamente, los llamados a ser los dirigentes de este grupo son los científicos de datos, pero también se puede contar con técnicos que puedan ayudar desde tareas más simples con la transformación.

Entonces, cuando se habla de liderazgo, Campos se refiere a aquellas empresas tradicionales que adoptan estas nuevas tecnologías habilitadoras y las usen sobre sus muchos datos -un activo que no necesariamente poseen las nuevas empresas- para generar conocimientos.