Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

¿Qué es el Project Treble?

La corrección de la actualización de Android explicada

[01/04/2019] Es difícil hablar sobre Project Treble sin perderse en un bosque de sandeces técnicas.

Y no es de extrañar: Project Treble (respire hondo) es el ambicioso esfuerzo de Google por rediseñar Android para establecer una base modular en la que el código de nivel inferior, creado por los proveedores de silicio, se separe del marco principal del sistema operativo Android, para que los fabricantes de dispositivos pueden actualizar el código del sistema operativo sin tener que depender de que los proveedores de silicio actualicen el código de nivel inferior para cada versión.

¡Uf! ¿Ve lo que quiero decir?

Sin embargo, en realidad Project Treble no tiene que ser tan complicado. Analicemos de qué trata Treble, en términos del mundo real -y lo que realmente significa para usted, como alguien que usa Android y no necesariamente habla el idioma de mumbo-jumbo.

Empezaremos por el principio:

¿Qué es Project Treble -en simple?

Acabo de incluir la explicación técnica en mi Máquina de Traducción Patentada de Geek-a-Inglés, y esto es lo que salió: Project Treble, en su esencia, se trata de hacer que los fabricantes de teléfonos procesen las actualizaciones de software de Android de forma más rápida, fácil y económica, y las saquen a los usuarios.

Esa es la versión corta. Ahora, el contexto: en el pasado, cada vez que aparecía una nueva versión de Android, los fabricantes de teléfonos tenían que esperar a que los proveedores de conjuntos de chips -las empresas como Qualcomm, que suministran los procesadores y otras piezas dentro de los dispositivos- actualicen las áreas de código relacionado con todo ese hardware interno. Fue solo cuando se terminó ese esfuerzo que el fabricante de teléfonos pudo comenzar su parte del proceso: integrar el nuevo software proporcionado por Google con sus propias personalizaciones de interfaz y adiciones de funciones, probarlo cuidadosamente, y prepararlo para el lanzamiento.

Lo que hace Treble es separar esas cosas de nivel inferior -las áreas del código relacionadas con el procesador, el módem, etc. del teléfono- del resto del sistema operativo. De esa manera, esos elementos de nivel inferior no tienen que actualizarse cada vez que aparece una nueva versión de Android, simplemente existen como una base constante debajo de todo lo demás, y esa primera parte del proceso ya no es necesaria.

Project Treble separa el código específico del hardware (la corteza del pastel) del código principal del sistema operativo Android (el relleno). Las aplicaciones de Android son las deliciosas coberturas.
Google Project Treble

Para tomar prestada una analogía de un análisis anterior, puede pensar en todo esto como en un pastel: hasta ahora, todos los dispositivos Android estaban mezclados, y eso significaba que cada ingrediente tenía que actualizarse y ser agregado a la batidora desde cero con cada actualización del sistema operativo. Gracias a Treble, todos los elementos específicos del hardware ahora existen como una corteza -una que permanece en su lugar durante toda la vida del dispositivo. Y así, cada vez que llega una nueva versión de Android, el fabricante del teléfono puede centrarse únicamente en su parte del proceso -el llenado- sin tener que esperar primero a que alguien más le brinde una base recién hecha.

Google comenzó este proceso con su lanzamiento de Android 8.0 Oreo, en el 2017, al crear el límite inicial entre el sistema operativo y el código de nivel inferior. Sin embargo, el software Android 9 Pie marca la primera vez que la configuración es completa y operativa -con los fabricantes de conjuntos de chips listos para soportarlo y con un número significativo de dispositivos de Treble listos en libertad y a la espera.

¿Por qué Project Treble es necesario?

En los últimos años, las actualizaciones de Android se han convertido en un gran desastre: aparte de Google, con su línea de teléfonos Pixel, ningún fabricante de dispositivos Android proporciona actualizaciones de software oportunas y confiables; y son los usuarios los que sufren, quedándose atascados con el software anticuado que no solo carece de características y mejoras en la interfaz de las nuevas versiones, sino también de mejoras en la privacidad y la seguridad, y una variedad de otras mejoras que solo las actualizaciones del sistema operativo pueden proporcionar.

Si bien Google ha tomado medidas importantes para hacer que las actualizaciones del sistema operativo sean menos importantes en Android -desvinculando la mayoría de las aplicaciones y servicios a nivel de sistema del sistema operativo para que puedan actualizarse de manera regular y universal, directamente a través de Play Store, y brindando una creciente variedad de opciones de dispositivos que vienen con garantías de actualización oportunas- no pueden eliminar toda la importancia del software del sistema central. La gran mayoría de los usuarios de Android permanecen en dispositivos que reciben actualizaciones del sistema operativo muy tarde, si es que alguna vez lo hacen.

Es por eso que surgió Project Treble -para tratar de reducir parte del tiempo y de los costos asociados con el procesamiento de las actualizaciones del sistema operativo, y así los fabricantes aumenten sus juegos y los usuarios puedan comenzar a obtener software actual más rápidamente.

¿Cuánta diferencia está haciendo realmente Project Treble?

Esa es la pregunta del millón, y en este punto, la respuesta no parece especialmente alentadora.

Según Google, Treble debería reducir aproximadamente tres meses el proceso de actualización típico, al eliminar esa fase inicial de nivel inferior. Sin embargo, el análisis de los datos del rendimiento de los fabricantes de dispositivos con la actualización de Pie definitivamente no sucedió -ni siquiera estuvo cerca.

Casi todos los principales fabricantes de dispositivos emblemáticos de Android (desde la perspectiva de los EE.UU.) vieron poca o ninguna mejora con la primera prueba verdadera de Treble. Algunas compañías incluso lo hicieron significativamente peor con la introducción de Pie ayudado por Treble, que con los lanzamientos anteriores de Android.

Samsung lo hizo un poco mejor con Pie que con Oreo, pero es difícil enmarcar su éxito como una victoria relacionada con Treble. La compañía pasó de 213 días entre el lanzamiento del software y su primer lanzamiento del teléfono insignia en EE.UU. con Oreo, a 177 días con Pie. Esa es una mejora de 36 días, que es algo, pero no suficiente como para explicar los 90 días estimados de trabajo que se suponía que Treble debía ahorrar.

Además, mirando hacia atrás aún más, Samsung tardó 179 días en entregar Nougat a su teléfono insignia el año anterior -básicamente la misma cantidad de tiempo que le tomó a Pie este ciclo de actualización. Antes de eso, la compañía tardó 155 días con Marshmallow y 105 días con Lollipop. Así que todo lo que realmente sucedió es que Samsung tuvo un año especialmente malo con Oreo, y luego regresó a su aún decepcionante desempeño de nivel Nougat -sin siquiera ir tan lejos como para igualar sus actuaciones menos vergonzosas de la era Marshmallow o Lollipop de los años previos.

Una empresa realmente logró la ventana de mejora de 90 días para la que Treble fue diseñada: OnePlus, el fabricante de teléfonos de escala relativamente pequeña que ha sido popular durante mucho tiempo dentro de la comunidad de entusiastas de Android, y que ahora está empezando a ver un éxito general. Esa es una indicación prometedora del tipo de mejora que Treble puede, en teoría, permitir -pero el éxito se ve algo disminuido por el hecho de que OnePlus al mismo tiempo tomó 47 días más para sacar a Pie de sus insignias de generaciones anteriores que a Oreo el año pasado (y en el caso de OnePlus, esos teléfonos estaban listos para Treble).

Todo esto sirve para resaltar una realidad dolorosa de la situación de actualización de Android: Independientemente de las mejoras que se realicen en la parte técnica del proceso, la mayoría de los fabricantes simplemente no se preocupa por hacer de las actualizaciones oportunas una prioridad. ¿Y por qué deberían hacerlo? El soporte de software postventa realmente requiere una cantidad justa de tiempo y recursos -incluso con los ajustes de Treble en su lugar- y todo ese esfuerzo aporta pocos beneficios tangibles para un típico fabricante tercero de dispositivos Android.

De hecho, se podría argumentar que proporcionar mejoras de software confiables y oportunas funciona de manera activa en contra de los intereses de la mayoría de las compañías, ya que hace que sea menos probable que los propietarios de teléfonos sientan la necesidad de gastar dinero en un nuevo dispositivo. Treble, desafortunadamente, no puede abordar esa parte de la ecuación. Si los fabricantes de teléfonos no ven ninguna razón para hacer que el software de postventa sea una prioridad, toda la optimización del mundo no hará una gran diferencia.

En resumen, lo que podemos decir es que Treble elimina una parte significativa del trabajo requerido para que los fabricantes de teléfonos procesen y entreguen actualizaciones del sistema operativo -y si una empresa está tan inspirada, eso puede y debe hacer posible que las actualizaciones sean entregadas más rápido sin ninguna inversión adicional. Sin embargo, la forma en que se desarrollan las cosas a partir de ahí está, en última instancia, en manos de cada fabricante, como lo demuestra esta primera ronda de evidencia.