Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

El MIT corta lazos con Huawei y ZTE

[10/04/2019] El MIT sigue la estela de muchas universidades estadounidenses, y alguna inglesa como la de Oxford, que han optado por dejar de colaborar con las empresas chinas Huawei y ZTE, acusadas por el Gobierno de Estados Unidos de incumplir las sanciones impuestas por este país a Irán, y de realizar ciberespionaje mediante su tecnología de comunicaciones.

Como explicó Maria Zuber, vicepresidenta de investigación del MIT, en un comunicado del instituto, "el MIT no está aceptando nuevos compromisos ni renovando los existentes con Huawei y ZTE o sus respectivas subsidiarias debido a las investigaciones federales sobre las violaciones de las restricciones de las sanciones. La responsable también afirmó que las colaboraciones del instituto con China, Rusia y Arabia Saudita se enfrentarán a procedimientos administrativos de revisión adicionales. "El Instituto revisará las colaboraciones con estas entidades según lo determinen las circunstancias, añadió.

En esta decisión, además de la recomendación de la Administración Trump, pesa el miedo de perder los fondos que el Gobierno estadounidense destina a estos centros educativos.

La problemática con Huawei se remonta al pasado mes de diciembre cuando Meng Wanzhou, directora financiera del grupo e hija del fundador, fue detenida en Canadá por haber roto presuntamente las sanciones estadounidenses sobre Irán, un acontecimiento que ha puesto aún más leña al fuego en las relaciones comerciales entre China y EE.UU., y ha complicado la situación de la multinacional china, cuya tecnología para 5G ha sido vetada en varios países por miedo a que ésta pueda ejercer ciberespionaje, algo que Huawei ha negado de forma reiterada en los últimos meses.

Por su parte, ZTE se vio obligada a paralizar la mayoría de sus negocios entre abril y julio del 2017 debido a las sanciones de Estados Unidos después de que funcionarios del Departamento de Comercio afirmaran que la empresa había roto un acuerdo anterior y fuera sorprendida enviando de forma ilegal productos de origen estadounidense a Irán y Corea del Norte. Las sanciones fueron levantadas después de que ZTE pagara 1.400 millones de dólares.