Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Los activos fijos y su importancia en las empresas digitales

Por: Diana Gonzales, gerente de Enterprise Applications de Deloitte Perú

[03/05/2019] Los activos fijos e intangibles siempre han sido pieza clave en las organizaciones y más ahora que estamos viviendo una era post Digital, donde incluso hasta la información de las empresas en las redes sociales se convierte en activos altamente importantes.

Hoy en día las organizaciones deben poner foco no solo a una buena gestión de activos fijos como parte de sus procesos productivos o de servicios, sino también a los activos intangibles dentro de los cuales hoy se han sumado una nueva categoría Activos Digitales.

Una buena gestión de activos va desde la solicitud de adquisición, el dato maestro, la depreciación/amortización según la vida útil o el método definido por la organización, incluso hasta la correcta presentación en los estados financieros. Pero el flujo no termina aquí, sino que cada bien, debe estar relacionado a un mantenimiento preventivo y/o correctivo a fin de garantizar su correcto funcionamiento en la empresa, y para ellos hoy en día los ERP otorgan diferentes herramientas que se integran entre sí mismas para dar una información real y oportuna tanto al equipo financiero como al equipo de mantenimiento.

Por otro lado, tenemos como parte de los activos intangibles a los activos digitales, los cuales pueden referir: las presentaciones de la empresa, enfoques de solución del negocio, post en las webs, archivos que impulsen al descubrimiento de la marca, como sabemos todo entorno a la nube, e inclusive nuestro propio perfil, ya que con él podemos impulsar nuestro negocio; y como parte de nuestra organización permitimos que, a través del mismo, los clientes puedan ser parte de nuestra red.

Los activos digitales son tan dinámicos, que merecen tener un control y no solo desde la parte de la inversión financiera; sino de la mano del tecnología y marketing, pues ambas áreas son las que impulsan a que nuestros activos digitales se mantengan en el tiempo y cambien tan rápido como la era lo pide hoy en día.

El gran reto que tienen las organizaciones es convivir con ambos tipos de activos haciendo uso de las herramientas y tecnologías que permitan mantener una armonía en los procesos de soporte sin descuidar el avance tecnológico, siempre teniendo en cuenta la seguridad de la información como parte del plan estratégico, recordando que poco a poco el sistema interactúa cada vez más con ciudadanos digitales.