Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

5 momentos en los que la repatriación desde la nube tiene sentido

[29/05/2019] Un número creciente de empresas están retirando aplicaciones seleccionadas de la nube y devolviéndolas a sus centros de datos tradicionales. La repatriación de la nube está ganando impulso a medida que las empresas se dan cuenta de que ésta no siempre es la mejor solución para el costo, el rendimiento y otras preocupaciones de TI.

Dave Cope, director senior de desarrollo de mercado para el CloudCenter de Cisco, cree que la tecnología ha evolucionado hasta el punto en que las empresas ahora tienen una libertad sin precedentes para colocar aplicaciones dondequiera que se puedan obtener los máximos beneficios de costo, rendimiento y seguridad. "Existe la capacidad de colocar las cargas de trabajo donde mejor residan en función de las prioridades comerciales, no de las restricciones de TI", señala. "Estamos empezando a obtener esta distribución natural de las cargas de trabajo en/a lo largo de entornos nuevos y existentes, donde tienen más sentido".

¿La infraestructura en la nube de su organización está empezando a sentirse más como una jaula que como un entorno de recursos ilimitados? Si la respuesta es afirmativa, considere estos cinco momentos en los que tiene sentido traer de vuelta a algunas de las aplicaciones seleccionadas a un centro de datos tradicional.

1. Para ahorrar dinero

Muchas organizaciones pueden lograr ahorros sustanciales al reducir o eliminar los altos gastos operativos recurrentes de la nube pública, observa Jeremy Kurth, CTO del proveedor de servicios de TI, Winxnet. "Una reducción en el costo total de propiedad es uno de los beneficios potenciales de la repatriación", anota. "Las ofertas de nube pública pueden proporcionar valor agregado en comparación con las soluciones en las instalaciones, pero por lo general es más caro de lo normal en los gastos fijos.

Según explica Kurth, las organizaciones que creían que la nube pública era la respuesta a todos sus problemas, ahora encuentran que los gastos y las ventajas simplemente no son tan relevantes o aplicables a sus situaciones específicas. "Teniendo en cuenta el verdadero costo total de un período de dos a tres años, el argumento convincente para permanecer en la nube pública simplemente no se acumula con el tiempo, especialmente en comparación con las alternativas más baratas disponibles en el mercado".

El costo es generalmente la razón principal para trasladar las aplicaciones de la nube a los centros de datos, observa Chris Carreiro, director de tecnología de la firma de soporte y de monitoreo de centro de datos Park Place Technologies. "Si el costo asumido es mayor para operar [en la nube], podría tener sentido para una empresa mandar de vuelta una aplicación o servicio a las instalaciones", añade. "El costo de la memoria y los [recursos] de disco continúan disminuyendo, cambiando los requisitos para operar en la nube y permitiendo que una empresa sea más flexible".

Travis Morrison, director de TI de la cervecera artesanal New Belgium Brewing, que recientemente migró sus aplicaciones principales de una nube administrada fuera de las instalaciones a servidores locales Dell EMC PowerEdge, dice que los costos y los gastos de mantenimiento reducidos, jugaron un papel importante en traer el software nuevamente a on-site. "Queríamos costos previsibles a la hora de escalar, y contamos con un personal talentoso que puede administrar el equipo en nuestras instalaciones", explica. "Además, el ROI para la nube disminuye con una pila hiperconvergida, ya que el mantenimiento se simplifica".

A medida que el costo de usar los servicios de nube pública continúe creciendo, se pueden lograr mejoras tanto en el desempeño como en el presupuesto repatriando aplicaciones seleccionadas. "Al aprovechar las soluciones disponibles y rentables, tales como [Windows Server] Storage Spaces Direct, la hiperconvergencia, la memoria de clase de almacenamiento y las redes definidas por software (SDN), la brecha en la flexibilidad, la escalabilidad y la redundancia que antes hacían que las ofertas de nube pública fueran tan atractivas, ha disminuido muchísimo, explica Kurth.

Las aplicaciones que necesitan acceder a grandes cantidades de datos, como las herramientas de extracción de datos, también pueden beneficiarse de un regreso a casa. "Algunas aplicaciones mueven los datos dentro y fuera con frecuencia y en grandes cantidades", señala Cope. "Esto puede ser costoso con la mayoría de [tipos de] facturación en la nube".

2. Para ganar más control sobre las aplicaciones

Los principales candidatos para la repatriación son aplicaciones muy utilizadas que ofrecen principalmente funcionalidad estática. Dicho software puede ser mantenido de manera más efectiva en las instalaciones, donde su entorno es un estado controlado y, los costos son fijos y predecibles, señala Vinod Pisharody, CTO de la firma de hardware de red Array Networks. "La repatriación proporciona un mejor control sobre las aplicaciones y permite a TI planificar [mejor] los posibles problemas", explica.

La posibilidad de un mayor control fue una de las principales razones por las que New Belgium Brewing trajo de vuelta sus aplicaciones principales de la nube. "Pudimos controlar mejor el rendimiento, el monitoreo y la solución de problemas del ERP", indica Morrison. "Son nuestras aplicaciones empresariales y son una buena opción para la ubicación conjunta y la hiperconvergencia".

Además, en caso de que la flexibilidad y los beneficios de administración prometidos por un proveedor de la nube no se materialicen, la repatriación puede tener un sólido sentido financiero a largo plazo. "El costo de permanecer en la nube no se puede justificar, y la aplicación debe trasladarse a las instalaciones donde el entorno se pueda adaptar a la medida", recomienda Pisharody.

3. Para mejorar el rendimiento de la aplicación

No cumplir repetidamente con puntos de referencia operativos críticos es una señal de que una aplicación basada en la nube podría tener un mejor desempeño on-site. "Las aplicaciones que son sensibles a la latencia, tienen periodos intensivos de E/S de larga ejecución o, conjuntos de datos que son grandes y requieren transporte entre varias ubicaciones para su procesamiento son, por lo general, los principales candidatos para la repatriación", afirma Jeff Slapp, vicepresidente de nube y servicios gestionados en 365 Data Centers.

Las aplicaciones maduras también son candidatas principales para la repatriación. Es común que las empresas recurran a la nube para evaluar nuevas herramientas de negocios y proyectos de prueba de concepto. Sin embargo, una vez que finaliza el período de revisión, la aplicación puede encontrar un hogar más adecuado en el centro de datos, señala Carreiro. "Una vez que crecen y se estabilizan, [a menudo] son vistas nuevamente en el centro de datos", anota. "Las aplicaciones predecibles y las de misión crítica de negocios generalmente encontrarán su camino en las instalaciones si IT/IS están planeando un cambio.

Las aplicaciones o cargas de trabajo que dependen de un nivel muy alto de rendimiento, integración, personalización o conjuntos de datos más grandes pueden ser candidatos principales para la repatriación. "En general, cuanto menos 'normalizada' o 'estandarizada' es la carga de trabajo, menos atractiva se vuelve una oferta de nube pública", señala Kurth. Esto se debe a que una nube pública se construye principalmente para escalar, lo que generalmente requiere una política estricta de estandarización. "La mayoría de los proveedores de nube pública tienen que alcanzar una escala para justificar sus inversiones, y lo hacen proporcionando la configuración promedio", explica. "Cuando una solución o carga de trabajo no se adhiere al promedio de la industria, los costos agregados y los beneficios reducidos de la nube pública [necesarios] para acomodar la situación de incompatibilidad no son atractivos".

4. Para lograr una mayor seguridad

La construcción de una arquitectura de seguridad en la nube a prueba de ataques, especialmente en un entorno complejo de múltiples nubes, puede ser desafiante y costosa. "La repatriación puede ofrecer entornos más seguros y la posibilidad de abordar problemas de múltiples nubes", comenta Carl Freeman, director ejecutivo de la nube y asesoría digital en la consultora de negocios EY.

Kurth cree que la infraestructura local puede ser aislada y diseñada para presentar un área de superficie más pequeña para ataques dirigidos, que una gran nube pública típica. "Cuando se realiza correctamente, este diseño puede llevar a mejores resultados de 'seguridad a través de la oscuridad'", señala, refiriéndose a la controvertida noción de que cuantas menos personas conozcan una aplicación y sus medidas de seguridad, menos probable será que aparezca en el punto de mira de un atacante.

5. Cumplimiento normativo simplificado

En un mundo de TI que está cada vez más regulado por varios organismos gubernamentales internacionales, cada uno con sus propios conjuntos de reglas, ejecutar aplicaciones en las instalaciones de un sitio específico puede hacer la vida más fácil y sencilla, al tiempo que reduce la posibilidad de incumplimiento accidental. "Digamos que una aplicación fue a la nube y luego el cumplimiento de GDPR requiere cambios en la retención o el uso de los datos -la repatriación beneficiaría a esa aplicación", anota Cope.

Cope cree que colocar aplicaciones sensibles a la ubicación en un lugar definido, es un ejemplo de lo que eventualmente se convertirá en una distribución natural de las cargas de trabajo en las nubes públicas y privadas, y en los centros de datos locales. "Así que la repatriación podría convertirse en parte de la madurez de la industria y la tecnología", explica.

Proceda con precaución cuando salga de la nube

Si bien la repatriación puede ser tentadora, también es un movimiento radical con serias implicaciones financieras y operativas. "Los proveedores de la nube generalmente hacen que sea muy difícil salir de ésta, tanto en términos de costo como de contrato", señala Pisharody. "Además, los gastos iniciales para configurar un entorno local si ha sido desmantelado, o si nunca existió, pueden ser altos".

Las organizaciones que arrastran aplicaciones de vuelta a casa también pueden enfrentar numerosos desafíos técnicos. "Al migrar las aplicaciones al centro de datos local, las organizaciones renuncian a la escalabilidad, flexibilidad, disponibilidad y elasticidad de la nube", observa Freeman. "Además, los centros de datos locales podrían no ser más seguros que la nube, dadas las amenazas internas en evolución".

Entonces, está la no tan simple cuestión de desarmar todas las interconexiones que existen actualmente entre las aplicaciones, los datos y la nube en sí. "En general, la repatriación será dolorosa", advierte Pisharody. "Separar las partes de las aplicaciones que tienen dependencias en el entorno de ejecución versus las partes que simplemente administran los datos, puede ayudar a minimizar las interrupciones", agrega. "Si ha construido en los servicios específicos de la nube, habrá una cierta cantidad de modificación para poder mover la carga de trabajo de nuevo a un centro de datos", anota Cope.

Además, las empresas que dependen de grandes volúmenes de datos para tareas que van desde análisis predictivo hasta análisis de seguridad, pueden encontrarse frente a una gigantesca tarea de movimiento. "Mover todos esos datos es un proceso tedioso", afirma Cope. Estas organizaciones pueden enfrentar la opción de dejar sus datos en la nube, o reforzar sus capacidades de respaldo y de almacenamiento en el sitio.

La planificación cuidadosa, la investigación exhaustiva y, la capacitación y preparación del personal, se consideran necesarias para un proceso de repatriación sin complicaciones. "Conozca las capacidades técnicas de su personal, entienda su negocio y determine si la nube o las instalaciones locales son adecuadas para usted, aconseja Morrison.

"En la mayoría de los casos, la repatriación de la nube debería ser el último escenario", advierte Freeman. "Las organizaciones deben considerar todas las soluciones posibles en la nube, tal como la nube múltiple, antes de llevar de vuelta las aplicaciones a los centros de datos locales".