Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

EE.UU. pedirá detalles de redes sociales a los solicitantes de visados

[04/06/2019] Más allá de todos los rumores que se han desatado en los últimos años, ya es una realidad: Estados Unidos pedirá a los solicitantes de visados los detalles de sus redes sociales para entrar en el país. En concreto, los nombres de las cuentas, así como direcciones de correo electrónico y números de teléfono de los últimos cinco años.

Según publica la BBC, se estima que la medida afectará a cerca de 15 millones de personas al año. El Departamento de Estado ha defendido esta decisión asegurando que "trabajamos constantemente en encontrar mecanismos que mejoren nuestros procesos de detección para proteger a nuestra ciudadanía.

Hasta la fecha, solo las personas que eran 'investigadas' por las autoridades estaban obligadas a dar estos datos. Ahora, cualquiera que quiera entrar a los Estados Unidos deberá proporcionar la información verídica de sus redes sociales a riesgo de enfrentarse a "graves consecuencias de inmigración.

Este debate no es nuevo, la administración Trump ya propuso esto en marzo del año pasado, aunque en esos momentos, el grupo de derechos civiles, American Civil Liberties Union, dijo que no había evidencias de que el Gobierno estuviese monitorizando las redes sociales.

El debate sobre la privacidad se recrudece

La medida responde a las fuertes políticas migratorias de los Estados Unidos. En el 2016, Trump ya puso en el foco a países orientales en zonas de conflicto. Pero, este no es el único caso sobre privacidad que levanta ampollas en las últimas semanas en el país. La ciudad de San Francisco ha prohibido recientemente el uso del reconocimiento facial. De este modo, las tecnologías de inteligencia artificial que se emplean en estos casos no podrán ser utilizadas ni por agencias locales, policía o autoridades de transporte. "La tecnología de reconocimiento facial es incompatible con una democracia saludable. Los ciudadanos deberían tener voz en este tipo de decisiones, señalaron desde la propia American Civil Liberties Union.