Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

¿Cómo serán los puestos de trabajo del futuro?

Por: Alejandra D’Agostino, socia de Consultoría en Capital Humano de Deloitte

[04/06/2019] A medida que las organizaciones incorporan la robótica, las tecnologías cognitivas y la Inteligencia Artificial (IA) a sus procesos diarios, están identificando que virtualmente cada puesto de trabajo puede ser rediseñado -creando nuevas categorías de trabajo. Esto implica que en el futuro tendremos tres categorías de trabajos: "trabajos rutinarios, "trabajo híbrido y "súper puestos de trabajo.

Durante los últimos años, muchos se han alarmado por investigaciones o estudios que predecían que la IA y la robótica eliminarán puestos de trabajo. En el 2019, esta temática continúa siendo una preocupación para los participantes de la Encuesta de Tendencias Globales de Capital Humano. Más de dos tercios de los participantes de este año (64%), citan que la IA y la robótica son problemáticas importantes o muy importantes en materia de Capital Humano. Pero, ¿son realistas los temores de pérdidas netas de empleos por causa de la tecnología? Y, ¿qué implicancias adicionales tiene la creciente adopción de estas tecnologías en el lugar de trabajo?

Es importante que nos pongamos de acuerdo con el nuevo lenguaje de la automatización:

  • Automatización: Incluye robótica, tecnologías cognitivas e Inteligencia Artificial.
  • Robótica: Incluye robots físicos (como drones y robots utilizados para la manufactura), y la automatización robótica de procesos -RPA- (tecnología que automatiza transacciones altamente rutinarias, y viene de las siglas en inglés Robotic Process Automation).
  • Tecnología cognitiva: Incluye generación y procesamiento de lenguaje natural (máquinas que entienden el lenguaje) y "machine-learning (patrón de reconocimiento)
  • Inteligencia artificial (IA): Máquinas que pueden realizar predicciones usando el aprendizaje profundo (Deep learning), redes de neuronas y técnicas relacionadas.

En el diseño de la estructura de trabajo tradicional, las organizaciones crean roles fijos y estables, con descripciones de roles escritas, y luego agregan puestos de gestión como roles superiores. Cuando parte de los trabajos están automatizados por máquinas, el trabajo resultante para los humanos es generalmente más interpretativo y orientado al servicio, involucra resolución de problemas, interpretación de datos, comunicaciones y escucha, servicio al cliente y empatía, y trabajo en equipo y colaboración. Sin embargo, estas habilidades de nivel superior no son tareas fijas como los trabajos tradicionales, por lo que están obligando a las organizaciones a crear puestos y roles más flexibles y en evolución, con menos rigidez en su definición.

Estos nuevos tipos de trabajos, que tienen varios nombres como Diseñador, Arquitecto o Analista, están evolucionando a lo que llamamos "súper trabajos. Una nueva investigación muestra que los trabajos con mayor demanda hoy, y aquellos con la aceleración más rápida en salarios, son los llamados "trabajos híbridos que reúnen habilidades técnicas, incluidas operaciones de tecnología y análisis e interpretación de datos, con habilidades "blandas en áreas como comunicación, servicio y colaboración.

El concepto de "súper trabajos lleva este cambio un paso más allá. En un "súper trabajo, la tecnología no solo ha cambiado la naturaleza de las habilidades que requiere el puesto laboral, sino que también ha cambiado la naturaleza del trabajo en sí mismo. Los súper trabajos requieren la amplitud de habilidades técnicas y blandas de los trabajos híbridos, pero también combinan partes de diferentes trabajos tradicionales en roles integrados que aprovechan las significativas ganancias de productividad y eficiencia, que pueden surgir cuando las personas trabajan con máquinas inteligentes, datos y algoritmos.

La creación de súper trabajos -y la descomposición, recombinación y expansión de nuevos roles como parte de su creación- requiere que las organizaciones piensen de nuevas maneras el diseño del trabajo. Si las organizaciones toman tareas existentes y simplemente las automatizan, es probable que haya alguna mejora en el rendimiento. Pero si el trabajo se rediseña para combinar las fortalezas de la fuerza laboral humana con las máquinas y las plataformas tecnológicas, el resultado puede ser una mejora significativa en el servicio al cliente, el rendimiento y la productividad.

Sin duda, complementar el talento humano con tecnología hará que el trabajo se realice de nuevas maneras. El desafío que enfrentan las organizaciones ahora es ejecutar esta reinvención de una manera que conduzca a resultados positivos para ellas, sus trabajadores, la economía y la sociedad en general.