Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La transformación digital llega a la salud

I Foro de Salud Digital

[04/06/2019] Hace unos días se llevó a cabo en Lima el I Foro de Salud Digital, organizado por la Cámara de Comercio Americana del Perú (AmCham) y en el que diferentes especialistas trataron básicamente dos temas: la transformación digital -desde la perspectiva de las organizaciones de salud- y las historias clínicas electrónicas (HCE).

Realmente, las presentaciones fueron muy enriquecedoras ya que nos ofrecieron información; primero, sobre lo que se está haciendo en el Perú en ambos campos; y, segundo, lo que se puede hacer para mejorar lo que tenemos, tanto desde la perspectiva de las opciones disponibles, como desde las implementaciones que ya se han llevado a cabo.

Valeria Kyska, directora de AmCham Perú
Reflexiones iniciales

Las primeras palabras, las de presentación, fueron las de Valeria Kyska, directora de AmCham Perú, quien, además de ofrecer los motivos de la realización del evento, ofreció algunas reflexiones sobre el estado de la digitalización del sector salud.

"El día de hoy estamos reunidos por primera vez para analizar las tendencias, retos y experiencias de las tecnologías digitales en el sector salud, dijo la representante al inicio de su presentación.

La importancia del tema fue resaltada en el hecho de que, como sostuvo Kyska, fue el propio presidente de la República, Martín Vizcarra, quien puso de relieve en su pasado mensaje durante el 28 de julio pasado, la necesidad de la transformación digital en el sector salud a través de la inversión en el sistema de Telesalud -uno de los temas que luego de tratarían en el foro.

En ese discurso, el presidente sostuvo que hay 158 establecimientos de salud interconectados a través de la red nacional de Telesalud, lo que supone un gran reto, dijo la expositora, si se toma en cuenta que existen más de nueve mil establecimientos de salud, y solo se han reportado 16.840 beneficiarios de los servicios de la Telesalud de entre los millones que potencialmente podrían beneficiarse del sistema.

Además, no se cuenta aún con una plataforma unificada. "Sería interesante que el propio Ministerio de Salud atienda a los usuarios en un portal como lo hacen las aseguradoras privadas, con interfaces sencillas, chatbots e íconos simples y claros, recomendó Kyska.

Pero también hay cosas positivas en el Estado.

Por ejemplo, la implementación del sistema de información de medicamentos, Infomed, también es un avance importante para generar transparencia en las compras del Estado. La clave está en mantener el sistema constantemente actualizado, y revisar periódicamente la experiencia de los usuarios para realizar mejoras, de acuerdo con Kyska.

En general, el Perú se encuentra ante el reto de mejorar el nivel de la atención de salud, algo que se puede hacer con la tecnología. De hecho, como indicó la expositora, el sector salud, a nivel mundial, es uno de los que más se aceleraría con las nuevas tecnologías, pasaría de crecer 3,6% a 6,1% a nivel global por año.

Además, en el sector salud, cada vez se está más familiarizado con términos como machine learning o inteligencia artificial.

De hecho, de acuerdo con IDC, sostuvo Kyska, en menos de dos años estas tecnologías serán usadas por el 40% de los proveedores médicos a nivel global. Mientras que, por otro lado, el crecimiento de la información relacionada con la salud es de 48% al año, de acuerdo con EY. Adicionalmente, indicó la expositora, se estima que a inicios del 2018 se contaban con 316 mil aplicaciones relacionadas con la salud, mientras que en el 2015 éstas llegaban a 165 mil. Y ahora se calcula que se generan 200 aplicaciones de este tipo diariamente.

"Éstas son algunas de las cifras que resaltan la importancia de los temas a tratar esta mañana, finalizó Kyska.

Bernardette Cotrina, directora ejecutiva de Telemedicina del Ministerio de Salud.
Telesalud, Telemedicina, AmCham
La telemedicina

Tal y como señaló Kyska, uno de los temas que se ha puesto de relieve en el Perú en el campo de la tecnología aplicada a la medicina es la Telemedicina. Y, precisamente, sobre este tema es que se trató la primera exposición del foro, a cargo de Bernardette Cotrina, directora ejecutiva de Telemedicina del Ministerio de Salud.

La funcionaria sostuvo que el tema, en realidad, ya tiene con nosotros algunos años.

La primera referencia que se tiene a esta temática se encuentra en una resolución ministerial del 2003 en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) -el tema aún no se encontraba en manos del Ministerio de Salud (Minsa)- que establecía la creación de la Comisión Nacional de Telesanidad -incluso aún no se usaba el nombre de Telemedicina. Recién dos años después, mediante un decreto supremo, también del MTC se usa el término Telesalud en el Plan Nacional de Telesalud que es aprobado por dicho decreto.

Y así aparecen otras normas que van dando forma al concepto de Telesalud, hasta que en el 2016 se expide la Ley Marco de Telesalud, la 30421.

Así, sostuvo la funcionaria, ahora podemos hablar de Telesalud como un servicio de salud a distancia prestado por personal de salud competente, a través de las tecnologías de la información y comunicación (TIC), para lograr que estos servicios y sus relacionados, sean accesibles principalmente a los usuarios en áreas rurales o con limitada capacidad resolutiva.

Este servicio se efectúa considerando cuatro ejes de desarrollo: la Telemedicina, la Telegestión, la Telecapacitación y la Información y Teleeducación a la comunidad.

¿Por qué usar la Telemedicina? Básicamente porque aporta beneficios: permite un acceso más igualitario y rápido; evita desplazamientos; minimiza los trámites de consulta; permite la atención de pacientes de zonas geográficas lejanas o inaccesibles; aumenta la capacidad de atención de los profesionales que evitan desplazarse; permite el acceso a la información de manera más fácil, rápida y económica; y crea nuevas oportunidades formativas y laborales.

Pero ya hablando de lo que se ha hecho en la práctica en cuanto a Telemedicina, Cotrina indicó que se puede considerar que el año 2010 fue el año cero para la Telemedicina, pues en aquella fecha el Instituto Nacional Materno Perinatal se convirtió en el primer centro de salud del país en ofrecer el servicio de Telesalud

Desde entonces, otros centros han comenzado a contar con las capacidades de ofrecer Telemedicina, aunque esto no necesariamente ha implicado que se haya avanzado conforme a lo planeado. Por ejemplo, Cotrina sostuvo que en ocasiones al revisar los centros se encontraba que los equipos de Telemedicina estaban siendo subutilizados o usados para otros fines. Específicamente en Tacna, contó que en el 2012 se detectó una débil articulación regional y compromiso con la sustentabilidad. Sin embargo, en otros casos se ha logrado avances significativos, como el obtenido en el 2013 con las plataformas itinerantes de la cuenca amazónica que se encuentran conectadas al Hospital Regional de Loreto.

La Telemedicina tiene una serie de usos de entre los cuales la funcionaria destacó el telediagnóstico y el sistema de imágenes médicas. En ambos casos, en un centro de poca complejidad, se puede usar la telemedicina para contactar con un especialista que observe el caso de un paciente o analice las imágenes de los pacientes.

Por supuesto, hay inconvenientes que se tienen que subsanar, como algo tan simple como que el personal de la institución consultante esté adecuadamente preparado. Otro escollo: la infraestructura. Cotrina indicó que para poder hacer uso de la telemamografía se requiere de una conexión de al menos cuatro megas, y que, por supuesto, el mamógrafo sea digital.

Actualmente se cuenta con el servicio de imágenes digitales en siete instituciones en todo el país. Y en el caso del Telediagnóstico -otro de los servicios de la Telemedicina- ésta se encuentra disponible en tres instituciones del país.

Para el futuro se podría integrar mediciones más sofisticadas como el telemonitoreo del electrocardiograma móvil, medida de la glucosa continua, control de la presión arterial mediante wearables y la píldora digital.

Carlos Ignacio Cuervo, ex viceministro de Salud de Colombia.
Telesalud, Telemedicina, AmCham
La revolución digital en la salud

Luego de la presentación de la funcionaria peruana, fue el turno de otro especialista a nivel gubernamental. Carlos Ignacio Cuervo, ex viceministro de Salud de Colombia, ofreció una visión global de cómo la tecnología ha revolucionado el campo de la salud y lo seguirá revolucionando.

Cuervo indicó que actualmente nos encontramos en la cuarte revolución industrial a la que corresponde, por supuesto, una etapa de Salud 4.0. En estos momentos, la salud experimenta ciertos desafíos como el aumento en la calidad de vida, el mayor número de enfermedades crónicas y los costos insostenibles en la atención. Además, a nivel de la historia clínica electrónica (HCE), una de las herramientas de esta cuarta fase de la salud, también se tienen que enfrentar retos como la seguridad y la privacidad de la información, además de las complejidades de la interoperabilidad.

De hecho, no son los únicos retos para tomar en consideración. La propia automatización de la medicina implica que las máquinas se harán cargo de cada vez más horas en el trabajo médico. Si el año pasado, el 48% de las horas dedicadas a la medicina se encontraban en manos de las personas, este porcentaje se va a reducir al 48% en el 2025. Es más, se estima que van a desaparecer 75 millones de empleos en el sector salud a nivel global, aunque se crearán 58 millones de nuevos empleos hasta el 2022. Aunque ciertamente, no es seguro que las mismas personas que hayan perdido su empleo luego lo puedan recuperar.

Y como sostuvo Kyska al inicio, términos como big data o analítica serán cada vez más frecuentes en las organizaciones médicas.

Entonces, ¿hacia dónde vamos? De acuerdo con Cuervo, la atención médica evolucionará por diferentes estadíos como la preventiva, participativa, personalizada, de precisión y predictiva.

Por ejemplo, en cuanto a la atención médica personalizada y de precisión, se contará con tecnologías como la medicina genómica, la farmogenética y la farmagenómica, además de otras tecnologías como big data, robótica, bioimpresiones 3D, y otras tecnologías.

Además, ahora el individuo será el eje central de la atención y las organizaciones médicas se preocuparán por la experiencia del paciente de la misma forma en que otras organizaciones se preocupan por la experiencia del usuario.

La realidad aumentada y la realidad virtual ofrecerán nuevas alternativas a la medicina; mientras que la inteligencia artificial transformará la medicina, por ejemplo, ayudando a determinar cuándo podría despertar un paciente en coma o colaborando en las pruebas -más rápidas- de nuevas medicinas.

Victoria Shapiro, vicepresidenta de Asuntos Externos de United Health Group
Telesalud, Telemedicina, AmCham
Más sobre el futuro de la medicina

La visión de Cuervo no fue la única sobre el futuro de la medicina. Victoria Shapiro, vicepresidenta de Asuntos Externos de United Health Group, también ofreció la visión internacional sobre el tema, además de ofrecer información sobre su presencia en el país.

Lo primero que destacó la expositora es la presencia de su grupo en la región. Específicamente en Chile, Colombia y Perú el grupo tiene presencia a través de empresas Banmédica, con las cuales el grupo llega a atender a dos millones de miembros en 13 hospitales y más de 140 clínicas y centros externos.

En el Perú, la organización se encuentra presente a través de Pacífico EPS en el campo de los seguros médicos, y a través de Sanna, Clínica San Felipe, Laboratorios Roe y otras organizaciones en el campo de los servicios de salud.

Ya dentro del campo de la medicina y la tecnología, Shapiro indicó que la relación entre estos dos campos se puede remontar a los 143 años, si se toma en cuenta la primera llamada que se realizó por teléfono a un médico. Desde entonces se han establecido varios hitos en distintos periodos de tiempo, como la transferencia a larga distancia de un electrocardiograma a través del hilo telefónico, a inicios del siglo pasado; hasta el uso de dispositivos de salud remotos y móviles durante el presente siglo.

Y en el medio se encuentra varios casos de uso de la tecnología, como la aplicación de Colmédica en Colombia que es prácticamente una historia clínica electrónica móvil que ha permitido la reducción del triaje en 40%, o las visitas virtuales de un doctor que permiten la reducción de costos médicos. En Chile, por ejemplo, la expositora citó el caso del servicio HELP que permite videoconsultas.

De hecho, las personas han aceptado este tipo de servicios. De acuerdo con Shapiro, el 47% de las personas prefiere una cita virtual porque es más inmediata, mientras que el 75% de los usuarios reportó que la tecnología es importante para administrar su salud.

Estos resultados se apoyan en cuatro factores: el acceso, la asequibilidad, la calidad y la experiencia del paciente. Por ejemplo, en cuanto al acceso, se estima que en Estados Unidos para el 2020 va a haber menos doctores y, por tanto, será más difícil acceder a ellos. Además, más del 60% de los pacientes de este país han demorado su acceso debido a lo inconveniente de los costos.

Shapiro considera que las políticas públicas tienen mucho que ver en la actual situación de la salud y, por tanto, deberían presentarse algunas soluciones desde este terreno.

Por ejemplo, propone incluir la comunicación interactiva en audio y video, y la transmisión de datos, imágenes, y resultados de laboratorios; además, también recomienda que las personas puedan acceder a los cuidados virtuales desde cualquier lugar, además de permitir a los doctores y otros profesionales de la salud brindar servicios de telemedicina, tanto a proveedores como pacientes.

Óscar Ugarte, exministro de Salud.
Telesalud, Telemedicina, AmCham
Algunas reflexiones

Uno de los asistentes al foro fue el exministro de Salud, Óscar Ugarte, quien ofreció algunas reflexiones a partir de los expuesto hasta el momento.

Ugarte llamó la atención sobre una particularidad del sistema peruano: está fragmentado. Efectivamente, como señaló Ugarte, existen sistemas que pertenecen al Minsa, Essalud, los gobiernos regionales, locales y los privados. Por tanto, el sistema, a nivel de país, no es eficiente.

Entonces, la digitalización del sistema de salud va a permitir que el sistema se articule. "Estos avances obligan a la articulación de los actores, la tecnología ahora lo favorece, indicó.

Ciertamente, hay avances, como el aseguramiento universal de salud que ayudan a esta articulación, a pesar de que no guardan directa relación con la digitalización. En este esfuerzo el simple hecho de que todos los establecimientos eligieran el DNI como el documento de identificación universal fue un avance para lograr una base común para el intercambio de información.

"Ahora la historia clínica electrónica será el unificador, sostuvo.

Además, la Telemedicina también contribuirá con su tecnología a unir a un país geográficamente complicado.

Por supuesto, todo esto plantea retos. Uno de ellos es completar el aseguramiento universal, se estima que ahora el 88% de la población tiene algún tipo de seguro, y el reto es lograr que el 12% restante lo tenga.

Además, Ugarte plantea que se complete una legislación para articular las redes integradas de salud y el intercambio de servicios entre las diferentes instituciones de salud (Essalud, Minsa, etcétera). Para esto la salud digital es primordial.

Félix Villar, representante de Numisma Salutis Consulting & Brokering.
Telesalud, telemedicina, AmCham
La HC3

Quizás uno de los puntos que más llamó la atención fue el caso de la HC3, la historia clínica compartida de Cataluña, que fue presentada por Félix Villar, representante de Numisma Salutis Consulting & Brokering.

Previamente, se había presentado lo realizado hasta el momento por Essalud, algo que ya se había discutido en otros eventos y que puede revisar aquí, y que a raíz de los presentado por Cataluña nos queda como un avance que tiene mucho por ofrecer en el futuro.

Como se recuerda, Essalud implementó la HCE desde febrero de este año, aunque aún faltan algunos detalles, como la posibilidad de que los médicos que realizan la consulta puedan firmar digitalmente el documento que generan dentro de la historia.

Pero, aun así, la HCE de Essalud es de Essalud. La HC3 ofrece un mayor nivel de integración, pues es una HCE compartida por diversas instituciones.

Como sostuvo el expositor una HCC (historia clínica compartida) es un instrumento para desarrollar políticas de salud, requiere de un impulso político e institucional, y no tiene futuro si no aporta valor a los ciudadanos y al personal asistencial. Su valor se basa en que aporta información estructurada y en el hecho de que es compartida.

A través de una serie de videos, Villar mostró la potencia que puede tener una HCC.

Por ejemplo, si una persona llama a un servicio de emergencia, la persona que lo atiende en el teléfono con solo saber su DNI accede a su HCC y puede conocer sus alergias, sus dolencias actuales, las medicinas que toma y los riesgos más probables a los que se enfrenta en salud. Esa misma información la tiene la ambulancia que la recoge de su domicilio y, por supuesto, el médico que la va a ver en la institución de salud.

Es más, una vez superada la emergencia, si el paciente es dado de alta recibe una receta con las medicinas e indicaciones para tomarlas, y aunque es un documento impreso, en realidad, la receta es electrónica y también compartida.

El paciente puede ir a una farmacia, dar su DNI, y el dependiente sabrá que medicinas darle ya que él o ella también tienen acceso a esta información gracias a la plataforma de salud de Cataluña.

Como se ve, es un paso más a la HCE, ya que implica que se comparta con otras instituciones y actores relacionados con los servicios de salud. Además, si el médico lo considera necesario, puede indicarle al paciente que siga las indicaciones que se le dan a través de una aplicación. La información que el paciente vaya introduciendo en ella al seguir las indicaciones luego son vistas por el médico tratante. El sistema es bastante completo.

Herramienta de inteligencia artificial

La última exposición estuvo a cargo de Carlos Bittrich, chief technology officer de IBM, quien presentó ante la audiencia a Watson.

Bittrich sostuvo que existen una serie de brechas que se tienen que tomar en cuenta, pues forman el ambiente en el que actualmente vivimos. Así, de acuerdo con el expositor, el 80% de los datos médicos se mantienen invisibles, la frecuencia con la que los datos se duplica es de 24 meses, una persona genera más de un millón de GB de información durante su vida, el 45% de la medicina no está basada en evidencias, y se requieren alrededor de 17 años el poder traducir la ciencia en práctica.

En este entorno, es humanamente imposible mantenerse actualizado.

Por ello se creó Watson, específicamente Watson for Oncology, una herramienta de inteligencia artificial que ayuda a los médicos a realizar su trabajo.

La herramienta procesa lenguaje natural para leer y entender toda la información del paciente, busca en más de 300 revistas médicas, 25 libros y 15 millones de páginas para encontrar conocimiento relevante al caso del paciente, y ofrece opciones de tratamiento soportadas por evidencia.