Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El próximo apocalipsis en el trabajo de TI

La rebelión de las máquinas

[03/07/2019] En la guerra entre las máquinas y la humanidad, las máquinas han ganado la delantera.

Ya es bastante malo que las computadoras ahora puedan vencernos en ajedrez, Jeopardy y Go. Los algoritmos basados en inteligencia artificial (IA) ahora están abordando puestos de trabajo que una vez se consideraron la provincia exclusiva de los bípedos. Eso incluye a los doctores, abogados, maestros, y, sí, a los profesionales de TI.

McKinsey estima que aproximadamente la mitad de todas las actividades laborales podrían automatizarse con la tecnología actual, y que hasta el 30% de los trabajadores globales podrían ser desplazados para el 2030. Los trabajos de millones más serán cambiados para siempre por la inteligencia artificial.

Pero la automatización también creará nuevos roles y oportunidades que no existían antes. Si es que esos nuevos trabajos serán suficientes para reemplazar los que quedaron obsoletos, es una pregunta abierta.

¿Está en riesgo de ser reemplazado por un algoritmo? Y si es así, ¿qué puede hacer al respecto?

Esto es lo que necesita saber sobre nuestro glorioso futuro robótico.

Tome este trabajo y codifíquelo

Como en prácticamente todas las industrias, los trabajos de TI que se automatizarán primero implican un trabajo repetitivo y, a menudo, manual, que no requiere mucha discreción humana, señala Keith Strier, advisory leader para IA de EY Global e EY EE.UU.

"Si usted es un administrador de sistemas o un soporte técnico de primer nivel, o incluso está en ciberseguridad, pero su trabajo principal es buscar ciertas señales e indicadores, sus empleos están disponibles", anota.

De acuerdo con los investigadores de la Universidad de Oxford y la Escuela de Administración Kellogg de la Universidad Northwestern, los administradores de bases de datos tienen un 39% de probabilidades de que sus trabajos sean automatizados; y si es un técnico de operaciones de TI, ese número aumenta a 78%.

Esos números también variarán según el lugar donde viva, comenta el Dr. Hyejin Youn, profesor asistente de administración y organizaciones en Kellogg. Cuanto más pequeña sea la ciudad, más probable será que su trabajo sea ocupado por una máquina.

"Estos puestos de trabajo/cargos no se extinguirán", explica Youn. "Todavía habrá una necesidad de humanos en la ocupación, pero las tareas cambiarán y la cantidad de personas que las hagan será mucho menor".

Debido a que continuamente se le pide a TI que haga más cada año, generalmente sin un gran aumento en el presupuesto, Strier dice que es más probable que los departamentos de TI reasignen a los empleados a tareas más avanzadas y utilicen la automatización para llenar los vacíos.

"Se trata menos de dejar ir a la gente y más sobre la reducción de la contratación", anota. "Duplicar la capacidad sin duplicar el personal parece ser una forma cada vez más popular de ver los ahorros que crea la automatización".

Lo que está cambiando son los tipos de tareas que pueden automatizarse, señala Forrest Brazeal, arquitecto senior de la nube para la consultora Trek10. En un ensayo ampliamente compartido titulado "The Creeping IT Apocalypse", Brazeal escribió acerca de la silenciosa aniquilación de los trabajos de TI de nivel medio y bajo, provocados por el crecimiento de los servicios de nube y de la IA.

Si bien la pérdida de empleos a través de la automatización ha sido un subproducto del avance de la tecnología desde la revolución industrial, Brazeal afirma que esta vez es diferente.

"Este es un cambio radical", señaló en una entrevista telefónica. "Disciplinas enteras desaparecerán. Habrá menos llamadas para los administradores de sistemas de Windows, para los administradores de bases de datos y para los ingenieros de redes. Eso es lo que mucha gente está pasando por alto, y eso es a lo que me refiero cuando hablo del 'apocalipsis progresivo'".

Alexa, escríbeme una aplicación

Uno de los trabajos de alto nivel que pronto asumirá la inteligencia artificial es escribir código. De hecho, la búsqueda para automatizar la programación ya está en marcha.

En el 2017, el proyecto de investigación AutoML de Google demostró que podía generar un software de aprendizaje automático, que a veces es más preciso que programas similares escritos por humanos. Ahora está disponible como un servicio basado en la nube que permite a los desarrolladores con experiencia limitada de aprendizaje automático entrenar modelos ML.

El año pasado, los científicos de computación de la Universidad Rice revelaron BAYOU, una aplicación de IA que utiliza "Neural Sketch Learning para generar código. Luego de estudiar 100 millones de líneas de Java en GitHub, la herramienta financiada por DARPA es capaz de reconocer patrones de alto nivel en programas, y recrear otros similares a pedido. Ingrese algunas palabras clave para decirle a BAYOU el tipo de programa que desea crear y este lanzará el código Java que mejor se ajuste.

Los servicios de automatización de desarrollo de "código bajo/no-código App Sync y Amplify de AWS son otro ejemplo de esto, señala Brazeal. "La idea es quitar la mayor parte del trabajo para crear un back-end tradicional, de modo que pueda girarlo y hacer que suceda automáticamente con solo unas pocas líneas de configuración", añade.

Una vez que eso está en su lugar, agrega, habrá eliminado a toda una clase de desarrolladores de software. Y la escritura para muchos de los demás constituye una señal evidente.

"Estamos comenzando a ver el inicio de la 'programación conversacional' -la capacidad de crear servicios diciendo: 'Alexa, toma estos componentes y únelos para ofrecerme una aplicación'", anota. "No estamos allí todavía, pero es algo que no hay que perder de vista".

¿La gente primero?

Cuando los ejecutivos hablan de automatización, dicen que liberar a los empleados de TI de tareas aburridas y repetitivas les permite asumir roles y responsabilidades más estratégicas. Pero cuando uno les pregunta cómo se verán esos nuevos roles, y cómo es que los empleados harán esa transición, solo obtiene miradas perdidas.

En realidad, pocas organizaciones lo han pensado, señala Strier.

"La mayor parte de estos proyectos están siendo defendidos por un ejecutivo de nivel medio a quien se le ha pedido que reduzca los gastos generales, que mejore el servicio al cliente o algún otro objetivo, indica. "No se les ha dado el poder de preocuparse por el futuro de su fuerza laboral. Para ellos, eso es un problema de recursos humanos. Realmente creen que la automatización liberará a su fuerza laboral para hacer cosas más importantes, pero nadie hace el trabajo para descubrir qué es".

Strier dice que tiene un cliente, una gran empresa de telecomunicaciones, que ha analizado las implicaciones de cómo la automatización cambiará lo que hacen sus empleados. Esa firma se vio obligada a abordar estos problemas porque estaba fuertemente sindicalizada.

"Eso les permitió decirles a los sindicatos: 'Miren, hemos identificado los puestos de trabajo que se verán más afectados en los próximos tres años. Podemos dar aviso a esos empleados y ofrecerles la oportunidad de pensar en volver a capacitarse'", señala. "Eso es mejor que recibir una carta el lunes que diga: 'estamos cerrando su departamento'".

La implementación de este tipo de cambio organizativo amplio no es una tarea trivial, anota Stanton Jones, director de investigación de ISG, una firma de asesoría en tecnología e investigación.

"La visión que tienen muchas empresas es que tomarán ese 30% de las tareas de las personas y las reutilizarán para algo más importante", comenta Jones. "Pero hacer eso para cientos o miles de personas es un trabajo realmente difícil. No estoy diciendo que no se pueda hacer -una pequeña cantidad de compañías realmente está reconsiderando la manera en la que sus organizaciones son dirigidas-, pero requiere que pongan a las personas por delante de sus ahorros en costos y objetivos de productividad, y eso es bastante raro.

Aumentado, no reemplazado

Es un artículo de fe que a medida que los trabajos se vuelvan obsoletos por la automatización, surgirán nuevos roles para reemplazarlos; y así sucede con la IA, que cambiará drásticamente los empleos de hoy y creará otros que aún no existen, señala Erik Brown, director senior de la technology practice de West Monroe Partners.

"En unos pocos años será difícil encontrar un trabajo que no sea aumentado por IA", señala. "Piense en los servicios financieros y la detección de fraudes, o la exposición al riesgo en las inversiones. Las compañías de servicios públicos utilizarán IA para predecir cómo afectará el clima a la demanda de energía, y las compañías de seguros para procesar las reclamaciones. Asimismo, habrá muchos puestos de trabajo en educación, "enseñando a la gente cómo usar su conocimiento empresarial para entrenar algoritmos".

Del mismo modo, agrega Brown, los trabajos de ingeniería de redes podrían evolucionar hacia roles que utilizan la inteligencia artificial para administrar los centros de datos de manera más eficiente, como lo hizo Google con los algoritmos DeepMind que desarrolló para derrotar a un campeón humano en el Juego chino de Go.

Una de las mayores fuentes de nuevos trabajos será la incorporación de IA en hardware, como robots o vehículos autónomos, anota Strier.

"La integración de ese software y hardware es muy compleja, y no sucederá por sí sola", agrega. "Entonces, si bien es posible que haya usado IA para escribir algunos de los programas; en última instancia, los humanos necesitarán realizar la integración, el modelado y las pruebas de estas complejas configuraciones de hardware/software".

Los nuevos roles emergentes, como los científicos de datos ITops, los arquitectos AIOps y los diseñadores de rutas de automatización, se crearán como resultado de la automatización basada en la inteligencia artificial, señala Will Cappelli, CTO de EMEA en Moogsoft.

"El lado humano de la TI tendrá que pasar de la observación al análisis, razón por la cual los profesionales en estos futuros puestos necesitarán habilidades que involucren las matemáticas, y un entendimiento integral de cómo se comportan los sistemas de TI modernos", agrega.

En el nivel ejecutivo, las compañías que montan la ola de IA están buscando contratar ejecutivos con conocimientos de datos que combinen habilidades de negocios y experiencia analítica, indica Scott Snyder, socio de Heidrick & Struggles, una firma de consultoría y búsqueda de ejecutivos.

"Colocamos muchos puestos de liderazgo, como el director de inteligencia artificial y el director de datos", agrega Snyder. "Siempre estamos buscando personas con antecedentes de uso intensivo de datos que puedan injertar esas habilidades con conocimiento institucional o funcional, tales como los recursos humanos, del área legal o la cadena de suministro".

Nuevos trabajos valientes

Es probable que la inteligencia artificial también genere una serie de otros trabajos que apenas son visibles en el horizonte, señala Amber Bouchard, directora de adquisición de talentos en Maven Wave, una consultora de transformación digital.

Uno de esos roles podría ser "científico de datos ciudadanos", indica. Un empleado así analizaría datos y extraería información, pero sin la necesidad de un grado avanzado en estadística -como un analista de negocios en esteroides.

Otra nueva función sería "experto en aseguramiento de IA neutral", un codificador que puede detectar algoritmos potencialmente sesgados en modelos complejos de aprendizaje automático. Asimismo, una vez que los impactos de la inteligencia artificial comienzan a hacerse sentir, las empresas también pueden querer que un director de ética supervise las implicaciones morales del aprendizaje automático y la IA en el lugar de trabajo. "Las organizaciones necesitarán una persona que pueda asociarse con el área de Recursos Humanos, la alta gerencia y los ejecutivos de nivel C para supervisar las implementaciones de estas nuevas tecnologías", agrega Bouchard. "Alguien tendrá que erigir muros virtuales y ayudar a las organizaciones a navegar las aguas del avance tecnológico".

Añade que seguirá habiendo decenas de millones de trabajos que no se podrán automatizar fácilmente.

"Hay muchos trabajos susceptibles a la automatización", dice Bouchard. "Sin embargo, hay la misma cantidad de puestos de trabajo, especialmente en empresas como la nuestra, que requieren el juicio, las habilidades sociales y las capacidades humanas difíciles de automatizar que la inteligencia artificial no puede quitar".

Los robots adversarios

Mientras tanto, los profesionales de TI preocupados por ser reemplazados por robots, deberían pensar seriamente en diversificar sus habilidades y convertirse en ingenieros completos, señala Jones de ISG.

"Las personas que pueden administrar todo, desde el servidor web hasta el middleware, el sistema operativo, e incluso la capa de la máquina virtual tienen una gran demanda, añade el ejecutivo. "Las organizaciones no pueden encontrar a esas personas lo suficientemente rápido. Pero si usted se encuentra atrapado en un solo conjunto de tecnologías, eso será problemático".

Los trabajos que consisten en "levantar objetos pesados indiferenciados" son siempre los primeros en irse, agrega Brazeal. Cuanto más genéricas sean las tareas que realice cada día, más probabilidades tendrá de ser reemplazado por un código. El desarrollo de la experiencia en áreas que agregan valor final a la compañía, son las mejores formas de garantizar la seguridad en el trabajo.

Y aunque no tendrá que convertirse en un experto en inteligencia artificial, será cada vez más necesario familiarizarse con las soluciones de IA disponibles.

"Los conjuntos de habilidades que tendrán que seguir siendo relevantes en el departamento de tecnología, no serán solo las necesarias para construir sistemas de inteligencia artificial, comenta Strier. "Deberán ser expertos en las diferentes soluciones existentes, en el uso estratégico de esta tecnología y en la forma de integrar los servicios de inteligencia artificial de terceros en sus operaciones".

En otras palabras, agrega, los profesionales de la tecnología no necesariamente tendrán que saber cómo construir un algoritmo de reconocimiento facial, sino que deberán saber cómo elegir el adecuado para su empresa.

Eso es algo que los robots no pueden hacer ... todavía.