Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

50 aniversario de Internet: ¿Qué se espera para los próximos 50?

[31/10/2019] Con el 50 aniversario de Internet, la tecnología se está acelerando y continúa reinventando muchos aspectos de nuestras vidas, desde la forma en la que hacemos negocios, encontramos citas y trabajos, hasta la forma en que postulamos para un cargo político. 

Internet nació cuando se estableció el primer enlace Arpanet entre la Universidad de California, Los Ángeles, y el Instituto de Investigación de Stanford a las 22:30 horas del 29 de octubre de 1969. El profesor de la UCLA, Leonard Kleinrock, y su alumno Charley Kline enviaron el primer mensaje a Bill Duval, un programador de la Universidad de Stanford. Esa primera comunicación fue la chispa que encendió el crecimiento de Internet y todo lo que trajo consigo: correo electrónico, compartir fotos en Facebook, comprar libros y tostadoras en Amazon, ver películas en Netflix, videos de gatos, memes malintencionados y bots que manipulan las elecciones.

La chispa se encendió en 1969, pero Internet realmente comenzó a transformar nuestras vidas a finales de la década de los noventa y principios de la década del 2000.

"Oh, Internet está cumpliendo cincuenta años, pero esa primera conexión a Internet entre Stanford y UCLA fue entre dos muchachos. No involucró a todo el planeta, afirma Genevieve Bell, miembro senior de Intel Corp. y director del Instituto de Autonomía, Agencia y Garantía de la Universidad Nacional Australiana. "Realmente comenzó a cambiar nuestras vidas y sacudir nuestra conciencia en el momento en que Google se convirtió en un verbo. Todo explotó en la intersección de Google, los smartphones, las aplicaciones, eBay, Amazon y Facebook.

Es difícil cuantificar cómo Internet ha cambiado el mundo.

Si alguien necesita instrucciones, la mayoría ya no va al automóvil para sacar un mapa. Si es media noche, no tienen que esperar hasta que su banco abra a las 9 a.m. para averiguar cuánto dinero hay en su cuenta corriente. ¿Qué afirmó el presidente en un mitin anoche? Conéctese a Internet para leer sus comentarios. Declaramos nuestros impuestos en línea. Pedimos comida en línea.

"Internet ha cambiado nuestras ideas de tiempo, espacio y distancia", afirma Bell. "Internet puede decirnos, instantáneamente, quién fue presidente en 1969 y a qué hora está abierto el nuevo restaurante de la ciudad. Podemos ver un rover moviéndose en Marte. Puedo hacer un seguimiento de mis amigos en Estados Unidos desde Australia.

Internet también ha creado nuevas comunidades, reuniendo a personas de todo el mundo, que comparten un amor común por la misma banda, dispensadores de Pez o un chef de televisión. Por supuesto, la existencia de Internet también significa que los troles anónimos en línea pueden inundar las redes sociales con comentarios de odio, y los bots en el extranjero pueden publicar tuits negativos y falsos sobre políticos y celebridades para incitar a la ira, la disensión e incluso la violencia.

Y si bien las empresas de todos los tamaños utilizan Internet para racionalizar sus operaciones de gestión de la cadena de abastecimiento, así como para conectar a los clientes más estrechamente con sus marcas; también tienen que lidiar con los hackers, que roban la información financiera de los clientes, o las empresas competidoras y los estados nación que plantan comentarios negativos en línea o usan Internet para espiar sus planes de productos o finanzas.

La privacidad, o la pérdida creciente de ella, también es un problema gracias a Internet, o más precisamente, gracias a la forma en que usamos Internet.

"A medida que pasaron los años, Internet se ha vuelto más inteligente, afirma David Reinsel, vicepresidente senior de IDC, una firma de analistas de tecnología. "Usted ya no va a algún lado solamente. Le está observando mientras va a algún lado, y está aprendiendo sobre usted por lo que compra, lo que busca y lo que 'le gusta'. Con todo lo que hace en línea, deja un rastro de información. Ahora, su ser digital es más usted que su ser físico. Y le está enviando información basada en lo que sabe de usted.

Las empresas están utilizando toda esa información personal para dirigirse estratégica y específicamente a usuarios individuales con publicidad y marketing.

"Antes una empresa creaba un producto para hombres o para una generación en particular, comenta Reinsel. "Ahora, con la información que están obteniendo sobre nosotros en línea, pueden adaptarla al individuo. Piense en el día en que usted entre a un restaurante y le saluden por su nombre, y le presenten un menú que tiene en cuenta qué alimentos le gustan y qué alergias tiene. Todavía no hemos llegado a eso, pero ahí nos dirigimos. Sin embargo, existe una desventaja, si ese restaurante le dice a su compañía de seguros de salud que ordenó un banana split. Eso no me gusta.

Las empresas tienen muchas oportunidades para extraer información sobre nuestros gustos y disgustos, nuestras inclinaciones políticas, nuestros pasatiempos y nuestras compras a las 2 a.m., porque nuestras computadoras portátiles, tabletas y smartphones se han convertido en un apéndice nuestro. Raramente estamos desconectados. La idea de esto hace que muchas personas se sientan ansiosas y se sientan con cabos sueltos. Las encuestas han demostrado que, si bien muchas personas visitan los sitios de noticias en línea, Twitter y Facebook mientras toman el café de la mañana, otras ni siquiera pueden esperar hasta que salgan de la cama para ver qué sucede en el mundo o qué memes se publican. Somos adictos.

Estamos tan conectados, que empresas enteras como Airbnb, Uber, GrubHub y la megagigante en línea, Amazon, existen totalmente en línea.

Conectividad generalizada a Internet, interfaces cerebro-computadora

Entonces, si Internet ha cambiado nuestras vidas considerablemente en los últimos 50 años, o incluso en los últimos 15 años, ¿qué podrían traer los próximos 15 o 50 años?

Si bien Internet ha creado la oportunidad para que las personas trabajen de manera productiva y exitosa mientras están fuera de la oficina, el avance de las tecnologías como la realidad virtual y la realidad aumentada solo se sumará al poder de las herramientas de teletrabajo como Skype, Zoom, mensajería instantánea y Slack, según Marc Weber, fundador del programa de historia de la Internet del Museo de Historia de la Computación, en Mountain View, California.

"Existen compañías que realmente están utilizando tecnología remota para cambiar su forma de trabajar, afirma Weber. "Pero cuando tengamos una realidad virtual satisfactoria, a través de la Web y otras tecnologías de habilitación remota, habrá un cambio aún mayor. Si facilita el teletrabajo u otras formas de conectar virtualmente a las personas, eso cambiará la forma en que las personas trabajan.

Si bien Google no tuvo éxito en el lanzamiento inicial de su tecnología portátil, Google Glass, que fue considerada por muchos como incómoda y espeluznante, Weber pronostica que un mayor número de dispositivos portátiles mejorados llegarán al mercado, y eso ayudará a cambiar la forma en que nos conectamos a Internet.

"En este momento, accedemos a Internet a través de estas pequeñas pantallas que llevamos en nuestros bolsillos, sostiene Weber. "Ya sea que se trate de algo como Google Glass, avances en relojes inteligentes o una interfaz cerebro-computadora para que podamos navegar la Web en nuestra mente, habrá alguna tecnología nueva que facilitará el acceso a Internet. No pudimos pronosticar la llegada de Airbnb y de Yelp antes de que los smartphones se hicieran comunes. ¿Cómo podemos predecir qué sucederá cuando podamos obtener información a través de nuestra interfaz cerebro-computadora? El próximo gran avance respecto a cómo accedemos a Internet cambiará nuevamente el medio.

Kleinrock, quien hoy es un profesor distinguido de informática en la UCLA, tiene grandes esperanzas para los próximos 10 o 20 años de la Internet. Para empezar, estaremos aún más conectados de lo que estamos ahora, señala, y eso permitirá otra emocionante ronda de crecimiento tecnológico.

En lugar de simplemente estar muy conectado a Internet en casa, en la oficina o en el café local, tendremos una conexión fuerte y rápida cuando estemos paseando al perro, viajando por el país, o nos encontremos en medio de la nada.

Imagine un día cuando se despierte con 5G, tenga acceso a 5G en su automóvil y en el mundo. Tendría un flujo continuo de información, con autenticación persistente que desbloquea todo, desde su automóvil hasta el edificio de su oficina y su buzón. Los sensores en la puerta de entrada de su casa pueden observar su forma de caminar y medir su ritmo cardíaco, y luego conectarse a un chip en su cuerpo y desbloquear la puerta al acercarse.

"Pronostico un sistema nervioso global dominante en este planeta, así que donde quiera que usted vaya, Internet estará disponible y accesible, afirma Kleinrock. "Y la Internet de las cosas explotará. Podremos tomar el espacio cibernético que vive en sus computadoras portátiles y teléfonos celulares, e incrustarlo en las paredes, en nuestros autos y en nuestros cuerpos con lógica, memoria, sensores, cámaras, micrófonos y pantallas. No tendrá que verlos ni tocarlos. Tendremos esta red invisible. Agregue a eso el hecho de que tendremos agentes inteligentes de software, que viven en la red y lo alertan de las cosas, buscan las cosas que desea y manejan sus prioridades. Pasarán tal vez 10 años antes de que tengamos la interfaz adecuada, como la detección del habla y las ondas cerebrales. Es por esto por lo que, en lugar de aletear la lengua, podré comunicarme con mis paredes o mi automóvil con solo pensar en algo.

El lado oscuro de la conectividad a Internet

Sin embargo, Kleinrock también visualiza aspectos negativos en este escenario futurista.

¿Qué pasa si ese acceso generalizado no se aplica a todos o en todos los países?

"Me preocupa que tengamos problemas, afirma. "Me preocupa que los estados nación pongan muros alrededor de sus redes nacionales y no se comuniquen con otros. China, Rusia, Turquía e incluso la UE: ¿qué pasa si no puede pasar de una de estas áreas de Internet a otra? Si nos fragmentamos en redes separadas, perdemos muchísimo. Perdemos la capacidad de deambular sin límites, y eso ha hecho que Internet sea tan poderoso.

Charles Severance, profesor clínico de información de la Universidad de Michigan, afirma que también teme que, lo que él llama la era dorada de la conectividad universal a la Internet de hoy, vaya a desaparecer.

"Creo que habrá fuerzas oscuras, ya sean empresas o gobiernos, que controlarán nuestras conexiones, afirma Severance, quien dicta un curso llamado Historia, tecnología y seguridad de Internet. "¿Qué pasaría si llega el día en que las personas solo serán aprobadas para conectarse a Facebook? Intenta ir a otro sitio y la conexión no funcionara. Quienes sean los que posean estos recursos compartidos se convertirán en la policía del tráfico y le pedirán sobornos o pagarles por los recursos.

"Estamos en la era dorada de Internet, afirma Severance. "En cincuenta años, diremos: 'Cuando era niño, podías conectarte desde cualquier lugar. Podías subir cualquier página web. Y los niños dirán, '¿Qué?' Será tan triste que solo las personas mayores recordarán lo genial que era Internet. No estoy deseando que lleguen los próximos 50 años. Estoy realmente feliz ahora.