Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Panduit señala qué cables usar para que no se propague un incendio

Pablo Huapaya, territory account manager.

[29/01/2020] Algo tan simple como un cable no usado correctamente puede acarrear duras consecuencias. Y eso es precisamente lo que los ejecutivos de Panduit advirtieron en una reciente conferencia en la que señalaron las pequeñas, pero importantes diferencias que se pueden encontrar en los cables que se utilizan en las infraestructuras tecnológicas.

En la exposición estuvieron Pablo Huapaya, territory account manager, y Vladimir Linares, technical systems engineer, de Panduit Corp., quienes explicaron algo que seguramente queda en conocimiento de unos pocos entendidos, pero que es importante difundir: hay cables que mal utilizados pueden fallar en la importante misión de no propagar un incendio.

LSZH

Las siglas LSZH significan low smoke zero halogen; es decir, poco humo cero halógeno, y son la indicación de que un cable con esta nomenclatura indica que durante su proceso de quema en un incendio, liberan muy poco humo y no generan gases tóxicos para la salud humana.

Desde ya, estos cables ayudan en caso de incendio, pero no son suficientes. La norma peruana indica que, además de esas dos características (poco humo, cero gases tóxicos), el cable debe tener la cualidad de no propagar un incendio. Y es ahí donde entra la prueba de flamabilidad IEC 60332.

Vladimir Linares, technical systems engineer, de Panduit Corp.
Panduit, LSZH

Al realizar esta prueba sobre un cable se pueden obtener tres resultados, siendo dos de ellos los pertinentes para lo que está ocurriendo en el mercado peruano, de acuerdo a los ejecutivos de Panduit. En el Perú se está encontrando que se utiliza los cables LSZH-3 IEC 60332-3-22 y LSZH-3 IEC 60332-3-25. La diferencia -entre tanto número- es mínima, pero significativa.

El 3-22 es el cable que se está comercializando como el que puede evitar la propagación de un incendio cuando este se produce. Eso es cierto, pero bajo ciertas condiciones. El 3-22 logra este cometido si se encuentra en grupos de 300 o más, lo cual no es imposible -en un gran centro de datos con seguridad se podría encontrar 300 de estos cables juntos- pero sí poco probable.

Lo más usual es encontrar agrupaciones de cables en menores cantidades, y de ser este el caso los 3-22 -de acuerdo a las pruebas realizadas- no ayudarían mucho en evitar la propagación del incendio.

En cambio, los 3-25 solo requieren de agrupaciones de 14 cables para lograr ese cometido, por lo que son los más recomendables para instalaciones de acuerdo con el Código Nacional Eléctrico del Perú. Esos cables se pueden encontrar también con la nomenclatura NTP-IEC 60332-3-25 si se los clasifica de acuerdo a la norma técnica peruana (NTP).

Es solo un número, pero hace una gran diferencia. Ciertamente, hay diferencias en los precios y pueden ser uno de los factores por los que se utilicen los 3-22 en cambio, pero bien vale la pena asegurar la infraestructura utilizando el cable adecuado para las circunstancias que podría tener que enfrentar.