Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Senati: SD-WAN para mejorar la calidad del servicio

[04/02/2020] El Senati es una institución educativa que tiene 83 sedes a nivel nacional y lo que está implementando en estos momentos es una SD-WAN -es decir, una WAN definida por software- de Fortinet que le permita ofrecer calidad de servicio a todas sus sedes. La idea, acorde con la visión de la institución, es que el alumno de la sede más remota del Senati pueda recibir la misma calidad de servicio en su acceso a Internet y a la intranet, que la que recibiría un alumno de Lima, a pesar de las enormes diferencias en velocidad de conexión entre las diferentes sedes.

Franz Erni, country manager Perú de Fortinet; y Willy Zamudio, gerente de Tecnologías de la Información de Senati.

Conversamos con Willy Zamudio, gerente de Tecnologías de la Información de Senati, y Franz Erni, country manager Perú de Fortinet, sobre lo que ha implicado la implementación de esta SD-WAN para alcanzar los objetivos de la institución.

¿Qué es lo que se implementó?

Erni: Nuestra relación comercial con Senati data incluso de antes de que yo ingrese a Fortinet. Yo ingreso el año 2011 y Senati era un cliente de tiempo, probablemente desde el 2009 y lo que fuimos haciendo fue darle seguridad campus por campus.

Con eso fuimos robusteciendo la seguridad de Senati per se. Hay muchos elementos de ciberseguridad de Fortinet desplegados en Senati, pero lo último y más específico -y lo que hemos liberado como caso de éxito- es la posibilidad de interconectar las sedes con SD-WAN seguro. Redes WAN definidas por software seguras. Con esto se da inteligencia a la interconexión de Senati para poder decirle qué tipo de aplicación debe ir por qué lado, con qué ancho de banda, qué aplicación debe ir por Internet y cuál por MPLS.

Además de esto, se da seguridad a esa interconexión. Más allá de poder ofrecer la capacidad de hacer redes WAN definidas por software, lo que nosotros hacemos es dar inteligencia y seguridad. Además, esto ofrece prevención contra movimientos laterales; es decir, ataques entre sede y sede.

¿Cuándo se implementó?

Zamudio: Inicialmente, uno de los principales problemas fue la calidad de servicio que existe en Internet en el resto del país. Puedo conseguir todo en Lima, pero eso no aplica en provincias; si quiero conseguir una buena calidad de Internet no la tengo fuera de Lima. Ese ha sido el mayor de los problemas que teníamos, entonces buscamos una solución que no sea muy costosa, que sea muy gestionable, que la pudiéramos gestionar con la tecnología que encontráramos en provincia.

Ahí fue donde nació la necesidad de implementar SD-WAN en provincia. Y lo iniciamos con lugares en donde era bastante crítico por la ubicación de la institución. El Senati tiene un local en Trujillo donde el servicio de Internet es bastante rápido en el centro de la ciudad, pero el Senati está ubicado en las afueras de la ciudad, a ese lugar ya no llegaba una fibra óptica; si nosotros queríamos hacer un tendido, hubiéramos tenido que asumir los costos que el operador nos iba a dar por el servicio de Internet.

Tener una línea, tener equipos que hagan el balanceo nos llevaba a tener más equipos. Para entonces, Fortinet ya había puesto en funcionamiento su nueva versión de Fortinet que en el hardware ya tenía embebido el tema de SD-WAN. Entonces, empezamos a probarlo con Lima y Trujillo y el balanceo funcionó para darle performance a la parte administrativa que utilizaba el software que nosotros teníamos y también para el acceso web para los alumnos.

Ahora tenemos seis locales completamente interconectados y balanceadas sus cargas con un solo equipo, sin necesidad de tener toda una infraestructura detrás que haga esa tarea, ya que el hardware de Fortinet ya viene con este sistema embebido. Ese fue el camino que escogimos.

¿Cuándo empezaron?

Zamudio: En realidad, comenzamos desde mayo [del año pasado] a hacer las pruebas. Nos facilitaron un equipo para hacer las pruebas en las diferentes sedes, enviamos este equipo a provincia. Pudimos conectar lugares como Utcubamba, que es una sede que está en Amazonas. Ahí teníamos una línea de Internet que era bastante básica, dial up. Y otra línea que solo era Wi-Fi; es decir, era un router que tenía cinco chips de celular porque el único operador que llegaba ahí en ese momento era Bitel. Y el dial up era de Movistar, lo usábamos para las líneas RDSI. Juntamos esas dos líneas y pudimos sacar a los alumnos a Internet con calidad de servicio, porque balanceábamos dependiendo del pedido del alumno en ese momento con la ruta que debía seguir.

Si el alumno iba a entrar a los servicios del Senati, utilizamos la línea de 512 kbps de dial up para conectarse, porque no había otra señal y el 512 lo manteníamos bastante parejo entre Lima y Utcubamba; y si quería ir a Facebook o YouTube lo sacábamos por las antenas de Bitel. Para un alumno que solo tenía Internet en el celular -y solo en ciertos lugares- que nosotros vayamos con un equipo de seguridad y balanceo era satisfactorio, pues así tenía Internet en su laboratorio, en un lugar remoto del país, como es Amazonas.

Por otro lado, tenemos en Chiclayo un data center que también tiene SD-WAN; así, si se cae la línea de Lima, automáticamente se redirecciona a Chiclayo y todos los servicios se mantienen por Chiclayo.

¿Los equipos se han quedado en esas seis sedes?

Zamudio: Los equipos se quedaron en estos lugares. Este año vamos a implementar 26 sedes más y ese es el roadmap de nosotros. Todos los años vamos renovando los equipos, cambiando tecnología, mejorando la calidad de servicio, ya que todo está orientado a la Internet.

¿Cuáles fueron los mayores retos que tuvieron que enfrentar durante la implementación?

Zamudio: El conocimiento fue un tema que tuvimos que asumir, porque o trasladábamos toda la responsabilidad hacia un partner, o nosotros nos alineamos para poder nosotros mismos dar soporte. Inicialmente trabajamos con Fortinet y un partner que nos ayudaba en este tema, pero también buscamos que la gente de la institución estuviera entrenada para ofrecer soporte; sino ante cualquier problema tendríamos que llamar, cuando nosotros, en primera línea, podríamos resolverlo.

Y al tener una institución tan grande como el Senati, que tiene 83 sedes, obviamente la cantidad de operaciones que se manejan es bastante grande; es mucho más fácil a veces atender el primer nivel en casa, y si se necesita un soporte mayor ir al partner o a la marca. Entonces, el mayor reto fue que la gente de Senati asuma parte de esa responsabilidad a la par de la marca en el nivel de conocimiento.

¿Y el plan es implementarlo en todas las sedes?

Zamudio: Sí. Tenemos un plan de cuatro años para nivelar a todos. El año pasado fueron las seis primeras de prueba, este año son 26 sedes más, y el siguiente año vamos a ir cambiando, dependiendo del volumen de la operación que se tiene en cada lugar. Por ejemplo, nosotros tenemos una sede en Huancavelica que está en el poblado de Callqui. Aquí, si uno mira a los alrededores la carretera no está pavimentada, no hay servicio de agua todos los días, solo hay servicio de luz. Nosotros llevamos Internet con una antena desde el pueblo más cercano hasta la sede del Senati. Sin embargo, ahí tenemos un gabinete de comunicaciones con un equipo de seguridad y damos servicio al alumno.

En la quincena de enero llegó la fibra óptica o, mejor dicho, pasó la fibra óptica en su camino al Cusco y nos dejaron un par de hilos en la sede. Pero la sede tiene ya cuatro años de fundada y durante ese tiempo nosotros hemos venido trabajando con antena, dando servicio a los alumnos desde el poblado más cercano.

En el poblado más cercano donde había Internet se alquilaba parte de una casa, poníamos una antena, contratábamos el servicio de Internet para esa casa; en el Senati poníamos la otra antena receptora y así ofrecíamos Internet al alumno. La gente de ese poblado tenía servicio de Internet en los laboratorios de cómputo del Senati. Digamos que somos los pioneros en tener un edificio tecnológico en un lugar en el que no existe siquiera infraestructura.

¿Cuáles considera que son los factores críticos de éxito?

Zamudio: Conocer bien la tecnología y saber qué es lo quiere, cuál es su visión de lo que se quiere lograr. Cuando tiene la visión bien plasmada y la tecnología está a la mano es simplemente ponerla en funcionamiento. Pero si uno dimensiona algo que no está acorde con la realidad local, no está acorde con la visión de la institución y no te apoyas en la tecnología, se incurre en un riesgo bastante grande.

Nosotros pudimos esperar a que llegue la Internet a Callqui, pero teníamos que dar una solución a los alumnos, porque el alumno de Lima no tiene por qué tener más que el alumno de Huancavelica; y si el alumno de Lima tiene servicio de Internet, el de Huancavelica también debe tenerlo. Entonces, hay que asumir los pasivos de algunos lugares y buscar la solución con tecnología y entendiendo la visión de la institución. El riesgo más grande aquí es que perdamos la visión de la institución.

¿Cómo evaluaría la relación entre los equipos de Senati y Fortinet?

Zamudio: Tenemos una historia con Fortinet de bastantes años.

Erni: Yo dije 2009 pero quizás esté equivocado.

Zamudio: Si es el 2009. El 2009 el Senati empezó con un dimensionamiento del software de la institución, académico y financiero a nivel nacional. Ya en ese año el profesor pasaba asistencia en línea, era bastante retador en ese momento. Igualmente, deseábamos que el alumno ingrese a una aplicación a matricularse en línea, sin necesidad de que sean alumnos de Informática -algo que para nosotros era un reto.

Ahí empezó el despliegue con Fortinet, porque había que asegurar calidad de servicio para el alumno y había que vigilar la seguridad, ya que íbamos a tener expuesta la información de un número bastante grande de alumnos. Si no me equivoco para el año 2009 teníamos unos 30 mil alumnos y nosotros habíamos dimensionado para tener cinco mil conexiones simultáneas.

Sin embargo, llegamos a siete mil, pasamos el límite que establecimos y los servicios empezaron a reducirse en calidad. Entonces, comenzamos a trabajar con Fortinet ese tema, en ese momento el partner fue Telefónica; teníamos que hacer el despliegue de equipos de seguridad en todo el país durante los siguientes años luego del 2009.

Al 2013 ya teníamos las 70 sedes de entonces con equipos de seguridad, y después del 2013 simplemente ha sido renovación tecnológica de los equipos que teníamos. Digamos que tenemos 10 años con Fortinet.

Erni: La relación entre los equipos siempre ha sido muy buena. Lo bueno de Senati es que es un cliente distinto al común, es un cliente que quiere tener conocimiento, particularmente por su rubro de negocio. Le gusta mucho probar la tecnología y por ello es retador, porque llega a conocer tu tecnología bastante y también empiezan a ponerte en situaciones un poco más retadoras.

Lo bueno de esta implementación es que no ha sido una implementación como tal, sino que es algo en conjunto de los dos. Es alguien que está muy metido en su negocio, ahí encuentro muy positivo el aporte de Senati de cara a tener un producto mucho mejor.

¿Desean agregar algo?

Zamudio: El país hace que tengamos retos tecnológicos que cumplir. Iquitos es uno de ellos, está por cumplir por parte del gobierno. Recuerdo la inauguración de la 3G en Iquitos que fue el 2010 o 2011, colapsó luego; y cuando vino la 4G también colapsó al poco tiempo. Eso significa que la necesidad de la gente por tecnología de banda ancha es mucha, y uno de los lugares que todavía está muy restringido es Iquitos.

Ahí el Senati hace lo mismo, tener un equipo de seguridad, una línea por un lado y otra línea por el otro, para asegurar la calidad del servicio. Aunque no tenemos banda ancha, usando tecnología podemos dar al alumno la sensación de que está trabajando con lo mejor posible para él.