Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

El mercado de wearables crecerá a un ritmo anual del 19%

Hasta el 2023

[12/02/2020] El papel de la tecnología wearable dentro del contexto de la Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) está todavía limitado: si bien tiene una presencia emergente, aún no ha terminado de desarrollarse. Para la firma de análisis GlobalData, esto se debe a la interoperabilidad limitada y a las funcionalidades autónomas poco desarrolladas de estas herramientas, pero en los próximos años experimentará un crecimiento importante.

Así, la compañía apunta en una reciente investigación a un incremento anual compuesto del 19% entre el 2018 y el 2023 en el volumen de mercado. En cifras totales, esto implica que se pasará de una facturación en la industria de wearables de 23 mil millones de dólares al cierre del 2019 a los 54 mil millones que se prevé que se acumulen en el 2023.

En este crecimiento tendrán un papel destacado los smartwatches, que aportarán la mayor parte de los ingresos del mercado. Los dispositivos rastreadores tipo pulseras de fitness tienen una cuota menos significativa y han visto decrecer su importancia respecto a los últimos cuatro años, en parte debido a sus usos más limitados que los de los relojes inteligentes. Sí que están viendo incrementar sus tasas de uso diario, al menos en las economías más maduras.

Estos elementos están además explorando nuevas oportunidades de crecimiento en los servicios de atención médica, una tendencia bajo la que la firma de análisis engloba la adquisición de Fitbit por parte de Google en el 2019.

En relación a las marcas, hay una que destaca del resto: Apple. La compañía con base en Cupertino debe fundamentalmente su papel como principal agente del mercado a su Apple Watch, pero además cuenta con otros dispositivos bien posicionados en otros segmentos, como los AirPods en el de auriculares inteligentes.

Por mercados regionales, destaca el auge en la demanda en la región de Asia-Pacífico, además de en otros mercados emergentes. Sin embargo, en los mercados clave de China e India, los líderes mundiales enfrentan una mayor competencia de los fabricantes nacionales, motivada en gran parte por unos precios más competitivos y acordes a la clientela local. Frente a esto, las ventas en Norteamérica y Europa están disminuyendo.