Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

10 trampas ocultas de la nube

De las que hay que tener cuidado

[24/02/2020] La revolución de la nube ya se ha dado por suficiente tiempo como para que cada líder de TI conozca la propuesta de valor global: la nube facilita el intercambio de recursos, se adapta rápidamente a las cargas y demandas cambiantes, y puede ahorrar tiempo y dinero eliminando la necesidad de comprar, instalar y mantener bastidores para su propio hardware.

Pero hay inconvenientes, y no se mencionan con tanta frecuencia. Tal vez sea porque la idea de pasar sus problemas a un Shangri-La en una granja de servidores escondida en el cielo es muy seductora.

Aun así, las verdaderas preocupaciones de trasladar las cargas de trabajo a la nube no son los malestares común y corrientes. Sí, las máquinas en la nube sufren muchos de los mismos problemas que confunden las cajas en su propio centro de datos. Si hay una puerta trasera en Ubuntu 18.04, dejará entrar a los hackers, ya sea que esté instalada en una máquina en la nube o en un servidor en un armario al final del pasillo. Todas las computadoras son susceptibles a fallas de energía, bloqueos del disco duro, rayos alfa, malware y cosas peores.

Las trampas interesantes, sin embargo, son las peculiares del modelo de nube. Estos problemas no afectan las máquinas en su granja de servidores, o si lo hacen, no amenazan con una catástrofe a la misma escala. El truco, por supuesto, es tener cuidado y, cuando sea posible, resolver estos 10 problemas específicos de la nube antes de que vuelvan a atormentarlo.

Costos fuera de control

Cuando las demandas para su arquitecto en la nube aumentan, la nube puede hacer funcionar automáticamente nuevas máquinas para manejar la carga. Pero cuando lo hace, detrás del telón, el medidor gira más y más rápido.

Se supone que esta respuesta elástica a la carga es mejor que las crisis que abrumaban al antiguo servidor en el closet. Los bits se entregan donde se supone que deben y el trabajo se está completando. Pero mientras que un servidor local sobrecargado simplemente ralentizaría a todos o generaría algunos errores 404; en la nube, su factura puede aumentar repentinamente, alcanzando el presupuesto mensual en segundos.

Este desafío ha devastado a muchos. Puede que lo peor sea que los desarrolladores usen la nube para problemas laterales: cae algún rayo y ya deben pagar una gran factura. Debido a esto, los proveedores de la nube han agregado controles, lo que permite establecer presupuestos y solicitar alertas de gastos. Pero eso no soluciona el problema arquitectónico subyacente. Todo el tiempo que su equipo ha invertido en rediseñar su app bajo la promesa de que la nube tiene una escalabilidad aparentemente inacabable, significa una factura potencialmente infinita. No hay tal cosa como un almuerzo gratis.

Empaquetamiento de datos

Almacenar copias de seguridad es un buen hábito cuando se trata de proteger los datos. Pero si los datos de su empresa se guardan en las matrices RAID que usted posee, el costo y el volumen de esos datos están contenidos. En cambio, cuando sus datos se encuentran en una colección anidada de cubos en algún lugar de la nube, se vuelve mucho más difícil saber si hay archivos de registro cruciales o bits enterrados en el fondo.

La mayoría de las organizaciones que implementan servicios en la nube tienen la costumbre de quedarse con todo. Parece más fácil guardar cada fragmento de datos por si acaso, pero las fracciones se siguen acumulando, y nadie quiere tomar la decisión difícil de borrar algo de eso. Ordenar los datos almacenados en la nube para buscar los bits cruciales puede requerir una gran cantidad de trabajo. Peor aún, el aumento de las regulaciones de privacidad de datos y los ataques de seguridad hacen que la libertad de almacenar ilimitadamente cada bit de datos de los clientes en la nube solo porque es fácil de hacer y "por si acaso, pueda volverse muy perjudicial.

Cuando es fácil crear un nuevo depósito de almacenamiento, es fácil crear una futura molestia para clasificar y asegurar.

Aprovisionamiento excesivo

Si una máquina es demasiado pequeña y no tiene suficiente RAM para funcionar, sabrá de inmediato cuando el software se ralentice o se bloquee de inmediato. Pero si tiene demasiada RAM, nadie se va a quejar. Debido a esto, las máquinas en la nube tienden a aumentar y convertirse en un desperdicio. Alguien aumenta la asignación de RAM después de un gran fin de semana y nadie lo ajusta más adelante, lo que significa que estará pagando gastos generales que nunca más necesitará.

Algunos equipos dedican una persona a observar los parámetros, pero esto solo expande el equipo. ¿Es más barato pagar algunas máquinas sobre aprovisionadas o un nuevo miembro del equipo para disputarlas?

La simplicidad para crear nuevos servicios

Los tableros de los proveedores de la nube hacen que sea muy fácil para los desarrolladores y usuarios empresariales iniciar nuevas computadoras con unos pocos clics. Además, son solo unos centavos por hora, que la compañía seguramente puede pagar, ¿verdad? Y también podríamos probar el código en un grupo nuevo de máquinas, ¿no es cierto?

Mantener bajos los costos de la nube es un desafío difícil. Todos entienden la molestia de adquirir hardware. Las órdenes de compra, las reuniones de presupuesto, los retrasos de envío. Pero, así como la comida o los dulces gratuitos desaparecen en segundos, unos pocos clics pueden duplicar o triplicar su factura mensual de la nube.

Cargas fantasmas

Las cargas livianas y las máquinas en reposo dejan en apuros a las empresas en la nube. Pueden regalar los ciclos no utilizados a las otras instancias que comparten el mismo hardware. Después de todo, ¿por qué dejar de usarlos si pueden hacer feliz a otro cliente?

Pero cuando se despierten estas máquinas en reposo, querrán recuperar su parte del hardware y las otras podrían comenzar a perder los ciclos gratuitos. El código que se ejecutó rápidamente ayer comienza a ejecutarse lentamente. Claro, la alta velocidad de ayer fue un regalo secreto, pero trate de decírselo al usuario cuyo trabajo está influyendo.

Cargos de salida

Una de las partes más olvidadas de cada acuerdo en la nube es el costo del movimiento de datos. Nos enfocamos en las computadoras y nos olvidamos del flujo de bits.

En la mayoría de los casos, podemos olvidar. La instancia promedio no cruza el umbral del movimiento de datos, y muchos desarrolladores ni siquiera piensan en el costo de entregar respuestas a las consultas. Todo está bien hasta que su sitio web se vuelve viral y luego la sorpresa llega en la factura un mes después. Si ha hecho un buen trabajo diseñando el sistema, los cachés responderán a la gran carga y las máquinas no se atascarán. Sin embargo, los proveedores de la nube contarán los bytes que salen de su sistema y facturarán según eso.

Las adversidades de la vida son difíciles de anticipar. Los desarrolladores inteligentes pueden intentar probar la carga ejecutando muchos bots de prueba locales que le realicen 'ping' a la máquina sin descanso. Eso puede evaluar la calidad de su código, pero no indicará el alto costo de la salida.

Ubicaciones vagas

Algunas compañías construyen su propio centro de datos al final del pasillo. Otros compran edificios enteros. En cualquier caso, todos conocen la ubicación física de sus servidores. Sin embargo, las máquinas en la nube se alquilan sin muchos detalles más allá del país y quizás la ciudad en la que se puede encontrar la máquina. Es posible que a los programadores no les importe mientras la conexión de red sea rápida, pero se sabe que los abogados han discutido durante años sobre qué entidad política tiene el control. Una compañía que conozco construyó un centro de datos en un estado sin impuestos a las ventas solo para evitar ese problema.

Es fácil perder el rastro de la ubicación de sus datos y aplicaciones en la nube. La mayoría de las personas no se preocupan y los proveedores de la nube a menudo son deliberadamente vagos por razones de seguridad. Pero si alguien de su equipo se preocupa por los problemas legales, querrá asegurarse de que inicie sus instancias en el vínculo correcto de control político.

Control definitivo

Si cuenta con la llave de su sala de servidores, las cajas son suyas. Está a cargo. Sin embargo, las instancias en la nube pertenecen a otra persona, y ésta decidirá qué sucede con lo que está alojado en ellas. Generalmente diferirán cuando todo transcurra sin problemas, pero las tragedias vendrán en situaciones estresantes como un desastre natural o una pelea. Si algunos investigadores del gobierno citan sus datos, es posible que ni siquiera se lo digan a su abogado.

Términos de servicio con inclinación

Los términos de servicio son redactados por las compañías de la nube y, a menos que esté escribiendo un cheque grande, no podrá negociar. Al igual que todos los escritores de términos, las personas que redactaron los términos pensaron en sí mismos primero.

Considere esta parte de los Términos de servicio de AWS: "31.3. Los servidores de correo electrónico de destino y otras razones fuera de su control pueden bloquear, retrasar o impedir que su dominio de correo y las cuentas de los usuarios finales se entreguen. Sus obligaciones de pago continúan independientemente de si se impide, retrasa o bloquea la entrega de sus correos electrónicos.

Por supuesto, no hay diferencia entre esto y los problemas en un servidor de correo electrónico en el pasillo. Seguirá pagando incluso si no funciona. Pero hay algo irritante en que se le envíe una factura por un servicio que está bloqueado.

Limpieza inesperada

Todos los servicios en la nube limpian los proyectos polvorientos y mohosos, y los eliminan. Tienen que hacerlo porque la gente siempre experimenta con instancias de la nube y luego se olvida de sus experimentos o de dónde viven. Sin embargo, el problema es que los proveedores de la nube realizan esta limpieza en el horario que se le acomoda a ellos, no a usted.

AWS, por ejemplo, promete eliminar todas las funciones de Lambda que no se invocan en los últimos tres meses. Si su equipo desarrolla las funciones de AWS Lambda y luego las pone en segundo plano por cualquier motivo, debe recordar esta fecha límite y prestar atención a cualquier correo electrónico que le advierta que alguien está a punto de hacer la limpieza.