Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

¿Podríamos quedarnos sin Internet?

[24/03/2020] Es lógico pensar que en estos días de cuarentena el uso de la Red se podría incrementar debido al mayor uso casero. Familias enteras viven ahora sin la posibilidad de ir al cine, a un restaurante o simplemente salir por las calles de la ciudad. ¿Qué queda? Aunque se podría argumentar que es el tiempo ideal para ponerse al corriente con los libros comprados, pero aún no leídos, la verdad es que lo primero que a uno se le viene a la mente es usar la Red para acceder a contenidos de música, películas o series, incrementando el uso del ancho de banda.

Pero ¿ese uso podría llegar a ser 'excesivo'? Es decir, ¿podría hacer que colapse la Red? Con el objetivo de tener la palabra de los actores directamente involucrados con este tema, consultamos con una serie de compañías de telecomunicaciones para saber si esto sería posible.

¿La Red al límite?

"No hay indicios al momento que demuestren que la Internet podría colapsar por el uso intensivo de la red. Sin embargo, debemos monitorear el tráfico permanentemente para ver cómo se irá desarrollando durante la pandemia, sostiene Ernesto Curci, vicepresidente de Network & Service Management de CenturyLink América Latina.

De hecho, Curci sostiene que ese monitoreo, hasta el momento, no le ha mostrado "aumentos irregulares del tráfico.

Ciertamente, hay que tomar en cuenta que CenturyLink es una empresa que no ofrece servicios de acceso a Internet a consumidores finales, sus clientes son las empresas. Sin embargo, las palabras de Curci se sustentan en el hecho de que CenturyLink opera una de las redes más extensas e interconectadas de todo el mundo.

A nivel local contactamos con otra firma que sí ha detectado algunas variaciones.

"En cuanto a números en concreto, es la Internet residencial la que ha presentado un subida en el tráfico del 50%, mientras que como era de esperarse y debido a las disposiciones dictadas por el Gobierno, la Internet empresarial o corporativo presenta una baja de un 30%, sostiene Iván Chumo, gerente general de Optical Networks.

De hecho, Optical no es la única firma que ha detectado un uso inusual de la Red en estos días de cuarentena.

AFIN

La Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN) congrega a las cuatro operadoras (Bitel, Claro, Entel y Movistar) de telefonía móvil y ella, a través de comunicados, ha llamado la atención sobre el uso "enfocado en el ocio y el entretenimiento que está realizando la población peruana de la Red.

Quisimos entrevistar a representantes de estas empresas, pero ellas nos remitieron a los documentos publicados en conjunto mediante AFIN.

En ellos se sostiene que, efectivamente, el tráfico de voz y datos se ha incrementado entre 25% a 50% respecto a la semana pasada -el comunicado es del 18 de marzo-, y lo que se aprecia es un uso enfocado en ocio y entretenimiento, en aplicaciones como Netflix y Tik tok. Por ejemplo, el tráfico de Netflix se incrementó en 75%.

Era de esperar, dado el contexto.

Pero, además, en el mismo comunicado, las empresas agrupadas en AFIN apelan a un "uso responsable y racional de las redes. Pedidos de incremento de ancho de banda, velocidades o servicios ilimitados o gratuitos, no abona a dicho uso responsable y podría poner en grave riesgo la calidad y continuidad del servicio para todos los clientes, incluyendo a aquellos que requieren de conexiones estables para poder realizar teletrabajo, telesalud y teleducación y sobre todo para aquellos que están atendiendo directamente la emergencia.

Entonces, volviendo a la pregunta inicial, ¿podríamos quedarnos sin Internet?

El que la propia AFIN diga en su comunicado que se podría poner en grave riesgo la calidad y continuidad del servicio abona en ese sentido. Además, ellos han emitido otros comunicados en los que aconsejan actividades como realizar las llamadas con los teléfonos fijos y no los móviles; o utilizar herramientas de colaboración, pero no siempre con video.

¿Qué hacen las empresas de telecomunicaciones?

CenturyLink dijo que no ha observado aumentos irregulares del tráfico y que Internet no colapsaría. Cuando le preguntamos en qué se basa para tales afirmaciones nos ofreció, en realidad, toda la gama de acciones que han tomado.

Para comenzar, sostuvo que durante años han diseñado planes para responder ante escenarios globales imprevistos como el caso del COVID-19. Estos planes incluyen tener un plan para trabajar remotamente; acuerdos de colaboración con gobiernos en todo el mundo; técnicos emplazados en todo el mundo que monitorean, gestionan y mantienen virtualmente la Red; el funcionamiento de un Centro de Operaciones de Red que monitorea el uso de su red, lo cual permite rápidamente agregar capacidad, modificar rutas y modelar el tráfico basándose en la utilización de sus clientes, entre otras medidas.

Sin duda, vivimos tiempos inusuales pero la tecnología nos está permitiendo capear, en alguna medida, el impacto que una pandemia puede tener sobre las actividades de las organizaciones en todo el mundo. Sí, es cierto que muchos en sus casas están viendo Netflix en forma intensiva y quizás sea el momento de recordar que, como se dijo al inicio, es el momento ideal para leer esos libros arrumados en la pila de 'libros por leer'; o retomar, en familia, los juegos de mesa con los que solíamos entretener los domingos en la tarde, por mencionar algunas actividades fuera de línea.