Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Informe de F5 evidencia los desafíos de las iniciativas digitales

[26/03/2020] La transformación digital es una prioridad para los CIOs que buscan formas innovadoras de implementar aplicaciones y ejecutar operaciones de TI. En la economía digital actual, son raras las empresas que no dependen de las aplicaciones para respaldar sus negocios. Por el contrario, la mayoría de las empresas tienen algún tipo de iniciativa de transformación digital, que impulsa la adopción de arquitecturas nativas de la nube y servicios de aplicaciones.

Un nuevo informe del proveedor de entrega de aplicaciones F5 Networks, pone en evidencia que las empresas están entrando en la segunda fase de la transformación digital al automatizar más partes de sus redes. Basado en una encuesta de casi 2.600 líderes senior a nivel mundial -de diversas industrias, tamaños de empresa y roles- el State of Application Services Report de 2020 descubrió cinco tendencias clave que configuran el panorama de las aplicaciones.

1. Todas las empresas están experimentando una transformación digital: Tras realizar su encuesta anual durante seis años seguidos, F5 constató de manera constante que la optimización de TI y la optimización de procesos de negocio son los principales beneficios reportados para las empresas con iniciativas de transformación digital. En este punto, la mayoría de las empresas han dominado la automatización de las tareas individuales mediante la digitalización de los procesos empresariales y de TI, etapa que el informe clasifica como la primera fase de la transformación digital.

Pasando a la fase dos, las empresas están cambiando su enfoque para reducir la complejidad y apoyar las aplicaciones con un conjunto consistente de servicios. Las aplicaciones externas representan una parte (45%) de la cartera de una empresa promedio y ayudan a generar ingresos. Sin embargo, las aplicaciones internas, como las apps de productividad y las operativas, son vitales para digitalizar los procesos comerciales.

Las aplicaciones modernas de microservicios/nativas de la nube ahora representan aproximadamente el 15% de la cartera de una empresa, en comparación con el 11% de las aplicaciones alojadas en mainframe. Esta combinación de aplicaciones nuevas y de generaciones anteriores, indica que las empresas se enfrentan a una cartera de aplicaciones diversa. A medida que más empresas adoptan una mentalidad centrada en las aplicaciones, pueden comenzar a administrar su cartera de aplicaciones como un activo comercial.

2. Las organizaciones luchan por asegurar entornos multi-clould: Cada compañía tiene diferentes necesidades, razón por la cual la mayoría elige la mejor nube para sus aplicaciones caso por caso, según el informe. Las empresas están adoptando plataformas en la nube a un ritmo elevado, y un 27% planea tener más de la mitad de sus aplicaciones en la nube para fines del 2020.

Para el 87% de las empresas, multi-cloud es la opción que prefieren debido a su flexibilidad. Multi-cloud generalmente incluye una combinación de entornos de infraestructura como servicio (IaaS), por lo que una empresa puede optar por desplegar múltiples servicios en la nube de software como servicio (SaaS) o plataforma como servicio (PaaS).

Sin embargo, los entornos multi-clould plantean desafíos para las empresas cuando se trata de mantener la seguridad, las políticas y el cumplimiento, según los encuestados del informe. Las empresas manejan aplicaciones que llegan a cientos o millones de usuarios finales, cada una con su propio riesgo de seguridad. Y a medida que esto ocurre, muchos no tienen la experiencia para proteger las aplicaciones.

Un sorprendente 71% de las empresas encuestadas por F5 informaron una brecha de habilidades en seguridad. Solo el 45% de las empresas confía en poder proteger las aplicaciones en la nube pública, mientras que el 62% cree que puede proteger las aplicaciones en un centro de datos local. Las empresas más seguras tienen consistencia en múltiples arquitecturas y múltiples infraestructuras, lo que garantiza la seguridad y el rendimiento de todas las aplicaciones en su cartera.

3. Automatización clave para potenciar la eficiencia: Los procesos manuales pueden haber sido la norma para las redes heredadas, pero las redes modernas requieren automatización. Es por eso que la mayoría de las empresas (73%) lo han adoptado.

En el informe de este año, F5 observó un uso más consistente de la automatización en la tubería de implementación que en años anteriores. La automatización de la infraestructura de aplicaciones, la red, los servicios de aplicaciones y la seguridad es casi igual en todos los ámbitos para aproximadamente el 40% de los encuestados.

Curiosamente, más empresas están eligiendo herramientas de código abierto e integración continua/entrega continua (CI/CD) para la automatización, por sobre las soluciones de proveedores patentados. El informe encontró que hay una necesidad de ecosistemas abiertos con el uso creciente de herramientas de CI/CD, ya que las empresas buscan formas de abordar los problemas que ralentizan la automatización. Las compañías señalaron que sus mayores dificultades son las brechas de habilidades en TI empresarial, la integración de conjuntos de herramientas entre proveedores y dispositivos, y el costo de nuevas herramientas.

4. Los servicios de aplicaciones de seguridad son extensamente utilizados: Las redes modernas requieren servicios de aplicaciones: un conjunto de servicios necesarios para implementar, ejecutar y proteger aplicaciones en entornos locales o multi-cloud. Hoy, el 69% de las empresas están utilizando 10 o más servicios de aplicaciones, como el control de ingreso y el descubrimiento de servicios. El control de ingreso es un servicio de aplicación relativamente nuevo que se ha vuelto esencial para las empresas con altos volúmenes de llamadas API. Es uno de los muchos ejemplos de la creciente adopción de aplicaciones basadas en microservicios.

Los servicios de seguridad permanecen como los más implementados, y estos son los cinco principales: VPN SSL y servicios de firewall (81%); IPS / IDS, antivirus y mitigación de spam (77%); equilibrio de carga y DNS (68%); firewalls de aplicaciones web (WAF) y protección DDoS (cada uno al 67%).

Durante los próximos 12 meses, la evolución de las arquitecturas de aplicaciones modernas y en la nube continuará dándole forma a los servicios de aplicaciones. Encabezando la lista (41%) se encuentra la red WAN definida por software (SD-WAN). SD-WAN permite que el aprovisionamiento basado en software desde la nube satisfaga las demandas de las aplicaciones modernas. Las primeras implementaciones de SD-WAN se centraron en reemplazar la costosa conmutación de etiquetas multiprotocolo (MPLS), pero ahora se le da un mayor énfasis a la seguridad como requisito principal para SD-WAN.

5. DevOps asume la responsabilidad de los servicios de aplicación: Aunque las operaciones de TI siguen siendo las principales responsables de implementar los servicios de aplicación, el informe reveló que se está produciendo un cambio en las estructuras del equipo, de función única a estructuras orientadas a operaciones -como SecOps y DevOps.

La responsabilidad de proteger, optimizar y administrar aplicaciones por parte de los equipos de DevOps está creciendo, siendo impulsada por aplicaciones nativas de la nube y contenedores. En comparación con hace unos años, las empresas han desarrollado una preferencia por los contenedores por sobre los dispositivos virtuales para los servicios de aplicación. La preferencia por los contenedores creció de solo 6% en 2017 a 18% en 2020, superando las máquinas virtuales (15%) y el hardware (15%).

Independientemente de la preferencia, los desafíos de las arquitecturas de aplicaciones modernas requieren la colaboración entre los equipos. Operaciones de TI y DevOps no tienen que ser mutuamente excluyentes y pueden trabajar juntos para abordar esos desafíos.

¿Qué sigue?: Los principales líderes encuestados en el informe opinan que la analítica de big data entrará en juego en los próximos dos a cinco años.

Las empresas actuales solo usan una pequeña porción de sus datos y no los están aprovechando al máximo. En la tercera fase de la transformación digital, es probable que las empresas comiencen a aprovechar los datos capturados por las aplicaciones a través de analítica impulsada por inteligencia artificial (IA). Los datos aprovechados pueden proporcionar información valiosa para mejorar los procesos empresariales.