Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La nube híbrida abierta de Red Hat

Para acelerar la velocidad de los desarrolladores

[05/05/2020] En el segundo día de la cumbre virtual de Red Hat asistimos a la sesión inaugural que se dedicó a un demo titulado "Del centro de datos privados al borde (From the private datacenter to the edge), dirigido por Burr Sutter, director global de Experiencia del Desarrollador de Red Hat. En él básicamente se mostró que "OpenShift puede correr en cualquier lugar.

Sutter recordó a la audiencia virtual que Red Hat fue la primera en ofrecer soporte completo de Kubernetes para la empresa. Sin embargo, con el paso de los años se ha visto un enorme crecimiento en el número de clústeres que los clientes tienen que administrar.

[La experiencia virtual de Red Hat]

La demo

La jornada del segundo día comenzó con una sesión general dedicada a una demo de lo que puede hacer OpenShift. La sesión estuvo a cargo de Burr Sutter, director global de Experiencia del Desarrollador. El expositor inició la presentación con una demo que mostraba cómo trabaja la tecnología de Red Hat con OpenShift. Para hacerlo simuló la infraestructura que podría tener un banco internacional, con oficinas y sucursales en diferentes ciudades del orbe. Todas esas oficinas implican clústeres que se tienen que administrar.

Por otro lado, también mostró cómo sería la arquitectura de las aplicaciones que usaría ese banco, con un clúster de OpenShift en una de sus oficinas principales que se conecta a una aplicación móvil y con un runtime Node.js. A su vez, el clúster se conecta con Red Hat Data Grid y con Quarkus (un stack nativo de Java para Kubernetes) y con AMQ Streams (una plataforma de streaming de datos).

Esta arquitectura se repetía en los otros clústeres de este banco; es decir, en las oficinas alrededor del mundo.

Luego se mostró Red Hat Managed Integration una herramienta -que se encontrará disponible este invierno- para que los desarrolladores realicen integraciones y aplicaciones nativas de nube. Esta plataforma cuenta con herramientas y plantillas para las tareas de integración más comunes. Con ella, por ejemplo, se mostró en la demo cómo se podía correr un servidor FTP en una máquina virtual; la cual, a su vez, se encontraba integrada en un clúster de OpenShift. Esto demostraba que los negocios que se basan en virtualización (legada) pueden trabajar con una tecnología más moderna como OpenShift; es decir, facilita la forma en que se pueden integrar las máquinas virtuales en el mundo de los contenedores.

Otra de las demostraciones fue la de la versatilidad de OpenShift. Dado que ahora se espera que los clústeres puedan realizar ellos mismos sus propias operaciones, no es de extrañar que los servidores donde ellos se encuentran -en el borde- sean cada vez más pequeños. Y, de hecho, lo son. Lo interesante de la demo fue ver que OpenShift puede correr en servidores tan pequeños -de hecho, en un rack de ellos- que caben en la palma de una mano.

La entrevista

Las cumbres son la ocasión para entrar en contacto directo con los ejecutivos de las compañías, especialmente de los regionales. Por ello durante esta summit pudimos conversar con Sebastián Cao, líder regional de la Tech Office de Red Hat Latam. Con él hablamos sobre el impacto de la COVID-19 sobre la industria.

¿Cuál considera que es el nuevo entorno que se está configurando por la pandemia?

Pasamos de un evento por invitación a Estados Unidos -que favorece el cara a cara y las conversaciones entre ejecutivos- a un evento virtual de carácter gratuito y, por tanto, más masivo. En promedio, cuando hacíamos el evento en Boston o San Francisco, teníamos cinco o seis mil personas, y esperábamos unas siete mil para este año; pero ¿sabes cuántas personas accedieron al evento virtual? 50 mil personas, de 80 mil registrados. Así que Imagínate el cambio en escala.

Esto nos ofrece la oportunidad de acceder a mucha más gente; generalmente, venían a la cumbre directores y ejecutivos de tecnología, pero ahora tenemos la opción de que se conecte todo el grupo de tecnología, por lo cual es un evento mucho más masivo y democrático, donde ofrecemos sesiones con expertos, demostraciones de productos, lanzamientos, hay espacio de interacción con gente de ingeniería para hablar de la hoja de ruta y la información del producto, y lo estamos haciendo en un formato mucho más asequible y accesible para regiones como América Latina y Asia para quienes trasladarse era mucho más complejo.

¿Ya se pueden percibir cambios en las demandas de las empresas y el tipo de soluciones que requieren?

Creo que esto va por etapas. Lo primero que se trabajó en Red Hat, y en cualquier empresa que usa la tecnología como medio, fueron todos los sistemas de comunicación, colaboración y trabajo remoto, para de alguna manera mantener el trabajo entre los equipos. Esa fue la primera ola de soluciones que se implementaron, se adecuaron o se extendieron. Lo que hoy estamos viendo, y lo que prevemos en los próximos meses, es una mayor demanda en proyectos de automatización, realizar procesos a distancia, operar centros de datos a distancia, configurar equipos y sistemas a distancia, y hacerlo con la menor cantidad de gente posible.

Obviamente, la seguridad sigue siendo relevante para todas las compañías con las que trabajamos porque, de alguna manera, este es el momento para asegurar que las cosas sigan funcionando en forma segura. Además, esta crisis aceleró todos los proyectos de digitalización de todos los clientes. Los que estaban muy avanzados están tratando de sostener su liderazgo, los que se estaban transformando, pero no lo hacían a la velocidad adecuada, hoy están acelerando todo eso como un tema de supervivencia. Entonces, estamos viendo proyectos de llevar una mayor cantidad de procesamiento al celular, a los clientes de nuestros clientes; es decir, digitalizar la mayor cantidad de procesos y de interacciones con los clientes.

También se busca hacer un centro de datos mucho más definido por software de forma que sea fácil automatizar y reconfigurar según las necesidades -que ahora están cambiando mucho-. Ahora estamos ayudando a los clientes en lo que necesitan que es básicamente seguir trabajando y procesando.

Y la continuación de todo esto es una aceleración completa de todos los proyectos de digitalización, y ahí el open source en general y Red Hat en particular creemos que estamos posicionados de la mejor manera para ayudar. porque este es el momento donde se va a mostrar el valor y la economía de escala del código abierto y la innovación que puede traer.

¿Cuál era el foco del evento antes de que se presentara la COVID-19?

El foco sigue siendo la open hybrid cloud, y todo el lanzamiento de tecnologías y de productos de Red Hat que soportan esta visión que queremos dar a los clientes de una nube híbrida abierta; es decir, la posibilidad de combinar recursos e infraestructura local del centro de datos del cliente con varias nubes -las que me den el mejor resultado para lo que necesito hacer-, y la posibilidad de coordinar y orquestar todos esos recursos de manera simple, eficiente, segura y económica.

Ese era el enfoque del evento, con lanzamiento de tecnologías como la nueva versión de OpenShift que es la base tecnológica para poder trabajar on prem o en la nube de Amazon, de Google, de IBM o de Microsoft. También con nuevos lanzamientos en el management de la multinube para poder entender dónde están mis cargas, ya que están en muchos lugares a la vez, en diferentes proveedores. Ese era y sigue siendo el gran mensaje, pero como tú dices, entendiendo el momento en el que estamos, el mensaje se cambió -aunque los lanzamientos se mantienen- a "estamos aquí para ayudar y hablar del código abierto como un movimiento que genera soluciones que pueden ayudar en este momento en el que se necesitan muchas ideas, a mucha velocidad y a bajo precio. Entonces, mucho del evento se llevó a qué se está haciendo en el mundo; no solo lo auspiciado por Red Hat sino en general, con el código abierto y que puede ayudar en este momento. Y ahí vemos desde proyectos de robótica hasta respiradores con diseños open source y máscaras que se pueden imprimir en 3D.

¿Cuál es el foco que le están dando a la relación con IBM? ¿Hay compañías que no ven esa relación como independiente?

Pasa que este mercado en particular no ha tenido una historia muy rica de adquisiciones positivas. No creo que mucha gente cuestione la independencia, hay datos a la vista, pero hay escepticismo en el mercado porque ha habido adquisiciones que no han salido bien. Pero, sí, somos una empresa de IBM; sí, IBM tiene un nombre y posición prominente en la summit, pero en la misma summit tienes a Microsoft haciendo una demostración de OpenShift con Azure y tenemos el anuncio de la nueva versión de OpenShift en Google Cloud.

Entonces, cuando ves esa colaboración, te das cuenta de que el modelo de Red Hat sigue siendo el mismo que se tenía con Linux hace 20 años, el gran poder de Red Hat Linux era que funcionaba y estaba certificado y probado sobre equipos Dell, IBM, HP, etcétera. El valor de Red Hat -el valor que trae a IBM- es poder seguir creciendo e innovando sea en conjunto con IBM o en conjunto con otros partners.

¿Qué nos da IBM? Nos da escala y acceso. El tamaño, la presencia, los equipos que tiene nos dan 'un viento de cola' que acelera todo lo que puede hacer Red Hat o lo que podría haber hecho de forma independiente.

Generar valor a partir de los datos

Hay tecnologías muy 'sexys' como la inteligencia artificial, el aprendizaje automático o la analítica, y su atractivo radica en que trabajan con los datos, uno de los bienes más preciados en la actualidad. En la cuarta sesión general -que se desarrolló en el segundo día de la cumbre- Chris Wright, vicepresidente senior y chief technology officer de Red Hat, mostró como la compañía puede ayudar a las empresas a encontrar el valor de sus datos.

Los primero que dijo el ejecutivo fue que todos generamos muchos datos a lo largo del día, y que muchas de las tareas que realizamos podrían hacerse mejor si analizamos los datos que se generan con ellas. Pero para hacerlo primero debemos reunir, almacenar, leer y analizar esos datos. Así, la medida del éxito para las organizaciones es la velocidad con la que éstas pueden reaccionar a la valiosa información que se encuentra atrapada en los datos.

Hoy en la era de los datos, se requiere de una plataforma que dé a los desarrolladores acceso a las herramientas que necesitan para iterar a través de aplicaciones y experimentos que pueden agregar información desde el centro de datos hasta el borde.

Debe ser inteligente y correr de forma autónoma, debe poder resumir grandes cantidades de información sobre sí misma y sobre las cargas de trabajo que corren sobre ella, encontrar patrones y tomar acciones; debe poder mantener todos los datos en un almacén de datos federados donde se pueda realizar experimentación y modelado, porque esto es lo que permite a las empresas descubrir las mejores oportunidades de innovación y crecimiento. Esto es la nube híbrida abierta de Red Hat. Es lo que permite acelerar la velocidad de los desarrolladores.

Las palabras finales

La cumbre no concluyó para los periodistas el miércoles. Se prolongó un día más, hasta el jueves, con una conferencia virtual en la que un grupo pudo conversar con Paulo Bonucci, vicepresidente y gerente general de Red Hat para América Latina. Fue la oportunidad de tocar diversos temas, acordes con los diversos intereses de los periodistas presentes. Había colegas de muchos países de la región y por ello sus preguntas, en ocasiones, se concentraron en la realidad de sus respectivas naciones.

Otras fueron más generales y a partir de ellas se puede hacer un resumen de lo que se trató en esa reunión. Las preguntas se lanzaron vía chat y Bonucci las fue contestando a medida que llegaban, agrupando en ocasiones, aquellas que eran similares.

Una de las preguntas tuvo que ver con un tema que estaba en pleno crecimiento hasta antes de la pandemia: la transformación digital. ¿Cómo será ésta en el nuevo entorno? Bonucci indicó que América Latina está progresando en cuanto al tema, pero ahora se encuentran más presionadas por la necesidad de ser más competitivas y eficientes. Y dentro de todas las industrias, el ejecutivo identificó tres verticales que pueden resaltar: salud, educación y comercio electrónico.

Otra de las preguntas tuvo que ver con la reacción de los mercados ante la pandemia. El ejecutivo sostuvo que, en general, se puede observar preocupación en los mercados. En el caso específico de las empresas de telecomunicaciones, estas se encuentran muy enfocadas en ofrecer mayor ancho de banda a los consumidores dado que muchos se encuentran trabajando de forma virtual, además se están volcando hacia la implementación de servicios 5G y Edge.

Por su parte, el sector público también ha reaccionado de manera diversa, aunque el ejecutivo sí revelo que entidades gubernamentales de México y Brasil ya han pedido que sus proyectos se posterguen hasta enero del siguiente año.

Las entidades bancarias y financieras no han sufrido mayores variaciones, aunque Bonucci indicó que alrededor del 94% de los servicios de estas organizaciones ahora se están prestando de manera virtual.

Otra de las preguntas que se le realizó fue sobre los retos que tiene que afrontar Red Hat para apoyar a las pequeñas y medianas empresas. La pregunta, dijo el ejecutivo, es oportuna dado que uno de los sectores más impactados por la COVID-19 son precisamente las pequeñas y medianas empresas, un sector que comprende el 27% de los negocios de la organización.

La estrategia para este segmento, dijo Bonucci, es actuar a través de sus socios de negocio. Con ellos atienden a los clientes que tienen necesidades variadas, que van desde soluciones de transformación digital hasta financiamiento, lo cual es un desafío ya que, si bien se desea ser flexible con los clientes, también se tiene que asegurar la seguridad financiera de Red Hat. La idea, dijo el ejecutivo, es ser socios en los momentos buenos, pero también durante las dificultades.