Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La Internet de las Cosas en el 2020: Más vital que nunca

[13/05/2020] Si trabaja en TI, probablemente esté seguro en casa ahora mismo, aferrado a su portátil en el borde de la red de su empresa. El cambio de la oficina a la casa ha sido trascendental. Pero también es un símbolo de una tendencia mayor: El borde de la red se ha vuelto tan importante como el núcleo de la red. Aparte de los trabajadores remotos, la IoT (Internet de las cosas) es la mayor razón por la que el borde se ha vuelto tan crucial.

Según Gartner, una loca variedad de unos 21 mil millones de "cosas" conectadas están en este momento recogiendo datos y realizando todo tipo de tareas. La mayoría son dispositivos de consumo, desde altavoces inteligentes hasta relojes y cerraduras de puertas. El resto sirve a los negocios: dispositivos médicos, sensores de motor, robots industriales, controladores de HVAC... casi todas las empresas dependen ahora de los dispositivos de IoT de una forma u otra.

Estos dispositivos amplían enormemente el alcance de las redes empresariales y aumentan proporcionalmente la vulnerabilidad, como el ataque de la red de bots Mirai ilustró vívidamente. Pero con la seguridad adecuada, la recompensa puede ser enorme, ya que los dispositivos conectados transmiten grandes cantidades de datos, de los que los profesionales del análisis pueden sacar a la superficie conocimientos y acelerar la transformación de la empresa. Sin mencionar que la capacidad de controlar los dispositivos de forma remota se ajusta a nuestra problemática era COVID-19, durante la cual cualquier tipo de viaje debe ser minimizado.

La creciente multitud de puntos finales de IoT está uniendo cada vez más los mundos digital y físico, mejorando la precisión de las predicciones y entregando mensajes basados en eventos que pueden ser actuados sin intervención humana. Para examinar el impacto de la IoT y proporcionar consejos de implementación, Network World, Computerworld, CSO, CIO e InfoWorld aportan cada uno su propia visión de la tendencia más dominante en la tecnología.

La instrumentación del mundo

Por el momento, no existe un ejemplo más dramático del valor de la IoT que el dispositivo médico, como el termómetro conectado de Kinsa, del que la empresa está agregando datos para señalar posibles brotes de COVID-19.

Escribiendo para Computerworld, el reportero principal Lucas Mearian observa que la IoT ya ha llegado a la corriente principal médica en "Cómo la IoT se está convirtiendo en el pulso de la salud". No solo el 79% de los proveedores de la salud con ingresos superiores a 100 millones de dólares han puesto en producción dispositivos de IoT, sino que Gartner predice un aumento del 13% en el gasto en IoT médica en el próximo año fiscal -y el 75% de los proveedores de salud creen que los proyectos de IoT darán resultados financieros en tres años.

La naturaleza crítica de los dispositivos médicos de IoT aumenta exponencialmente los riesgos de seguridad, como nos advierte este video de Network World. Pero como el colaborador de CSO, Jaikumar Vijayan, escribe en "Cómo la IoT cambia su modelo de amenaza: 4 consideraciones clave", los riesgos en torno a la IoT en la tecnología operativa también se vislumbran grandes. Debido a que los dispositivos de IoT se conectan a Internet, abren nuevos vectores de ataque que, digamos, las operaciones de fabricación básicas nunca tuvieron que enfrentar antes. Las empresas necesitan desarrollar marcos de trabajo en toda la empresa para la adquisición, el despliegue, la seguridad y la supervisión de la IoT para minimizar esa exposición.

Sí, los riesgos de seguridad de la IoT son graves, pero también lo son las recompensas, a veces en lugares inesperados. En "La IoT en el campo: Drones y sensores para un mejor rendimiento", el redactor jefe de Network World, Jon Gold, entrevista a tres profesionales agrícolas que utilizan dispositivos de IoT para optimizar sus operaciones. En dos de esos casos, los sensores de humedad del suelo proporcionan los datos necesarios para encontrar un equilibrio entre el riego adecuado y la conservación del agua, con un ahorro de costos potencialmente grande.

Para obtener valor de los datos de IoT -cuyo volumen Cisco predice que superará los 800 zettabytes a finales del 2021- se necesitan las herramientas analíticas adecuadas y una estrategia analítica coherente, que el colaborador de CIO, Bob Violino, esboza en "Analítica de IoT: Obteniendo valor de los datos de la IoT". Los elementos básicos incluyen: Crear una organización analítica discreta; establecer una arquitectura escalable de datos de IoT; desplegar sistemas basados en IA que actúen autónomamente sobre los datos de IoT; y usar servicios públicos de nube para la escala y la reducción del tiempo de comercialización.

Este último punto fue subrayado en el artículo de Bob por Greg Meyers, CIO del Grupo y director general Digital de Syngenta, una empresa que produce semillas y productos químicos agrícolas. Meyers, que es optimista en la ejecución de análisis de IoT en la nube, lo dijo sin rodeos: "Tratar de manejarlo usted mismo en su propio centro de datos o en su propia infraestructura es enormemente autodestructivo".

Para muchas empresas, ese imperativo de la nube se aplica no solo a los análisis de la IoT, sino también a la supervisión de los puntos finales de la IoT y a la creación de un entorno para la construcción de aplicaciones de IoT. En "Cómo elegir una plataforma de IoT en nube", el editor colaborador de InfoWorld, Martin Heller, se sumerge en una descripción técnica de los beneficios de la IoT en nube, incluidos los que ofrecen las aplicaciones informáticas sin servidores, que conservan los ciclos de pago por uso al ejecutarse solo cuando son activadas por datos o eventos de IoT.

El punto más enfático de Martin: Asegúrese de desplegar una prueba de concepto primero. "Planifique para que su primer esfuerzo falle de manera que pueda aprender de sus errores y construirlo bien la próxima vez", señala. Eso se aplica a casi cualquier proyecto de TI complejo, pero cuando está en el borde de la red, tramando un esquema de IoT de vanguardia, va doble.