Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

everis presenta estudio sobre la IA en América Latina

[03/08/2020] En días pasados la consultora everis presentó el estudio "Inteligencia Artificial en las Empresas de América Latina.


Alberto Otero, head of Americas Digital Technology de everis; y a Marta del Amo, jefa de redacción del MIT Tech Review.

El evento de presentación se difundió en Argentina, Chile, Colombia, México y Perú y tuvo como expositor a Alberto Otero, head of Americas Digital Technology de everis; y a Marta del Amo, jefa de redacción del MIT Tech Review. everis realizó el estudio en alianza con el MIT Tech Review en seis países de América Latina con el objetivo de entender cuál es la visión, estrategia y adopción de la inteligencia artificial por parte de las grandes organizaciones latinoamericanas.

El estado de la inteligencia artificial

La reunión se inició con la presentación de Otero, quien sostuvo que la inteligencia artificial promete revolucionar la forma en que las empresas crean y entregan valor a sus clientes. Esta aseveración se realiza a partir de los hallazgos del estudio antes mencionado, el cual fue realizado con 40 directivos y 100 responsables de liderar la adopción de la inteligencia artificial en las empresas encuestadas. Estas fueron organizaciones de más de mil empleados y 100 millones de dólares de facturación.

El primer hallazgo del estudio es que la adopción de la inteligencia artificial por parte de la mayoría de las grandes empresas en América Latina es aún incipiente. Es más, el conocimiento sobre las oportunidades y posibilidades que esta tecnología brinda a las grandes empresas es limitado.

Sectores como el financiero o el de telecomunicaciones presentan un nivel más avanzado en el uso de la inteligencia artificial, respecto a otros como el manufacturero o el retail; es decir, las compañías cuyo modelo de negocio se basa en el tratamiento de la información y los datos se encuentran a la cabeza.

Los líderes en la implementación de la inteligencia artificial en cuanto a inversión realizada, recursos involucrados o diversidad de aplicaciones son Brasil y Argentina.

Por otro lado, la gran mayoría de las empresas entrevistadas concentran el desarrollo de la tecnología en proyectos de eficiencia de operaciones y atención al cliente. En el primer caso, esto significa iniciativas de reducción de costos, predicción de ventas y el cálculo avanzado de riesgos. En el segundo implica el desarrollo de asistente virtuales, modelos de hipersegmentación y la mejora en la calidad del servicio.

En cuanto al potencial de la inteligencia artificial, la mayoría de los entrevistados (más del 58%) reconoce el potencial de la tecnología para optimizar y transformar la manera en cómo los diferentes departamentos de la empresa trabajan y se relacionan con sus usuarios. Solo el 2,5% contestó que no cree que la inteligencia artificial vaya a ser de gran impacto en su negocio.

Desafíos

Si bien existen particularidades dentro de cada industria y país, se pueden identificar los retos comunes que enfrentan los directivos al momento de impulsar el conocimiento y uso de la inteligencia artificial en su organización. Ellos son: visión y conocimiento a nivel directivo, talento especializado, ética y regulación, disponibilidad de los datos, cultura y gobierno, y liderazgo e inversión.

En cuanto al talento especializado, el estudio señala que la falta de este es uno de los principales desafíos que implica no solo encontrar los profesionales con las habilidades requeridas, sino también retenerlos en la organización. En el campo de la ética y la regulación, el uso de la inteligencia artificial plantea un gran número de retos y cuestionamientos éticos y el entorno regulatorio de algunos países se está adaptando a esta nueva realidad.

Por el lado de los datos, su disponibilidad y limpieza es un reto, porque cuanto mayor sea la cantidad y calidad de los datos usados para entrenar los algoritmos más precisos serán los resultados. Por tanto, es necesario tener estructuras de captura y gobierno de los datos robustas que, además, garanticen la seguridad y privacidad de los datos.

En el campo de la cultura y el gobierno, la mayor preocupación que muestran los encuestados es el cambio organizacional y cultural. Básicamente, se teme una resistencia al cambio, a pesar de que el 65% de los encuestados considera que ningún puesto de trabajo ha sido sustituido por una máquina.

Finalmente, en cuanto al liderazgo y la inversión, la mayoría de las empresas entrevistadas aseguran que la toma de decisiones relativas a la inteligencia artificial depende directamente de algún miembro del Comité Ejecutivo. De hecho, el estudio señala que la actual situación macroeconómica en la región, está limitando el presupuesto disponible para nuevas tecnologías, lo cual muestra que muchas de estas empresas perciben aún a la inteligencia artificial como un gasto, sin conexión con casos de negocio ni retorno financiero claro.

Además, 9 de cada 10 entrevistados consideran insuficiente la inversión de su organización en proyectos de inteligencia artificial. De hecho, el 55% de los encuestados afirmó que el porcentaje de inversión anual de TI dirigido a proyectos de inteligencia artificial oscila entre el 1% al 10%.

¿Qué hacer?

En la presentación Otero indicó que se pueden establecer buenas prácticas en el uso de la inteligencia artificial. "Para lograr el cambio cultural que detone la adopción de la tecnología es necesario tener a la transformación digital como una iniciativa continua, además de contar con el apoyo de los líderes de la organización.

De hecho, añadió, es muy común el uso de metodologías ágiles, tanto en la fase de descubrimiento del caso de negocio y necesidad por resolver, como durante la ejecución. Los proyectos de inteligencia artificial requieren de equipos multidisciplinarios y un cliente involucrado que trabajen en procesos iterativos de implementación de la tecnología.

Hacia el final de la presentación, Del Amo indicó que se puede resaltar unos puntos con respecto a la inteligencia artificial. El primero es que no es una tecnología del futuro, sino que ya se encuentra presente en nuestras vidas cotidianas, desde cosas tan simples como las búsquedas que realizamos en Google o los asistentes virtuales que ya se encuentran en las casas.

Pero además llamó la atención sobre la ética que implica el uso de la inteligencia artificial en las organizaciones. Un modelo de inteligencia artificial tendrá los mismos sesgos de aquellos que lo crearon, por tanto, es necesario estar atentos a los posibles resultados que se obtengan.