Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La pandemia le está dando a VDI una nueva oportunidad de vida

[16/10/2020] La pandemia del COVID-19, y el posterior cambio al trabajo remoto, han provocado numerosas interrupciones tecnológicas, muchas de ellas centradas en la forma en que las organizaciones prestan servicios de TI a su personal. Las tecnologías que antes se utilizaban muy de vez en cuando, como la videoconferencia, se han convertido de repente en una práctica habitual.

Tal es el caso de la Infraestructura de Escritorios Virtuales (VDI, por sus siglas en inglés), también conocida como virtualización de escritorios o computación thin client. Dirigida por proveedores como Citrix, Microsoft, Cisco y VMware, ha existido durante décadas y no ha cambiado mucho en ese tiempo. Pero con toda la fuerza de trabajo de las empresas conectándose ahora a las redes corporativas desde casa, a veces sin una laptop de la empresa con una VPN y todas las configuraciones necesarias para un acceso seguro, VDI está recibiendo una segunda mirada.

Pros y contras de la VDI tradicional

Con VDI, los entornos de escritorio, incluyendo el sistema operativo y las aplicaciones que se ejecutan en él, son alojados en un servidor central. Lo que parece un escritorio de Windows es en realidad el front end de una máquina virtual que es ejecutada en un servidor en un centro de datos y enviada a una conexión de red. Los escritorios virtuales no se limitan a ejecutarse en PCs, sino que también pueden funcionar en dispositivos como tabletas, thin clients y, en algunos casos, incluso en smartphones.

Hay dos argumentos principales a favor de la VDI: el costo y la seguridad. Debido a que la mayor parte del procesamiento se hace en el servidor, las empresas no siempre necesitan desplegar hardware de alta gama para sus empleados. Sin embargo, las que utilizan VDI a menudo se encuentran con que necesitan gastar más en el centro de datos y en la infraestructura de red para acelerar los tiempos de respuesta, compensando sus ahorros en el hardware del cliente.

El argumento a favor de la seguridad es más fuerte. Debido a que todos los datos de un escritorio virtual viven en el servidor y no en el cliente final, no se verán comprometidos si el dispositivo de punto final se pierde o es robado. Asimismo, las políticas de seguridad son más fáciles de aplicar con VDI. Con la seguridad centralizada, no se pueden instalar aplicaciones no autorizadas y el software malicioso es más fácil de atrapar. Además, es más sencillo para los administradores aplicar parches y actualizaciones de software, cambiar configuraciones y aplicar políticas desde una ubicación central.

Pero la VDI tradicional en las instalaciones nunca logró establecerse en la empresa porque "desplegarla era una pesadilla", señala Alan Conboy, CTO en el proveedor de nube Scale Computing.

"Era obscenamente compleja y costosa, y no era rentable. Los diagramas de referencia son horribles. Tenías licencias absurdamente complejas en cada esquina", afirma Conboy. "VDI nunca despegó porque solo era efectivo para organizaciones muy grandes que no lo veían como una jugada de ahorro de costos, sino como una de seguridad. Estaba dirigido a los de Fortune 50 y no a los de Fortune 2000".

Aunque ha habido una serie de mejoras de Citrix y VMware, dos de los principales actores en el mercado actual, la VDI en las instalaciones ha llegado tan lejos como podía, anota Mark Lockwood, vicepresidente de investigación del equipo de colaboración, contenido y movilidad de Gartner.

"Los principales cambios han sido realizados en los protocolos de las empresas, permitiendo una mejor experiencia del usuario en peores redes, y la adición de application layering por ambas empresas", comenta Lockwood. App layering, que permite a los administradores instalar el sistema operativo, las herramientas del sistema y las aplicaciones en capas separadas, y crear diferentes conjuntos de capas para diferentes grupos de usuarios, ha permitido a las empresas pasar de los escritorios virtuales persistentes, en los que cada usuario tiene su propia imagen de escritorio guardada; a los no persistentes, en los que el escritorio vuelve a su estado original cuando el usuario cierra la sesión, ahorrando dinero y mejorando la seguridad, añade.

Eric Sturm, arquitecto técnico del proveedor de servicios de TI, Sungard Availability Services, dijo que sus clientes están recurriendo a VDI como una opción de recuperación de desastres durante la pandemia debido al aumento de trabajadores remotos.

"Los clientes nos contactaban porque el manejo del trabajo remoto estaba resultando desastroso, así que dijimos: 'Vamos a recurrir a VDI'", señala. "Específicamente, en torno a la pandemia, estamos viendo que los clientes de las empresas que soportan y ejecutan VDI en las instalaciones están teniendo problemas con las limitaciones en su capacidad para escalar la red local o computar recursos para dar soporte a una fuerza laboral 100% remota".

En el caso de Sungard, la configuración de su software de recuperación de desastres requiere la instalación de algún software en las computadoras de los empleados, pero no es necesario comprar un nuevo hardware de servidor, que es lo que los clientes quieren. "Desde la perspectiva de la recuperación de desastres, así es como el cliente mira al Covid: 'Esto es un desastre para mí porque no puedo mantener a mi fuerza de trabajo, y no quiero invertir en un hardware que no usaremos en seis meses'", sostiene Sturm.

El cambio a la nube

Un cambio bastante reciente, que hace más aceptable la virtualización de escritorios, es la VDI basada en la nube, a menudo denominada Escritorio como servicio (DaaS o, a veces, DTaaS). DaaS es simplemente VDI de un proveedor de servicios en la nube, en lugar de estar instalado en su centro de datos. La principal diferencia entre VDI y DaaS es la misma que con cualquier otro "como servicio": la VDI tradicional es alojado y mantenida en su hardware y es administrada por su personal de TI interno, mientras que DaaS es alojado y administrado por un proveedor de servicios en la nube.

Como tal, los principales argumentos a favor y en contra se reducen al control contra los recursos. En un entorno VDI, usted controla que el entorno y los datos se mantengan en las instalaciones, y necesita el equipo y el personal para apoyarlo. En un entorno DaaS, sus escritorios y sus datos son almacenados en el centro de datos de un proveedor externo, y su personal gestiona las cosas. Este ofrece el mismo argumento que cualquier otro servicio de nube frente a la oferta en las instalaciones: es más rápido y el servicio es más fácil de iniciar, a menudo en minutos en lugar de los días o semanas de una configuración en las instalaciones.

Amazon Web Services tiene Amazon WorkSpaces; Microsoft Azure tiene Windows Virtual Desktop; IBM Cloud ofrece VDI a través de VMware Horizon, el servicio VDI de VMware; y Google Cloud se asocia con varios proveedores diferentes para ofrecer a los clientes escritorios virtuales.

"VDI ha estado creciendo a un ritmo constante de alrededor del 5% anual durante bastante tiempo. Sin embargo, DaaS era el tema candente incluso antes de COVID, liderado en gran medida por la entrada de Microsoft en el mercado con Windows Virtual Desktop", señala Lockwood. "Aunque los clientes de Gartner estaban en la fase de evaluación inicial de DaaS, la pandemia ha aumentado mucho la velocidad de adopción".

Según Conboy, el verdadero jugador a observar en la nube es Microsoft. "Tanto Amazon como Google han hecho tratos con VMware para ejecutar Horizon, pero no han eliminado la complejidad en absoluto. Microsoft, propietaria de Windows y Azure, puede crear un buen paquete. Si ya está en ese entorno, solo tiene que seguir adelante", anota.

De hecho, Microsoft anunció a finales de marzo que el uso del Windows Virtual Desktop se había triplicado desde que comenzaron las cuarentenas generalizados. Otros proveedores de DaaS todavía no han hecho una declaración.

Dónde necesitan mejorar VDI y DaaS

¿Qué es lo que todavía hay que cambiar? Conboy sostuvo que, aunque la estructura de las interfaces de VDI se ha simplificado enormemente, no es suficiente. "Necesitan continuar por el camino de la automatización. Los proveedores de nube necesitan simplificar las tecnologías de automatización y las tecnologías de última milla, indica.

Sturm dijo que VDI seguirá siendo un esfuerzo enorme en materia de recursos humanos, mientras las empresas lo hagan ellas mismas. "A menos que le esté pagando a DaaS o a un proveedor externo para que construya esa infraestructura, necesitará un personal con experiencia. Seguirá necesitando personal de almacenamiento, computación, red y VDI para que funcione", explica.

En cuanto a los servicios de VDI basados en la nube, Sturm dijo que DaaS todavía no tiene la resiliencia a la conmutación por error de un servidor virtual, en el que si el servidor falla se crea uno nuevo sin interrupción del servicio. DaaS es más propenso a sufrir una interrupción por ello, anota.

De acuerdo con Lockwood, DaaS necesita una aplicación más eficiente de capas y los costos deben bajar desesperadamente. "Excluyendo el WVD de Microsoft, los precios de lista que los principales proveedores muestran en sus sitios web producen una desagradable sorpresa para muchos compradores potenciales", señala. "A medida que WVD de Microsoft mejore, su menor costo ejercerá una presión a la baja en los precios de otros proveedores de DaaS, lo que será bueno para todos los clientes.

¿Necesitamos escritorios virtuales?

A medida que los trabajadores se alejan del espacio de la oficina, hay una pregunta viable sobre si necesitan o no una experiencia de escritorio completo y una conexión al centro de datos. En un mundo de software como servicio (SaaS), nada se almacena localmente y se puede acceder a las aplicaciones desde cualquier dispositivo, por lo que los trabajadores podrían no necesitar el acceso a un escritorio configurado por la empresa.

"En muchos casos, SaaS ha reemplazado a los escritorios. Las aplicaciones que históricamente usaban VDI se convirtieron en SaaS y se ejecutan en un navegador web en lugar de estar instaladas en el escritorio, indica Tim Crawford, asesor estratégico de CIO y presidente de la empresa consultora AVOA. "A medida que más aplicaciones se mueven hacia la web o interfaces basadas en el navegador, se elimina la necesidad de VDI".

Lockwood discute esto. "Aunque hay una disminución considerable en el número de aplicaciones Win32 en uso en la mayoría de las empresas, la realidad es que las empresas seguirán teniendo unas pocas aplicaciones Win32 [en los próximos años]. Eso significa que necesitarán Windows", señala. "¿Recuerdan lo difícil que fue deshacerse de los mainframes? Windows ha sido la principal plataforma de computación corporativa por bastante más tiempo que el mainframe. Sus aplicaciones estarán presentes en el futuro inmediato, razón por la cual VDI y DaaS probablemente tengan un lugar por mucho tiempo".

Crawford admite que, en este momento, SaaS no puede reemplazar a la virtualización de escritorio en todas las situaciones, y señala que el mejor caso de uso para VDI es proteger una aplicación de alta seguridad o datos sensibles, o cumplir con las regulaciones de privacidad. VDI incluye algunos protocolos de seguridad que proporcionan una mayor protección que una VPN, tal como una plataforma de gestión de VM para el balanceo de carga y la protección de datos; la supervisión en tiempo real para el cumplimiento de la GDPR, HIPAA y PCI mediante la vigilancia continua de la infraestructura virtual en busca de anomalías y cambios repentinos; el escaneo de vulnerabilidades; y la prevención de la pérdida de datos a través el cifrado de las máquinas virtuales.

Cualquiera que sea el resultado final de VDI y DaaS, está claro que vale la pena que las empresas que se están enfrentando a la nueva realidad del trabajo desde casa le echen un vistazo.

"La pregunta sobre VDI en la nube o en las instalaciones es el mismo debate que estamos teniendo sobre todo lo demás en las instalaciones vs. la nube", indica Conboy. "La respuesta es que ponemos las cosas donde deben estar. VDI está renaciendo porque algunos proveedores lo han hecho asequible y fácil, y ahora tiene que elegir: ¿lo quiero en la nube o en las instalaciones?"


Artículos relacionados