Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

El Departamento de Justicia de EE.UU. demanda a Google

[22/10/2020] En un intento por reducir el poder de la mayor empresa de búsqueda del mundo, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ) y varios Estados presentaron una demanda contra Google el martes, alegando que la empresa utiliza ilegalmente su posición dominante en la búsqueda de escritorio y en los sistemas operativos móviles, para evitar que los rivales ofrezcan una competencia efectiva.

"Hace dos décadas, Google se convirtió en el favorito del Silicon Valley con una forma innovadora de buscar en la Internet emergente", escribió el Departamento de Justicia en su queja (PDF), en conjunto con varios Estados (aunque no California, donde tiene su sede Google). "Ese Google ya no existe", señala la queja.

El Departamento de Justicia pide a un tribunal de Washington D.C. que declare a Google culpable de violar la Ley Sherman por mantener ilegalmente un monopolio de los servicios de búsqueda. El Departamento de Justicia y los Estados piden "ayuda estructural", sin nombrar exactamente de qué se trata. Sin embargo, también busca evitar que Google continúe con lo que llama prácticas anticompetitivas de Google.

Google, alega el DOJ, actualmente domina la búsqueda tanto en la plataforma de escritorio como en la móvil, alrededor del 90% en el escritorio, y alrededor del 82& en la móvil, según la denuncia. El DOJ afirmó que la escala de Google es una forma clave de que la compañía mantenga su presencia dominante en la industria. Más consultas de búsqueda, por ejemplo, significa resultados más relevantes y mayores honorarios de los anunciantes. Pero es la forma en que Google supuestamente impide que otros motores de búsqueda y empresas compitan, lo que ha atraído el escrutinio antimonopolio del Departamento de Justicia.

Según el Departamento de Justicia, Google domina la industria de la búsqueda porque los usuarios no suelen modificar su proveedor de búsqueda. La participación de Google en el mercado de los navegadores con Chrome, así como su control sobre el ecosistema de teléfonos móviles Android, significa que puede establecer su propio motor de búsqueda como predeterminado. El Departamento de Justicia también señaló que paga a Apple varios miles de millones de dólares anuales para preservar su posición como proveedor de búsqueda por defecto en iOS.

Aunque Android es técnicamente un sistema operativo de código abierto, Google también utiliza una serie de acuerdos, desde un acuerdo para no "bifurcar" Android en una versión que el fabricante del teléfono pueda controlar, hasta un acuerdo de "compatibilidad" con Android, para encerrar a los fabricantes de teléfonos móviles en un diseño que dé a la búsqueda y a los servicios de Google un lugar privilegiado, según el Departamento de Justicia.

La respuesta de Google se esbozó en una entrada de blog que argumenta que los competidores de Google tienen un acceso igual o al menos comparable. En Windows, por ejemplo, Google argumenta que Microsoft Bing es el motor de búsqueda por defecto. La compañía argumenta que es fácil cambiar de motor de búsqueda, pero los consumidores simplemente no lo eligen.

"El punto más importante es que la gente no usa Google porque tiene que hacerlo, lo usa porque decide hacerlo", escribe Google. "Esto no es la década de 1990, cuando cambiar de servicio era lento y difícil, y a menudo requería comprar e instalar software con un CD-ROM. Hoy en día, puede descargar fácilmente las aplicaciones que elija, o cambiar la configuración predeterminada en cuestión de segundos, más rápido de lo que puede caminar a otro pasillo en el supermercado".