Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El Gobierno como Plataforma

[28/10/2020] Hace unos días se llevó a cabo un evento en el que Red Hat mostró la perspectiva que tiene sobre un tema ahora actual: el gobierno abierto. Humberto Ballesteros, country manager de Red Hat Perú, junto a un par de ejecutivos de la firma y dos panelistas invitados analizaron el avance que se ha logrado al respecto en el Perú y lo que la compañía tiene para ofrecer al respecto.

Humberto Ballesteros, country manager de Red Hat Perú.

Junto con Ballesteros estuvieron presentes Daniel Romero, gerente regional de Servicios de Consultoría de Red Hat; y Percy de las Casas, solution architect de Red Hat Perú.

El gobierno abierto

Luego de las palabras iniciales de Ballesteros, Romero comenzó su presentación ofreciendo el concepto que se maneja de gobierno abierto en Red Hat. "Gobierno abierto son básicamente políticas de transparencia que buscan asegurar el buen uso de los recursos del Estado, sostuvo el ejecutivo.

Bajo este concepto, Red Hat con su cultura y su oferta, continuó Romero, puede sustentar la construcción de este modelo hacia la ciudadanía. Y dentro de este concepto hay dos elementos que son importantes: los datos, es decir, la información del ciudadano -que debe estar salvaguardada y a la vez disponible para beneficio del ciudadano-; y el concepto de gobierno como plataforma, es decir, la manera en que el gobierno pone a disposición una infraestructura (tecnología, información, servicios) para que se puedan prestar servicios al ciudadano.

¿Cuál es la participación de Red Hat? Red Hat habilita el Gobierno Digital como Plataforma (GDP). Esta plataforma utiliza el mismo concepto de las plataformas de negocios como Airbnb, es decir, unir a consumidores y proveedores, pero en este caso a ciudadanos con proveedores de servicios a los ciudadanos (las entidades del gobierno). En suma, Red Hat puede proveer al Estado de soluciones que permitan construir componentes reutilizables y generar una infraestructura base para este propósito.

Sin embargo, la tecnología por sí sola no es suficiente. Uno de los grandes obstáculos que se encuentran dentro de las instituciones del gobierno para llegar a un gobierno abierto es la cultura. Si el modelo de trabajo es muy jerárquico, probablemente la innovación no va a tener cabida en esa organización.

¿Por qué Red Hat tiene una posición relevante en este tema? De acuerdo con Romero, el modelo de Red Hat siempre ha partido del quiebre del statu quo de las organizaciones tradicionales. "Hace muchos años quebró el modelo de desarrollo de software. Dentro del mundo tecnológico fue pionero como la empresa que desarrolla tecnología en base a comunidades y estándares abiertos, sostuvo el ejecutivo.

Además, esta forma de trabajo vino con una cultura donde lo más importante es el propósito; y las instituciones del gobierno siempre tienen un objetivo de cara al ciudadano, tienen un propósito. Si se conoce el propósito se puede definir qué se va a entregar.

Romero también señaló los desafíos más relevantes que ahora las instituciones gubernamentales están viviendo. Uno de ellos es que, de acuerdo a cifras de Estados Unidos, el 85% de los ciudadanos esperan lo mismo o más de los servicios digitales del gobierno en comparación con los servicios digitales comerciales. Otro desafío es que el 78,5% de los presupuestos de TI se dedica al mantenimiento del sistema legado. El 74% de las agencias civiles poseen programas de ciberseguridad expuestos a riesgo o a riesgo alto de incidentes cibernéticos. Por otro lado, el proceso de actualización de la tecnología lleva entre ocho a 10 años desde la planificación hasta la implementación. Finalmente, el personal de TI creció significativamente del 2007 al 2017.

Al final, Romero proporcionó una lista de diferencias que se pueden encontrar entre la Plataforma para Gobierno (PPG), un concepto antiguo, y el Gobierno como Plataforma (GDP), el concepto que se maneja en la actualidad.

El primero es tradicional, mientras que el segundo es disruptivo. Uno propugna el acceso abierto, mientras que el segundo fomenta la participación abierta; uno realiza un consumo pasivo de servicios, mientras que el otro se enfoca en la creación conjunta y activa de servicios. En el primero la plataforma es parte de la tecnología, mientras que en el segundo la plataforma es un modelo de negocios; en el primer caso se considera a la modalidad Agile como una forma en que la tecnología del gobierno atienda las necesidades de los usuarios, mientras que el segundo sostiene que Agile es para que los ciudadanos se organicen de forma diferente, entre otras diferencias.

Ya hablando específicamente de la plataforma de gobierno de Red Hat, Romero indicó que esta ofrece agilidad; apoya a la comunidad; permite trabajar con la infraestructura legada; opera en entornos híbridos; opera bajo la forma de suscripciones, es decir, únicamente se paga por lo que se usa; se concentra en resultados y aportes; y reduce el riesgo gracias a su soporte y seguridad.

Daniel Romero, gerente regional de Servicios de Consultoría de Red Hat.
Daniel Romero, Red Hat, gobierno abierto
La experiencia en el gobierno

Luego de que Percy de las Casas, hiciera un rápido review del perfil de Red Hat, Romero contó algunos casos de experiencias de la compañía ya trabajando con el sector gobierno.

A partir de estos casos se puede decir que generalmente se encuentran algunos obstáculos al trabajar en este sector: la información se encuentra fragmentada; se hace un uso poco eficiente de los recursos; existe una incapacidad para responder a la alta demanda de información oportuna; los sistemas no se encuentran integrados; hay una imposibilidad de controlar la validación, integridad, seguridad y disponibilidad de la información; se encuentra una falta de escalabilidad en los sistemas actuales; se encuentra una imposibilidad de brindar mayor cantidad de servicios y calidad en ellos; y, finalmente, faltan procesos y estándares.

Un ejemplo específico de la participación de Red Hat en el mundo gubernamental fue el caso del sistema de salud de un país vecino. En él se propuso el desarrollo de un proyecto tecnológico para implementar un modelo de interoperabilidad que permita integrar e intercambiar información de salud en forma segura y poniéndola a disposición en tiempo y forma para su uso.

La estrategia del proyecto consistió en establecer estándares, crear una arquitectura para compartir registros clínicos, establecer una infraestructura central, permitir que el paciente se encuentre a cargo de su información, integrar las necesidades de información, establecer los aspectos legales y regulatorios del tema, desarrollar sistemas de información provinciales y capacitar al recurso humano.

De esta manera se generó una Red Nacional de Salud Digital que está compuesta por dominios que se conectan a través de una infraestructura central llamada Bus de Interoperabilidad (ESB).

El panel

Luego de la participación de Romero se pasó a una segunda parte de la conferencia en la que dos invitados contaron sus experiencias desde el lado del gobierno. Uno de ellos es el conocido Jorge Yrivarren, ex jefe nacional del Reniec; y el otro fue César Vilchez, director de la Oficina de Desarrollo Tecnológico y Digital del Ministerio de Transportes y Comunicaciones del Perú.

Humberto Ballesteros, country manager de Red Hat Perú, conversa con Jorge Yrivarren, ex jefe nacional del Reniec; y César Vilchez, director de la Oficina de Desarrollo Tecnológico y Digital del Ministerio de Transportes y Comunicaciones del Perú.
RedHat, gobierno abierto

Yrivarren comenzó el panel. De acuerdo con él, el concepto de gobierno abierto se inició en las ciencias políticas como la relación entre el Estado y los ciudadanos. De ahí fue tomado por las Ciencias Administrativas, especialmente a la especialidad encargada del estudio de la administración pública. Gracias a este concepto se ha pasado de una administración muy burocrática a una nueva administración pública.

En la actualidad, el concepto se encuentra en una tercera etapa en la que se habla de Gobernanza; es decir, un nuevo estilo de gestión que trata de poner en el centro al ser humano, al ciudadano, como objetivo central de las políticas públicas.

TI se apropió también de este concepto, indicó Yrivarren. A través de la transformación digital se está operando un cambio de estrategias de innovación, de modelos de negocio y, por tanto, ahora se habla del gobierno como plataforma, el cual permite introducir la creación abierta para modernizar el Estado.

Hace unos años Gartner creó un modelo de evolución del Gobierno Electrónico. En él se reconocía una primera etapa en la que se hacía básicamente uso de la información; en una segunda etapa se integraban las entidades públicas en lo que se conoció como el Joint Government, y que se traduce en la práctica en el uso de la interoperabilidad. En esta etapa se busca la transparencia de la información, la participación del ciudadano y el trabajo colaborativo.

La siguiente etapa es la del Gobierno Digital que es, en realidad, un paso intermedio hacia el Gobierno Inteligente.

Por su parte, Vilchez sostuvo que la pandemia ha provocado un crecimiento exponencial del uso de las TI en todos los sectores, por supuesto también en el Estado. Pero, en realidad, el concepto de gobierno electrónico fue inicialmente discutido en el país a finales de los años 90.

El gran paso que se dio en este tema se produjo en el 2003 cuando se comenzó a hablar de Gobierno Electrónico en el propio gobierno, y se trajeron prácticas internacionales para implementarlo. La pandemia, sostuvo Vilchez, generó una adopción exponencial de las herramientas, pero del concepto ya se hablaba desde hace mucho tiempo, e incluso se venían trabajando en él.

A estos conceptos hay que añadir el de seguridad digital. Con ella se genera seguridad por parte de los ciudadanos y como señaló el expositor "el evangelio se ha extendido.

Por ello es que ahora se puede apreciar que hay muchos proyectos y requerimientos de parte del sector privado. La identidad digital, el DNI electrónico y la firma electrónica son, por ejemplo, conceptos que ya se venían trabajando desde el año 2000, pero es en el 2009 que con la Plataforma de Interoperabilidad del Estado (PIDE), lanzada en octubre del 2011, que se tiene un avance significativo en la digitalización del Estado.

Para poder darnos una idea de lo que ha significado esta pandemia, resaltó Vilchez, basta decir que la PIDE tenía un millón de transacciones mensuales el año pasado. Ahora en los meses de pandemia se ha llegado a los 10 millones de transacciones mensuales en esta plataforma, es decir, la pandemia ha provocado que se trabaje colaborativamente en el Estado.

De las 34 entidades del Estado que se encontraban en la PIDE ahora se llega a las 120. Pero, como señaló el panelista, la PIDE es el backend del Estado. Las aplicaciones móviles del Estado e incluso el Portal del Estado Peruano constituyen el otro lado de la moneda, el frontend, de cara al ciudadano. Además, ahora se utilizan otros canales, como las redes sociales, las notificaciones electrónicas y las casillas electrónicas. Y las actas han dado paso a las grabaciones de las reuniones por videoconferencia. El Estado también ha tenido que apurar su digitalización con la pandemia.