Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

IDC: 10 predicciones para TI en el 2021

[25/11/2020] Recientemente, la consultora IDC lanzó 10 predicciones sobre el futuro de la industria TI para el siguiente año y las implicancias que estas cifras tendrán para América Latina. La presentación estuvo a cargo de Ricardo Villate, vicepresidente de Grupo para IDC de Latinoamérica. La nube, la resiliencia, el borde y la automatización se encuentran entre las tendencias que se afianzarán en el próximo año.

A nivel regional es evidente el impacto de la pandemia sobre las economías de los países, basta decir que el pronóstico de crecimiento para el PBI de la región es negativo: -8,1%. Dentro de los países Perú se presente como el más golpeado ya que su PBI decrecerá -13,9%, de acuerdo a estas estimaciones. Solo Argentina se le acerca con un decrecimiento de -11,8% para el presente año. Por supuesto, lo positivo de estas cifras es que se espera que la región se recupere en el 2021; en ese año se crecerá 3,6%; y si Perú fue el que más decreció en el 2020 también, será el que más crezca en el 2021: 7,2%. Por su puesto, se debe de tomar en cuenta que las cifras del 2021 están sesgadas por el 'efecto rebote' en las economías.

Ese es el panorama económico regional; pero la industria TI tiene sus propias dinámicas. En este campo, de acuerdo con IDC, la economía de la región mantendrá su 'destino digital' ya que el 40% de su PBI se encontrará digitalizado para el 2022, lo cual implica un gasto en TI de 460 mil millones de dólares entre el 2020 y el 2023. El 35% de ese gasto en TI se encontrará relacionado a la nube.

Ricardo Villate, vicepresidente de Grupo para IDC de Latinoamérica.
IDC, tendencias 2021
Las predicciones

Dado este contexto la primera predicción de IDC es que TI se centrará en la nube. Esto significa que, para finales del 2021, en base a las lecciones aprendidas, cerca del 75% de las grandes empresas de América Latina establecerán un mecanismo para hacer el cambio hacia una infraestructura y aplicaciones centradas en la nube, con el doble de la velocidad previa a la pandemia.

Ante esto, la consultora señala que es conveniente que las organizaciones aprovechen el nuevo software optimizado para la nube, así como los datos y recursos necesarios para optimizar las soluciones y estrategias de nube. Asimismo, se debe ponderar las ventajas y desventajas de los modelos de localización, uso de activos y consumo para habilitar una infraestructura resiliente e innovadora.

La segunda predicción de IDC sostiene que se acelerará el borde. Hasta el 2023, las reacciones a los cambios en la fuerza laboral y las prácticas operativas durante la pandemia son los principales aceleradores del 50% de las inversiones en el borde y los cambios en los modelos de negocio en la mayoría de las industrias de la región.

Para ello se deberá adoptar modelos de entrega de recursos de TI flexibles que permitan la implementación y consumo de recursos on premises y en la red, y que se encuentren ligados a los grandes ambientes de nube públicas. Además, se debería establecer mejores prácticas en cuanto a la seguridad, gobernanza y gestión de activos para asegurar el uso óptimo del creciente conjunto de recursos que se despliegan en el borde.

La predicción número tres es el carácter híbrido por diseño. Para el 2023, el 60% de las cinco mil principales empresas de América Latina se comprometerán a brindar igualdad técnica a una fuerza laboral que es híbrida por diseño más que por sus circunstancias, lo cual les permitirá trabajar juntos -aunque estén separados, y en tiempo real.

Esto implica que TI deberá adoptar las locaciones remotas como parte del entorno corporativo general, asegurándose que haya un acceso seguro a los recursos corporativos y una adecuada infraestructura; lo cual incluye recursos de cómputo y un adecuado ancho de banda. Deberá hacer que sus procedimientos de soporte y mantenimiento evolucionen para incluir a los trabajadores remotos y de campo que pueden encontrarse en diferentes zonas horarias.

La cuarta predicción señala que se remediará la deuda tecnológica. Hasta el 2022, hacerse cargo de la deuda tecnológica acumulada durante la pandemia ocupará al 50% de los CIO de América Latina, lo cual causará estrés financiero, inercia en la agilidad de TI y migraciones 'a marcha forzada' hacia la nube.

En este contexto, los CIO tendrán que decidir qué es lo suficientemente bueno como para mantenerlo, qué debe ser remediado y qué debe ser retirado o reemplazado. Se debe colaborar con los ejecutivos de las líneas de negocio para eliminar la deuda tecnológica utilizando a los desarrolladores de las líneas de negocio, y logrando financiamiento para ampliar las capacidades de TI.

La quinta predicción habla sobre la resiliencia de TI. En el 2022, las empresas que se hayan enfocado en la resiliencia digital se adaptarán a la disrupción y ampliarán sus servicios en respuesta a las nuevas condiciones, y lo harán 50% más rápido que aquellas organizaciones que se han fijado en reestablecer sus niveles de resiliencia existentes.

Para ello se podría lograr la confianza de los colegas del negocio y de los socios principales mediante una clara y honesta comunicación acerca del ritmo de la adaptación que se requiere para responder a las cambiantes condiciones del negocio. Además, se debe cambiar los parámetros de evaluación de los proveedores para evaluar la entrega de servicios en cuanto a su diversificación y mitigación del riesgo.

La sexta predicción de IDC tiene que ver con las plataformas de automatización. Para el 2023, todas las iniciativas de automatización de la región tendrán como plataforma a un ecosistema de nube que se encargará del control de recursos y la analítica en tiempo real.

Esto implica que la TI empresarial y los procesos de negocio dependerán más de un conjunto de tecnologías operativas, como los sistemas de control de activos, los sistemas de gestión de activos y la gestión de la distribución. TI tendrá que coordinar el uso de los servicios de nube de manera más efectiva con los equipos de las líneas de negocio que buscan automatizar los procesos de los servicios digitales y los procesos de negocio operativos.

La séptima predicción de IDC se relaciona con la ampliación de la inteligencia artificial. Aunque el 25% de las principales empresas de la región adquirirá al menos una startup de software de inteligencia artificial para asegurar la propiedad de habilidades diferenciadas y su propiedad intelectual para el 2023, el panorama de la región tendrá dificultades para satisfacer esta demanda.

TI tendrá que incorporar la nueva tecnología de inteligencia artificial o aprendizaje automático con las herramientas, aplicaciones y soluciones existentes. Esto requerirá un cambio asociado en los datos y en el desarrollo de las aplicaciones y una mejora en las prácticas. TI también tendrá que incorporar a los nuevos colegas de las firmas adquiridas a su equipo y, en muchos casos, adaptar su cultura para aceptar el espíritu de una startup.

La octava predicción de IDC habla sobre el ecosistema TIC. Afirma que para el 2024, el 70% de las empresas de América Latina mejorará sus relaciones con sus proveedores y socios para poder ejecutar mejor sus estrategias de implementación de recursos y operaciones TI autónomas.

Los equipos de TI tendrán que desarrollar procesos más flexibles para priorizar las relaciones existentes dentro de la industria TIC, ya que los socios van a cambiar sus modelos de negocio y sus carteras de productos a través de adquisiciones o escisiones.

La novena predicción sostiene que se instaurará una economía circular. Para el 2025, el 50% de las principales cinco mil empresas de la región establecerán como requisitos para hacer negocios con ellas el uso de materiales reusables en las cadenas de abastecimiento de hardware de TI, la satisfacción de metas de neutralidad en carbono en las instalaciones de los proveedores, y la reducción en el uso de energía.

Por ende, se buscará proveedores de TI que ya tengan en mente la implementación de esta 'circularidad'. Además, la capacidad de reutilizar componentes, extender la duración de los productos y hacer reciclaje, contribuirán con las metas de sostenibilidad de la organización.

Finalmente, la décima predicción de IDC sostiene que las personas siguen siendo lo principal. Hasta el 2023, más de la mitad de los esfuerzos de automatización del negocio y de la fuerza laboral híbrida fracasarán en América Latina, por no haber invertido lo suficiente en la creación de equipos de TI, seguridad y DevOps con las herramientas adecuadas.

Para ello se debe incentivar que el personal esté actualizado en las diferentes tecnologías que surjan, como la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y la ciberseguridad. Además, se deberá atraer al talento profesional mediante la diversificación del enfoque de selección de personal, y creando un ambiente que dé prioridad y recompense la pasión por el aprendizaje.